Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Xabi Prieto Capitán de la real sociedad

“Mi continuidad está al 45% que sí y 55% que no”

Ejerce de capitán y referencia en el vestuario. El donostiarra habla con sensatez y madurez de sus dudas para renovar, de su regreso al Bernabéu donde es el segundo máximo goleador rival de la historia, y, a su manera, censura la salida de su amigo Iñigo

Una entrevista de Mikel Recalde / Fotografía Gorka Estrada - Jueves, 8 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:03h

Xabi Prieto sujeta las fotos de los seis tantos que ha marcado en el Santiago Bernabéu, donde se estrenó como goleador

Xabi Prieto sujeta las fotos de los seis tantos que ha marcado en el Santiago Bernabéu, donde se estrenó como goleador

Galería Noticia

  • Xabi Prieto sujeta las fotos de los seis tantos que ha marcado en el Santiago Bernabéu, donde se estrenó como goleador

donostia- Xabi Prieto vuelve al Bernabéu. -Un campo especial, donde marqué mis primeros goles con la camiseta de la Real y además ganamos. Es un campo que, a nivel personal y a nivel goleador, se me ha dado bien, pero lo importante es ganar y es a lo que vamos el sábado, que llevamos muchos años sin hacerlo.

Que parezca el mejor momento para ir al Bernabéu no suele ser sinónimo de éxito.

-Nunca sabes, al final depende de la noche que tengan ellos, del nivel que seamos capaces de ofrecer y es en eso en lo que nos tenemos que centrar. En dar lo mejor como equipo y, a partir de ahí, soñar con lograr un buen resultado.

Cuando se dice “el Madrid está en crisis”, en el campo no se ha solido notar tanto.

-Están distanciados del Barcelona, pero pueden hacer un gran partido y, aunque en el último partido, contra el Levante, empataron, venían de ganar 1-4 al Valencia y 7-1 al Deportivo. Nunca te puedes fiar de un equipo como el Madrid.

¿Por qué le cuesta tanto a la Real dar la campanada ante un equipo grande en su campo?

-El Leganés le ganó en Copa, son estadios complicados. Hace unos años ganamos en el Calderón. Pero son ya muchos años sin hacerlo en el Bernabéu y en el Camp Nou. Alguna vez caerá un triunfo y esperemos que sea esta.

Se habla mucho del PSG, pero a la Real también le espera entre semana el Salzburgo.

-Sí, por supuesto. No creo que les influya. Nosotros tenemos un partido igual de importante que el suyo. Siempre quieres hacerlo bien para ir con buenas sensaciones. No pensamos en ello, seguro que será complicado y si jugamos un buen encuentro tendremos nuestras opciones.

La crispación del Bernabéu juega a su favor.

-Es un estadio muy exigente. En estos momentos en los que en la Liga no les salen las cosas como les hubiese gustado, seguro que les van a pedir mucho. También puede cambiar de un momento a otro. Hemos tenido experiencias de encajar un par goles en cinco minutos o irnos al descanso con cuatro goles en contra. Nosotros intentaremos dar el máximo y saldremos concentrados para esperar nuestro momento.

¿A qué dos madridistas les daría descanso?

- A Cristiano por su capacidad de marcar gol. Casi siempre ha marcado contra nosotros, y a cualquiera de su centro del campo: Modric, Kroos o Casemiro. Son todos muy importantes.

¿Qué se siente al saltar al Bernabéu?

-Es el campo más bonito y espectacular por ser tan vertical. El Camp Nou cuenta con más capacidad pero, al ser más abierto, impresiona un poco menos. El Bernabéu es muy especial, un campazo. No da miedo, cuando empieza el partido te olvidas de lo externo.

Es el segundo máximo goleador de la historia en el Bernabéu sin vestir de blanco.

-He tenido la fortuna de marcar seis goles, tampoco es para tanto... Pero solo hemos ganado una vez. Cambiaría los tantos por más victorias. El año que anoté tres también perdimos.

Ha habido golpes duros y resacas polémicas. Como el 4-3 el año de la Champions.

-Fue una pena porque se quedaron con diez a los pocos minutos y no fuimos capaces de ganar.

O el partido de los seis minutos.

-Yo no pude jugarlos porque me habían cambiado en el minuto 80. No fui. Preparar un partido para tan poco tiempo fue inusual. Nos pasaron por encima. Abrieron las puertas, entró mucha gente de la cabalgata de los Reyes Magos y no fuimos capaces de aguantar ese empate.

O la famosa noche del 5-1 con la visita a la discoteca Gabana.

