Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial de diario de noticias

Salesianos, a estas alturas el mal menor

La aprobación en la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Iruña de la reducción de alturas en las torres más altas de este proyecto desbloquea un contencioso urbanístico histórico planificado en los tiempos de los pelotazos inmobiliarios

Jueves, 8 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

la aprobación en la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona-Iruña de la propuesta de Nasuvinsa para reducir en tres alturas las torres más altas del proyecto que sustituirá a Salesianos desbloquea un contencioso urbanístico histórico. Era a estas alturas y después de que UPN aprobase el Plan Especial que desarrollaba el planeamiento en abril de 2015, apenas un mes antes de las elecciones que cambiaron el color político de Navarra, la única solución posible -ni la mejor ni la más deseable para la ciudad-, en un contexto en que todo el poder de decisión había sido cedido por UPN a los Salesianos, que ha sido reticente a cualquier cambio sustancial del proyecto. Las negociaciones de Nasuvinsa con los Salesianos derivaron en la reducción de alturas en las torres, una propuesta de mínimos que atendía también las demandas de los vecinos de la zona. Una solución salomónica que permite a cada parte interesada salvar en cierta medida los muebles al salir adelante con los votos de Geroa Bai y UPN, la abstención del PSN y el rechazo de EH Bildu, Aranzadi e I-E. Pero ello no oculta la realidad de que desde el comienzo, hace ya más de 14 años, esta fue una confusa y oscura operación urbanística, un pelotazo de los tiempos de la burbuja inmobiliaria al amparo del anterior régimen político -al que también se sumó a hacer negocio particular la propia orden religiosa con unos terrenos públicos cedidos gratuitamente décadas atrás-, que en la actualidad, con los gobiernos del cambio en Iruña y en Navarra, nunca se hubiera llevado a cabo en esas condiciones heredadas. De hecho, el proyecto, tanto en su dimensión de viviendas como en sus costes y en su diseño urbanístico -las altas expectativas de un suculento beneficio en la operación llevaron en su momento a modificar de tapadillo la previsión de tipos de construcción inicial para eliminar la obligatoriedad de construir vivienda protegida-, sería hoy en día impensable. Era necesario repensar el proyecto urbanístico que financia el traslado de Salesianos del Ensanche de Pamplona a un nuevo centro de FP en Sarriguren, entre otras cosas porque había sido una demanda política histórica de los partidos que conforman ahora el equipo del Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Barkos, y también de una buena parte de la sociedad que ha visto desde el principio una operación especulativa y arquitectónicamente cuestionable, y se ha modificado en la medida de lo posible para no vulnerar las leyes y para garantizar los ingresos públicos. El mal menor.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »