Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

8 de febrero, IV Jornada Mundial contra la trata de personas

Maialen Aguinaga - Sábado, 10 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

¿Quién sostiene los negocios de la trata de mujeres en nuestros países desarrollados?

Según Miguel, alias el Músico, obviamente son los clientes, testimonio recogido en el libro de la cineasta Mabel Lozano titulado El proxeneta. Los clientes y todos los que sostienen los burdeles cuentan con toda una infraestructura que mantiene la esclavitud y explotación de muchas mujeres.

Muy pocas eligen ese trabajo libremente, más bien las captan engañadas con falsas promesas e incluso las traen con disfraces como fue el caso de 19 colombianas en 2000 vestidas como deportistas de taekwondo con los colores -azul, amarillo y rojo- de la bandera de Colombia que venían -según creían las autoridades- a competir en un evento deportivo. Se demostró que no era cierto.

Si no denuncian las mujeres esta explotación, no es porque la ejerzan libremente sino por los riesgos para sus familias y no darles otras posibilidades de trabajo. La prostitución se nutre de la trata de personas. Se considera a las mujeres como materia prima de un negocio, no como personas, sino que se les considera como objetos sexuales a las que hacen perder a las mujeres su valor y dignidad.

¿Por qué no empezar por eliminar desde el Gobierno esta esclavitud? ¿Por qué optan por no cerrar esos clubes, y más bien analizar las causas de cómo y por qué se les explota?

Otro colectivo de la trata de personas son los niños soldado: actualmente hay entre 300.000 niños soldado luchando en el mundo. Los consideran máquinas de guerra que ejecutan incluso a familias y amigos. No se ahonda en que si lo eligen libremente o si son forzados. La mayoría son secuestrados y torturados.

En conclusión: el grave problema de la trata de personas empieza siendo un problema de no pensar en las causas y consecuencias para atajarlas y mucho de aceptación pasiva ante las exigencias del consumo.

Se consumen personas cuando no se las respeta como tales, porque previamente no se las considera personas sino objetos para diversos fines.

Herramientas de Contenido