-Teníamos el partido y luego dos días de fiesta. Esa semana habíamos decidido quedarnos prácticamente todo el equipo para cenar, comer al día siguiente y desconectar un poco todos juntos. Con la desgracia de que nos salió un mal partido y nos metieron cinco. Teníamos el permiso del míster para quedarnos.

Fue al Clásico Madrid-Barça de diciembre y le reconocía la gente.

-Fui con dos amigos y sí que me hice fotos con bastantes aficionados que me reconocieron.

¿Se siente respetado en Madrid?

-La verdad es que no salgo mucho de Donostia. Se me hace raro ir a Madrid a ver el Clásico y que la gente se pare a hacerte fotos. Te crees que nadie te va a conocer, pero muchos lo hacen.

Bueno, ¿cómo llega el equipo?

-Tras la victoria del otro día, más tranquilo pero lejos de lo que puede dar y se le puede exigir.

¿Cómo se ha producido esta debacle?

-Me gusta resumirlo con una explicación futbolística: cosas que ocurren en el campo. No hemos sido capaces de encontrar el equilibrio, de cerrar muchos encuentros, de aprovechar nuestros buenos momentos para cerrarlos... Si analizas partido a partido es cierto que en bastantes de ellos hemos merecido más, pero cuando algo ocurre tantas veces no es casualidad. Nos ha faltado equilibrio, hemos recibido muchos goles, en casa nos ha costado sacar los partidos adelante y por todo ello estamos donde estamos.

Eusebio apenas ha cambiado nada y habló de reinventarse. ¿Lo han debatido dentro?

-No ha habido ningún debate. Cuando las cosas no van bien y no consigues resultados uno trata de analizar más y mejor lo que está ocurriendo y lo que se puede hacer para mejorar y estar más cerca de las victorias, que es de lo que se trata más allá del estilo o la forma. Pero en ningún momento hemos dudado de nuestra capacidad para llevar el mando de los partidos, para tratar de ser protagonistas, porque creo que con los jugadores que tenemos es la mejor manera para gestionar los partidos y sacarlos adelante.

Sabía que un ridículo como el de Lleida iba a traer consecuencias también en la Liga.

-Por desgracia así suele pasar y lo hablamos en su día. Después de ese batacazo había que tratar de que no nos hiciese más daño del que ya había hecho, pero fue inevitable. Nos arrastró a seguir en ese bucle negativo y nos hizo más daño del que a primera vista podía parecer.

Se discutió la continuidad de Eusebio en la reunión de Aperribay, Loren y los capitanes.

-Aquella comida estaba fijada dos semanas antes. Casualidad, perdimos los partidos previos a esa comida y claro que hablamos de la situación del equipo. Pero el fin no era debatir sobre eso, sino que ya estaba fijada de antes.

¿El compromiso de la plantilla, director deportivo y Consejo con el técnico es total?

-Como no puede ser de otra manera, mientras Eusebio sea nuestro entrenador estaremos a muerte con él y ojalá esté muchos años porque será señal de que las cosas van bien.

¿Usted piensa que cuentan con mejor plantilla que el año pasado?

-Es una plantilla bastante parecida, pero ha subido gente joven y también hemos perdido a jugadores importantes como Yuri, Markel, Mikel, Esteban, ahora Iñigo... Comparar las plantillas es complicado. No sabría decir cuál es mejor.

Enrabietados, y extramotivados, ganan 5-0 al Deportivo y a nadie le sorprende.

-No creo que sea así. Es fútbol. No vi ninguna extramotivación. Corrimos bastante menos que contra el Celta y contra el Barça por los datos que manejan los técnicos. Ante el Barcelona hicimos una gran primera parte pero luego en la segunda bajamos mucho. Y en muchos otros partidos durante muchos minutos lo hicimos muy bien pero no conseguimos plasmarlo en el marcador. No me gusta ir por el hilo de la motivación, fue la misma todos los encuentros.

Pero muchos echan en falta en el club más exigencia y ambición.

-Hay la misma exigencia que el año pasado y que cuando casi se gana la Liga, el que se entró en Champions... No es cuestión de eso. La exigencia se la marca uno mismo consigo mismo. No creo que nadie se conforma con lo que estamos haciendo. No estoy de acuerdo.

Lo que no me negará es que algo distinto se coció en el vestuario durante la semana.

-Fue una semana movida y dolorosa. Que un jugador como Iñigo, con el que llevas muchos años, que más que un compañero es un amigo, decida cambiar de aires en el último momento fue algo inesperado. La reacción del grupo fue la de unirse más y ahí fue donde empezamos a ganar el partido contra el Deportivo.

Voy al tema Iñigo Martínez. Su opinión.

-Tomó una decisión personal que hay que respetar, pero yo, personalmente, no la entendí, porque no me lo esperaba. Sabía o entendía que el Athletic iba a venir a por él, pero yo pensaba que él quería seguir con nosotros y que iba a continuar. Te pasa en la vida normal, que un amigo toma una decisión con la que no estás de acuerdo, pero es personal y debes aceptarla.

¿Fue por el momento, porque el equipo estaba pasando una mala situación? ¿Si se hubiese ido a fin de año lo habría entendido más?

-Sí, un poco todo. A mí me habría gustado tener más tiempo para hablar con él. Cuando hablamos ya tenía la decisión tomada y no había vuelta atrás. Más tiempo para convencerle de lo que yo creía, que se estaba equivocando y que podía ser igual de feliz aquí.

¿Eso fue el lunes?

-Sí, por la tarde hablamos por teléfono. Me llamó el presi diciendo que se iba y le llamé yo.

¿Cómo fue esa conversación?

-Bueno, natural, le dije: Iñi, no me jodas que te vas… Y me contestó: Sí, he tomado una decisión, luego yo le repliqué lo que pensaba. Pero es una decisión personal que hay que respetar, que puedes estar más o menos de acuerdo con ella...

Se ha hablado de mal rollo en la despedida.

-No, no, no... Para nada. Somos profesionales, ya sabemos lo que hay. No es cierto que nadie le negara la mano.

Sí fue un momento triste.

-Sí. Es doloroso que un jugador de la Real desde los 13 años decida no continuar contigo porque cree que aquí al lado va a estar mejor.

¿Ir al Athletic es dar un paso adelante?

-No, creo que no. Económicamente seguramente sí, pero deportivamente espero que no. A Iñigo personalmente le deseo lo mejor, pero deportivamente espero que siempre esté por detrás de la Real.

En Bilbao dicen que solo nos enfadamos cuando nuestros jugadores se van al Athletic.

-No sé qué dicen, pero tampoco me interesa.

A usted también le ofreció el doble el Athletic, aunque las cifras no fuesen las mismas…

-Sí, es verdad. Allí ahora sí que están ofreciendo contratos muy elevados, pero creo que aquí tampoco nos podemos quejar de nada.

En la celebración de los goles, hubo mucha rabia con el escudo… ¿Estaba hablado?

-No, no, no... Salió así. No hablamos de cómo celebrar los goles.

¿Notó a la afición también más volcada?

-Sí, a pesar de la mala racha del equipo y de las dificultades que estamos pasando, el público nos ayudó a afrontar ese partido contra el Depor. Siempre ha estado cuando hemos necesitado su ayuda. Después de lo de Iñigo, quizás un poco más por ese querer ayudar a los que estamos y a los que creen que sentimos la camiseta.

Ha venido Héctor Moreno, que tiene fama y buena pinta.

-Sí, le he visto bastante y hemos jugado contra él varios años y siempre ha sido un central que me ha gustado. Las primeras impresiones son muy buenas. Es un chico maduro, muy profesional, muy trabajador, que va a aportar desde el primer día, que va a sumar. Su fichaje ha sido un gran acierto.

¿Esta polémica da más valor todavía a su sentimiento por la Real, a su carrera?

-Cada uno es libre de elegir su destino y por dónde llevar su carrera. Yo me siento un privilegiado, no he necesitado más para ser feliz. Muchos compañeros míos habrían querido estar toda su carrera en la Real y, por circunstancias, no ha podido ser. Yo trato de seguir disfrutando.

Cada vez quedan menos ‘Xabi Prietos’.

-Bueno, intentaremos convencer a la gente de que con menos dinero también se puede ser igual de feliz, se puede vivir muy bien y sentirte querido por tu gente, que eso no se paga con todo el dinero del mundo.

El año pasado, a estas alturas, estaba en un 50-50 para renovar. A día de hoy, ¿estamos en un 45 sí y 55% no?

-Es difícil valorarlo con porcentajes, pero sí sería un 45-55%. Este año está siendo un regalo, porque el pasado creía que iba a ser el último, renové y dentro de poco tendré que tomar la decisión de hablar con el presi, decidir qué quieren, comprobar cómo me veo yo y afrontarlo con naturalidad.

¡Pero si está jugando todos los partidos! ¿Quién puede retirarse así?

-Por suerte las lesiones me están respetando y estoy teniendo continuidad y, en ese sentido, estoy contento, pero también soy consciente de que los años pasan, de que llevo muchos jugando y que luego me queda toda una vida para disfrutar, para hacer otro tipo de deporte, disfrutar de la familia... Ese día va a llegar en breve.

¿Hay algo que pueda hacer sentir más orgulloso a tres niños que su padre juegue y sea el capitán de la Real?

