Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Decretan su expulsión al amenazar a su médica de cabecera con que “Dios va a hacer justicia”

El juez le impone 19 meses de prisión, que sustituye por su expulsión 5 años, por amenazar en Marcilla a su doctora

Miércoles, 7 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

pamplona- El titular del Juzgado de lo Penal número 4 de Pamplona ha expulsado a Lasham S., magrebí de 33 años, durante 5 años de España por un delito continuado de amenazas a una médica. En el fallo, que puede ser recurrido, el juez ha sustituido la pena de prisión de 19 meses por la expulsión del país debido a su actividad delictiva y nulo arraigo con el Estado español.

El juez declara probado que el procesado, de origen marroquí, acudía periódicamente desde diciembre de 2016 al consultorio médico de Marcilla, donde tenía asignada a su médica, a la que le exponía problemas económicos. La facultativa le indicaba que no podía solucionarle esos asuntos y entonces el procesado se exaltaba, gritaba enfadado y llegó a romper los informes médicos, lo que provocaba estrés y nerviosismo en la médica y que los profesionales del centro, para evitar problemas, decidieran pedir presencial policial cada vez que el hombre tenía cita. Pese a ello, el 23 de junio de 2017, tras ser atendido, la doctora necesitó auxilio de la Policía Municipal por el estado de agitación del acusado cuando de nuevo le comentó que no podía ayudarle con sus problemas económicos. “Vosotros estáis tranquilos, pero Dios va a hacer justicia pronto”, le replicó el hombre, y cuando llegaron los funcionarios dijo de nuevo a estos que “Dios es justo y pronto va a hacer justicia”. Tres días después se reprodujo en la consulta la misma situación y entonces el procesado le espetó a la doctora “yo voy a morir y tú vas a venir conmigo”.

incidentes SERIOSLa sentencia recoge además que el acusado ha protagonizado en otros incidentes en el centro de salud de Tudela y procesa que su comportamiento produjo un gran desasosiego en la médica, que llegó a sentirse intimidada. Un temor que ve “del todo comprensible” ante los gritos, golpes y otras reacciones del procesado, “razón por la cual las expresiones antes citadas adquieren una seriedad que denotan, sin ningún margen de duda, una real probabilidad de que el acusado pueda cumplir sus designios”. A lo que el juez añade que no se puede “dejar de lado el carácter intimidatorio de las expresiones cuando se emiten en un contexto de máxima alarma social por acciones yihadistas indiscriminadas”. El acusado atribuyó sus reacciones violentas a su enfermedad, negó que hubiera proferido amenazas de muerte y aseguró que las expresiones usadas eran “propias de su cultura”. - E.C.

otra sentencia

tiene pendiente otra expulsión

Condenado por seguir con un cuchillo a un joven. El juez de lo Penal 4 considera que “dada la variedad y cantidad de antecedentes penales del acusado y su nulo arraigo con nuestro país (ni siquiera habla español y necesitó intérprete)”, procede expulsarlo, sustituyendo así la pena de prisión. Sin embargo, esta no es la única expulsión decretada para este acusado pendiente de ejecutarse. Ya tiene una condena de un año y medio de cárcel, sustituida por su expulsión de seis años, en Penal 1, sentencia confirmada por la Audiencia y que aún puede recurrir en el Supremo. Entonces fue por seguir con un cuchillo a un vecino que le recriminó su actitud hacia unas chicas.

Herramientas de Contenido