Ordenanza de Tenencia de Animales de Compañía

Pruebas de ADN para controlar las heces de perros que no se recogen en Huarte

Tras la campaña de sensibilización el Ayuntamiento sancionará a los infractores

Mikel Bernués - Viernes, 9 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Carteles informativos en la villa.

Carteles informativos en la villa.

Galería Noticia

Carteles informativos en la villa.Carteles informativos en la villa.

huarte- El Ayuntamiento de Huarte inició la semana pasada una campaña de información sobre la Ordenanza de Tenencia de Animales de Compañía, iniciativa que se prolongará durante 15 días de sensibilización y concienciación. A partir de ese momento, los siete alguaciles con los que cuenta la villa procederán a sancionar a todas aquellas personas que no respeten las zonas en las que no está permitida la presencia de perros, a quienes lleven los perros sueltos -prohibido en todo el término municipal- o los que no recojan las heces de los animales.

Esta problemática en concreto suscita numerosas quejas de la vecindad de Huarte, la mayoría verbales pero también mediante instancias al Ayuntamiento, que recibe una docena de requerimientos de este tipo al año. Las zonas con mayor número de quejas se encuentran en el paseo Zokoa a la altura del Foro Europeo, en el paseo del monte Oihana o en el pequeño hierbín situado junto al Ugazte.

‘kits’ con bastoncillosHasta la fecha la mayoría de las multas relacionadas con la Ordenanza de Tenencia de Animales de Compañía tenían que ver con los perros peligrosos, y solo esporádicamente por deyecciones no recogidas del animal. Ahora el Consistorio también ha anunciado la puesta en marcha de pruebas de ADN en los casos que se estime oportuno. Las personas propietarias de perros tendrán la obligación de facilitar la toma de muestras de ADN del perro en caso de ser requerido por la administración o agentes de la autoridad. La prueba consiste en dos kits compuestos por dos bastoncillos, uno para recoger la saliva del animal y otro para la muestra de la deyección, que posteriormente se analizan en un laboratorio. En caso de que ambas muestras coincidan, el propietario del animal deberá hacerse cargo de la multa, tipificada como leve y menos gravosa que en la anterior ordenanza, y de los costes de las pruebas de ADN, en torno a 150 euros.

El texto establece tres tipos de infracciones en función de su gravedad, con multas que oscilan entre los 60,01 y los 150,25 euros (sanción leve);150,26 a 601,01 euros (grave);y las multas muy graves, entre los 601,02 y los 3.005,06 euros. Si el infractor abona la multa en plazo de 15 días desde la notificación, tendrá derecho a una bonificación del 50%.

Por último, el Consistorio también quiso “despejar dudas e informar que en 2018 no se va a aplicar la tasa que este Ayuntamiento estableció por tenencia de perro”, con un coste de seis euros al año y cuya posible aplicación se valorará en 2019.