Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
SESIÓN PLENARIA DEL LEGISLATIVO FORAL

UPN y PP se quedan solos al alimentar una nueva polémica por el autogobierno de la CAV

El PSN ve “positivo” tener relaciones “de buena vecindad” con el Gobierno Vasco

Viernes, 9 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El presidente de UPN, Javier Esparza, interviene en el Parlamento.

El presidente de UPN, Javier Esparza, interviene en el Parlamento. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

  • El presidente de UPN, Javier Esparza, interviene en el Parlamento.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“UPN y PP opinan sin leer el documento. Si no, mienten a sabiendas para seguir vendiendo su libro” “Que se respete de forma total y absoluta la realidad institucional de la Comunidad Foral” “Es positivo tener relaciones de buena vecindad con la CAV, como con otros territorios” “Es inadmisible: Barkos tiene que llamar al PNV para que retiren la propuesta de reforma”

pamplona- UPN y PPN volvieron ayer a generar otra polémica artificial a cuenta de la Comunidad Autónoma Vasca (CAV). Si el año pasado a la derecha navarra le trajo de cabeza que los parlamentarios vecinos pudiesen designar el 3 de diciembre como el día oficial de la CAV, ayer regionalistas y populares pusieron el grito en el cielo porque la ponencia de autogobierno del Parlamento de Vitoria que estudia la reforma del Estatuto de Gernika haya avanzado su intención de reforzar vínculos con Navarra. Una declaración que no va más allá, pero que es suficiente para despertar ese miedo atávico de regionalistas y populares, que creen que todo lo que sea mejorar relaciones con los territorios forales vascos es “diluir la realidad institucional de Navarra”. Un posicionamiento tan disparatado que incluso provocó el desmarque del PSN.

En su día, UPN y PP defendieron con argumentos bastante peregrinos (por ejemplo, que a ver si “no había otros días en el calendario”, como se quejaba Esparza) que hacer del 3 de diciembre, Día de Navarra, también el Día de Euskadi, era algo así como un ataque a los símbolos de la Comunidad Foral y poco menos que un síntoma de colonialismo. Después de varias declaraciones altisonantes por parte de la oposición en Navarra, el Parlamento Vasco sometió varias fechas a votación y descartó en primera ronda la del 3 de diciembre, sobre todo porque no coincidiese con el Día del Euskera.

respeto institucionalAyer, la derecha volvió a echar mano de los mismos argumentos para oponerse, sin más motivos, a que los partidos con representación en el Parlamento Vasco acordasen, dentro de las bases mínimas, afianzar las relaciones tanto con Navarra como con Iparralde. Algo lógico entre distintos territorios que comparten lazos históricos, culturales y económicos, pero que para UPN y PP es poco menos que un ataque a la realidad institucional.

“Que desde el punto de vista del autogobierno la Comunidad Autónoma Vasca plantee lo que quiera plantear, pero que se respete de forma total y absoluta la realidad de la Comunidad Foral de Navarra”, concedió Esparza, quien volvió a recordar que “Navarra es una comunidad diferenciada dentro de España”. Además, aprovechó para decir que Navarra “nunca ha formado parte de la nación vasca porque sus ciudadanos nunca han querido”, e incluso aventuró que es algo que “nunca va a ocurrir”, denostando la capacidad que, con amparo a la Constitución, tendría la ciudadanía navarra para decidir si quiere formar parte de la CAV o no. Un paso más allá, como siempre, fue el PP, que dejó en poco a Esparza. El parlamentario Javier García tildó de “inadmisible” e “intolerable” la iniciativa de los legisladores vascos, y echó la culpa de la reforma a Uxue Barkos, a la que exigió que llame por teléfono al PNV y le pida que retire la propuesta. Después, en un comunicado, el PPN volvió a pedir la supresión de la Disposición Transitoria Cuarta, el eterno mantra que siempre invoca para apuntalar voto en Navarra.

La beligerancia de UPN y PP no contagió al resto de la oposición. Si bien el PSN dijo que siempre se tendrá que garantizar la realidad institucional de Navarra, María Chivite consideró que entre ambas comunidades tiene que existir una relación “de buena vecindad”. Una postura que incluso valoró positivamente Unai Hualde, parlamentario de Geroa Bai y presidente del PNV en Navarra, quien recordó a UPN y PP que el partido jeltzale “siempre ha manifestado con claridad que su proyecto político parte de la base del respeto escrupuloso a lo que la ciudadanía navarra y sus instituciones representativas decidan democráticamente”, por lo que consideró que, “o bien los señores de UPN y PP no se han leído el documento, o mienten a sabiendas para vender su libro”. - D.N.

Herramientas de Contenido

etiquetas: navarra, cav, autogobierno