La revisión del Plan Municipal de Egüés plantea un desarrollo urbanístico sostenible para el valle

El convenio apuesta por un crecimiento justificado frente al último texto de UPN, que proponía más de 23.000 viviendas

Mikel Bernués Unai Beroiz - Sábado, 10 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

sarriguren- “Estamos ante una gran oportunidad para alinear las políticas de nuestro municipio con los aires de cambio que estamos viviendo en urbanismo y con otra forma de entender el desarrollo urbano, de una manera más compacta, cohesionada y sostenible”, explicó ayer el alcalde del Valle de Egüés, Alfonso Etxeberria (Geroa Bai), en la firma del convenio con el Gobierno foral para elaborar el Plan General Municipal del valle.

Con el acuerdo, suscrito en un acto con la consejera Isabel Elizalde y la directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Eva García, el Ejecutivo foral subvencionará el 80% del coste de los trabajos para la elaboración del planteamiento urbanístico, estimados en 350.000 euros. El objetivo del texto es “fomentear el desarrollo sostenible, es decir, el crecimiento compacto, las actuaciones de mejora de eficiencia energética, la movilidad sostenible, la accesibilidad y la preservación del paisaje. El plan debe ser garantía de ese desarrollo sostenible”, detalló la consejera Elizalde.

el polémico plan de upnEl Plan Municipal de Egüés no se actualiza desde el año 2000. UPN propuso un polémico texto aprobado en 2011, en vísperas de las elecciones municipales, que planteaba edificar en el valle más de 23.000 viviendas (7.575 en Badostáin, 9.290 en Sarriguren, 1.065 en Gorraiz, 1.845 en Alzuza, 775 en Elcano y 885 en Ibiricu), ampliables hasta 30.000. El proyecto, uno de los mayores desarrollos previstos para la Comarca y Navarra, contó con una fuerte oposición vecinal y finalmente fue paralizado por el Ejecutivo foral por la falta de justificación del incremento residencial y la carencia de informes.

“El Valle de Egüés ha sido en la última década un espejo de crecimientos expansivos injustificados en cientos de miles de kilómetros cuadrados, de la proyección de grandes expansiones de suelo sin alma, concebidas al calor de expectativas especulativas, de la utilización forzada del urbanismo como instrumento de financiación municipal o incluso del beneficio privado intensivo, en muchos casos bajo la sombra de la corrupción”, recordó Etxeberría.

desarrollos justificadosEl nuevo documento deberá prestar especial atención a “la renovación y regeneración urbana frente a crecimientos expansivos injustificados. Los nuevos desarrollos deberán justificarse en el modelo de desarrollo propuesto, la demanda previsible y su adecuación para completar tramas urbanas”. Además, el convenio establece que se asumirá como criterio de ordenación la movilidad sostenible dando prioridad a criterios de urbanización y diseño de vías públicas que favorezcan la accesibilidad al transporte público. Se favorecerán los recorridos peatonales y ciclistas y se potenciará el uso de energías renovables, así como el correcto tratamiento de aspectos bioclimáticos. Y se asumirá como objetivo el diseño y la mejora de espacios públicos a bajo coste, dando prioridad a la flora local y estrategias de ahorro en riego y mantenimiento.

Últimas Noticias Multimedia