Merkel y Schulz aplazan la formación de Gobierno

Los contratos temporales injustificados y la igualdad de trato en la asistencia sanitaria bloquean el pacto

Martes, 6 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

berlín- El bloque conservador que lidera la canciller alemana, Angela Merkel, y los socialdemócratas de Martin Schulz se encerraron ayer en Berlín para intentar consensuar un acuerdo de gobierno en una ardua negociación que ya consume el tiempo de descuento.

Aunque el plan inicial era presentar un documento el domingo, ambas partes habían previsto dos días extras de reuniones, por lo que el plazo concluye hoy.

El principal acuerdo que presentó ayer Schulz a los medios fue el de política europea, capítulo al que se ha aferrado desde que se vio forzado a negociar con Merkel una gran coalición que había rechazado de plano después de la debacle electoral de septiembre.

“Hemos logrado más inversiones, un presupuesto de inversiones para la eurozona y el final de la política de la austeridad”, anunció en las redes sociales, sin precisar las medidas concretas que se incluirán en el documento final. Según señaló, ambas partes comparten la idea de que Alemania “sólo tendrá un buen futuro en una Europa fuerte y unida”, y existe ahora una “verdadera oportunidad” de trabajar junto a Francia por una “Europa más democrática, más social y más capaz de actuar”.

atascoLa jornada de ayer se atascó en dos de las reivindicaciones del Partido Socialdemócrata (SPD) que suscitan más problemas para la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y su ala bávara de la Unión Socialcristiana (CSU): acabar con los contratos temporales injustificados y garantizar la igualdad de trato en la asistencia sanitaria pública y privada. Mientras Merkel aspira a un cuarto mandato como canciller, el futuro de Schulz sigue siendo incierto, con su valoración en caída libre en las encuestas.

La presentación de un acuerdo -que supondría la tercera gran coalición de Merkel con los socialdemócratas- no derivará de forma inmediata en la formación de gobierno, ya que el SPD debe someter el pacto al voto de sus cerca de 440.000 militantes.

Es una consulta vinculante y varios sectores del partido, como las juventudes, ya han anunciado que harán campaña en contra de la alianza con los conservadores. - Noelia López