Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

Los increíbles poderes de la Chica Sobresalto

Por Javier Escorzo - Martes, 6 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Concierto de Nahiak Nahi &Chica Sobresalto

Fecha: 02/02/2018. Lugar: Casa de Cultura de Burlada. Incidencias: Concierto de presentación de Sobresalto, el debut discográfico de Maialen Gurbindo, más conocida como Chica Sobresalto. Le precedió en el escenario Nahiak Nahi. En la banda de Chica Sobresalto estuvieron: Maialen Gurbindo (voz y guitarra), Pello Iturria (batería), Leire Celestino (teclados), Ibai Sanz (guitarra eléctrica), Ander Arlegi (bajo), y Gorka Cía (guitarra).

Se lo escuché hace años a Loquillo y se me quedó grabado: “Si vas a ser uno más, no te subas a un escenario. Si tú no te lo crees, ¿quién se lo va a creer?”. La última frase, en realidad, se la había dicho antes el añorado Pepe Risi al Loco, y este la incorporó a su discurso. Maialen Gurbindo (que es a la Chica Sobresalto lo que Clark Kent a Superman) lo tiene claro. Y tiene también muchas historias que contar. Y un traje de superheroínanaive con capa negra y helado de cucurucho en el pecho. Y una banda de sardinillas del espacio. E incluso una nave nodriza. Y un disco, Sobresalto, que acaba de ser reeditado por El Dromedario Records. Y un premio en los Encuentros de Arte Joven de Navarra 2017. Un discurso propio, en definitiva. Y, si me apuran, un universo propio, algo que sorprende en una artista de tan solo veintitrés años. El pasado viernes lo demostró en la Casa de Cultura de Burlada, donde consiguió congregar a un buen número de seguidores, algo meritorio, teniendo en cuenta la nevada que caía y que a la misma hora jugaba Osasuna.

Primero salió a tocar, solo con su guitarra, Nahiak Nahi, a quien habitualmente vemos tras la batería de la banda de Boni y que, en esta ocasión, ofreció media hora de canciones en euskera y en formato acústico. A pesar de la falta de electricidad, actuó con energía y logró conectar con la audiencia hasta que, tras una breve pausa, la Chica Sobresalto y su banda saltaron al escenario. Lo hicieron con un gran telón a sus espaldas en el que, a lo largo de toda la actuación, se fueron proyectando imágenes de edificios sobrevolados por naves espaciales, con una estética propia del cómic, muy acorde con la iconografía del grupo.

En lo estrictamente musical, la Chica Sobresalto se hizo acompañar por una lujosa banda compuesta por teclados, dos guitarras, bajo y batería, a los que había que sumar la voz y la guitarra acústica de la propia Maialen. Los músicos iban entrando y saliendo discretamente del escenario, según los requerimientos de cada canción. Así, por ejemplo, en Mis desastres y tus botas rugieron todos al completo (por cierto, el sonido fue muy alto y rockero durante todo el concierto, más propio de una sala que de un auditorio). En La melodía que amansa a mis fieras la cantante abandonó su guitarra y bailó con pose de superheroína, mesándose la capa o levantando el puño, como si estuviera a punto de echar a volar. Destacó el estremecedor comienzo de Menosperdida, a piano y voz, para alcanzar la contundencia sonora en su tramo final. En cualquier caso, el mayor superpoder de Maialen es su desparpajo: la naturalidad y simpatía con la que admite haberse confundido de canción o se pone a afinar su guitarra. No se sabe si fue la criptonita, pero el viernes tenía amigdalitis;ni aun así perdió su capacidad de transmitir. Quién quiere oxígeno teniéndote a ti, cantaba en uno de sus temas… Y quién necesita amígdalas teniendo un corazón como el suyo latiendo en la garganta.

Herramientas de Contenido