-El mayor va a hacer seis años, todavía no son conscientes de eso. Les gusta mucho el fútbol e ir a verme. Ni ellos ni mi mujer me dicen nada, es una decisión personal.

Hace dos o tres años escuchó algún silbido en la grada. ¿Le da miedo acabar mal?

-Nunca he tenido temor a los pitidos, es algo normal, habitual que, cuando uno no está jugando bien que el público pueda reaccionar así. Me lo tomé con normalidad, traté de trabajar más, de mejorar para ayudar más al equipo. Yo siempre he creído en el trabajo y en la mejora.

¿Pero a qué teme entonces?

-Sí me gustaría terminar en buenas condiciones y disfrutando, con salud. El fútbol profesional cuenta con su desgaste. He tenido mucha suerte con las lesiones, pero me han operado el brazo, el tobillo, el pubis cuando estaba en el Sanse. Uno va teniendo sus cosas y me gustaría terminar en buenas condiciones para, insisto, poder practicar otros deportes con mis amigos y poder seguir disfrutando de la vida.

Leí unas declaraciones suyas en las que decía que chavales como Guevara, Zubeldia necesitaron que un día se fuese el que estaba jugando, pero no estoy de acuerdo. Un jugador del Sanse tiene que derribar la puerta y por ahora la suya ni la han rozado.

-Pero están viniendo y están tocando a la puerta. No hay más que ver la temporada que están haciendo en el Sanse Guevara, Sangalli, Merquelanz -aunque ahora está lesionado por desgracia-, Gorosabel, que está entrenando con nosotros y ya ha debutado. Cada vez están más preparados, vienen con muchísima ilusión y muchas ganas.

¿Ve el futuro asegurado en la Real?

-Los chavales van a seguir saliendo, porque el trabajo que se hace en Zubieta es muy bueno y hay que dar oportunidades a la gente.

El otro día hablé con una persona con experiencia del club y me decía que le daba miedo que se retirara, porque no veía un núcleo tan fuerte ni tan comprometido como el que formaron cuando se descendió.

-Están Asier, Imanol, Zuru, Charly como los más veteranos y luego hay mucha gente joven pegando fuerte como Oyarzabal, Zubeldia, Odriozola… Hay mucha gente importante.

Muchos pusieron en duda su valía como capitán. ¿Siente que ahora lo aprecian y respetan mucho más en este sentido?

-Bueno, habrá gente que le guste que sea capitán y otros que pensarán que debería ser otro. Lo importante es que te valoren y te respeten los que están contigo dentro del campo, los que saben como funcionas en tu día a día. Eso es lo que uno más aprecia.

Aperribay dijo que era el jugador más importante en la historia moderna de la Real. ¿Le siguen avergonzando los elogios?

-Sí, es bonito, pero por mi forma de ser me siento más cómodo pasando desapercibido que siendo protagonista.

Hace poco se definió en una entrevista en ‘El País’ como un mediapunta punta reconvertido a extremo y no al revés.

-Desde pequeño siempre había jugado en el centro, hasta que llegué a la Real en juveniles y empecé a actuar en la derecha. Por circunstancias empecé a jugar en la derecha y he hecho toda mi carrera escorado a banda, donde me siento muy cómodo, pero en el medio también he competido igual de cómodo.

Por cierto, una pregunta que se hace todo Anoeta dado que los números dicen que es el mejor especialista de la Liga. ¿Por qué no lanza los penaltis ya?

-Porque Willian José los tira igual o mejor que yo. Pero podemos tirarlo cualquiera de los dos Así que... cualquier día vuelvo a chutar otro.

Llegado a este punto mira hacia atrás y, ¿qué le falta?

-Me habría gustado ganar algo con la Real, pero creo que todavía es posible y seguiré soñando con ello.

¿Una llamadita de la selección quizá?

-Es algo en lo que tampoco he pensado mucho. Habría sido una bonita experiencia jugar con los mejores, pero es decisión de un entrenador y tampoco me quita el sueño.

Para terminar, ¿qué objetivos se marca a día de hoy, tanto en la Liga como en la Europa League?

-En la Liga, a día de hoy, tratar de ganar el sábado. En la Europa League, llegar lo más lejos posible. No hemos perdido la ilusión. La Real lleva muchísimos años sin llegar a una eliminatoria a doble partido en Europa. Tuve que tuve la suerte de vivir la última en el banquillo en Lyon, en la Champions de la temporada 2003-04, y es algo muy bonito. Van a ir cerca de 2.000 personas a animarnos a Austria. Pero primero tenemos el partido ante el Madrid y luego ya intentaremos encarrilar la eliminatoria.

Palabra de capitán. ‘One club man’.

Herramientas de Contenido