Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

la carta del día

Resignación no, rebelión

Martes, 6 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Llevamos con esta no subida del 0,25 varios años. Pero este año algo novedoso ha sucedido. Desde varias instancias están surgiendo concentraciones de personas jubiladas y hasta convocatorias anónimas consiguen agruparnos para expresar públicamente la repulsa a esa postura mezquina del Gobierno español. Y es agradable ver cómo vamos cambiando de la resignación a la protesta. Con la resignación estamos abocados a ser siempre manejados, a que nuestras condiciones de vida se vayan deteriorando.

También somos conscientes de lo difícil que es conseguir para todas las personas jubiladas las condiciones necesarias para vivir una vejez digna. Para quienes manejan los hilos de la política, y sobre todo de la economía, somos sencillamente una carga que hay que sobrellevar. Su objetivo es que les sea lo más ligera posible.

Son momentos interesantes no sólo para protestar sino para dialogar entre quienes estamos en esta situación de jubilación y también entre quienes se van acercando a ella, para encontrar una salida. No podemos esperar que la solución nos venga de quienes son los causantes de este continuo deterioro.

Se nos están ofreciendo salidas falsas o, por lo menos, como se dice ahora, de poco recorrido.

Así hablan de una actualización del Pacto de Toledo donde, en sesiones interminables de las que nada nos enteramos, señores de corbata fieles a los intereses de los dueños de la economía tratan de compaginar alguna reforma de las pensiones con el mantenimiento de los intereses de sus amos. Misión imposible.

Por activa y por pasiva nos hablan de que la hucha se está vaciando y por tanto el futuro nos lo pintan negro. Sálvese quien pueda: quienes tengan buenos sueldos que se apunten a los planes privados, chollo para la banca, y quienes no lo tengan a la beneficencia. Y entonces la varita mágica nos dice que cuando haya más cotizaciones y mejores convenios la hucha volverá a llenarse como si no nos diéramos cuenta de que los responsables del paro, eventualidad y malos salarios son a la vez causantes del deterioro de nuestras pensiones.

Den las vueltas que den, todo pasa por una justa distribución de la riqueza. Esta no ha disminuido;ha aumentado el hambre de acapararla en pocas manos con el beneplácito de los políticos. A los acaparadores hay que controlarlos y obligarles a contribuir con una fiscalidad justa a la mejora de las condiciones de vida de toda la sociedad.

Y hoy la única forma de hacerlo es desde aquí, desde nuestro pueblo. Nosotras, las personas jubiladas, defendiendo una vejez digna, en solidaridad con quienes luchan en otros frentes y empujando a nuestro parlamento y gobierno a tomar medidas en esta dirección.

Ese camino tomó hace ya varios años el movimiento de las viudas navarras, que con su constante movilización obligaron al Parlamento a mejorar sus pensiones.

Últimamente el cuatripartito ha dado pasos en la buena dirección con su decisión de equiparar las pensiones bajas al SMI. Es un paso importante pero ni de lejos suficiente.

No es ninguna panacea. Por un lado estamos viendo día a día cómo Madrid esta ojo avizor para impedir cualquier paso que podamos dar en contra de sus intereses económicos y patrios, por otro lado también aquí están bien asentadas las fuerzas del capital dispuestas a defender sus ganancias.

Hará falta determinación. Esta solo se consigue con una constante movilización.

Nos reafirmamos en que la lucha por la soberanía de nuestro pueblo y la justicia social van de la mano. Hoy no vemos otro camino.

Nos corresponde movilizarnos y crear foros para debatir entre estas salidas.

Los autores son Marivi Erdozain, José Mari Egillor, Patxi Erdozain, socios de Sasoia

Herramientas de Contenido