Una ampliación para el Campus

Sábado, 10 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Una de las salas de Fisioterapia en el momento de la apertura del centro a los medios en 2008.

Una de las salas de Fisioterapia en el momento de la apertura del centro a los medios en 2008.

Galería Noticia

Una de las salas de Fisioterapia en el momento de la apertura del centro a los medios en 2008.Aspecto de la parte trasera del Campus de Tudela.Una clase del Aula de la experiencia en el centro universitario de la UPNA.

“no se trata de un proyecto educativo que nace única y exclusivamente para el servicio de los riberos sino para el de todos los ciudadanos vivan donde vivan”. Con estas palabras puso el entonces presidente Miguel Sanz la primera piedra del Campus de la UPNA cuando el 12 de septiembre de 2007 decenas de autoridades se dieron cita para el acto. Ese día apostó por “hacer realidad el reto de que este campus oferte calidad y sea atractivo por aspectos de investigación y docencia, y no porque está próximo a nuestro lugar de residencia”. Aquellas palabras se hacen más actuales si cabe después de que el Ayuntamiento de Tudela presentara un informe que busca recoger experiencias para apostar por la ampliación del campus 10 años después, algo que, según criticó el socialista Carlos Gimeno, la UPNA no parece muy proclive a hacerlo.

El estudio parte de la aseveración de que “se propuso la creación en Tudela de un Campus para facilitar el acceso a los estudios superiores de la población estudiantil del Sur de Navarra y evitar el desplazamiento a las sedes universitarias de Pamplona”, algo que resulta de partida erróneo cuando en todas las declaraciones desde 1999 hasta su apertura en 2002 se hablaba del “desarrollo de la Ribera”. Según los cálculos del informe, construir una extensión de la UPNA para los riberos supondría crear unas instalaciones de cerca de 14 millones de euros para unas 500 personas, algo irreal cuando la gran mayoría de los riberos han salido siempre fuera de las fronteras de Navarra para cursos estudios universitarios.

Más allá de este enfoque, que podría resultar erróneo, el Ayuntamiento da un paso para aglutinar el mismo impulso social que recogió la Fundación Pro-Universidad en 1999 y tratar de ampliar los estudios sea o no con grados de la UPNA, abriendo su oferta a otro tipo de centros, tanto de Navarra como de fuera de la comunidad. Los 500 alumnos que se anunciaron que vendrían a la Ribera y para los que se construirían residencias se han quedado en 80 y el Ayuntamiento y el informe hablan claramente de “instalaciones infrautilizadas” e “insostenibles”.

sin exclusividad“Nos hubiese gustado que otros entes hubiesen dinamizado y liderado esta reflexión pero no ha sido así. Asumimos esa responsabilidad sabiendo que es un camino de largo recorrido, pero lejos de ser una desconfianza, es abrir ventanas de oportunidad”. Con estas palabras explicó el alcalde de Tudela el paso que da el Consistorio, a partir de ahora, de buscar la ampliación del campus universitario de la capital ribera hacia otras ofertas educativas de dentro y fuera de Navarra con la intención de que sea un campus especializado en determinadas enseñanzas aún por determinar pero “complementaria con la que ya existe”.

Eneko Larrarte (I-E) y Carlos Gimeno (PSN) presentaron el estudio que analiza las vías que habrá de transitar Tudela para lograr esa ampliación que pasan por “desprenderse del concepto exclusivo de Campus Universitario de la UPNA para conformar Tudela, campus de la Agricultura o Tudela Campus de las Ciencias aplicadas al bienestar físico o de aquel para los que Tudela esté especialmente interesada”. Así, siguiendo las ramas que apuntaba ya el Plan Especialización Inteligente, los sectores en los que podría volcar este campus sería la Agroalimentación, Agricultura, Energías renovables, Turismo, Naturaleza, Aspectos segmentados de la rama de la medicina (Podología), Formación en logística, almacenamiento y transporte o Actividades socioculturales (industria del cine o de atención a las personas). La conclusión serían “buscar un Campus reconocible y reconocido, atrayente, activo y sostenible”, señala el informe que no se ciñe únicamente a estudios universitarios, sino también complementarios con FP.

aspiraciones socialesDesde el Consistorio se destacó la sensación de que ni Gobierno ni UPNA han respondido a las pretensiones de crecimiento de la oferta educativa que tiene la ciudad. “Hubo una propuesta de resolución en Tudela para crear una comisión de trabajo que definiera objetivos y desarrollo futuro, que se apoyó en el Parlamento, pero no hemos visto que haya tenido concreción. Además en el Plan Estratégico de la UPNA no se cita un posible desarrollo en Tudela, ni se le incluyó en las nuevas titulaciones”, explicó el concejal del PSN Carlos Gimeno, “ahí nace la necesidad de este informe que se encuentra dentro del acuerdo de los tres grupos”, concluyó.

En este sentido, Larrarte aseveró que el Campus de la UPNA está infrautilizado, por lo que señaló que lo que se busca es poner en valor la inversión que se realizó en 2008. “No es un trabajo que va contra nadie sino que trata de poner en valor recursos que están infrautilizados y entendemos que el campus de la UPNA tiene unos recursos públicos infrautilizados. Debería haber unas demandas tanto hacia el gobierno como hacia la UPNA y a otras universidades que operan en el entorno y que pueden hacer una oferta complementaria con la que ya existe”. El documento cita el ejemplo de varias universidades cuya existencia podría compararse o tener cabida en la ciudad de Tudela como el caso de Murcia o de la Universidad de Mondragón. “El reto al que nos enfrentamos es cómo compaginar las legítimas aspiraciones sociales de acceso a la formación superior con un nivel de calidad y de excelencia universitaria aceptable;cómo engarzar una escala demográfica reducida con un oferta formativa de tal nivel que atraiga alumnado, emprendedores, ciencia y tecnología más allá de la escala local o comarcal”, propone el informe.

oportunidadesDe esta manera, el equipo de gobierno reconoció que se entra ahora “en un camino inverso en el que es el Ayuntamiento el que propone a los centros formativos” por lo que a partir de ahora van a mantener reuniones con todos los agentes sociales, económicos, políticos y culturales de la Ribera y de Navarra para buscar el mejor camino para atraer ofertas educativas de calidad a Tudela. Como primera concreción, el Consistorio creará una fundación o un consejo permanente en el que todos los entes estén representados y organizará unas “jornadas de reflexión que puedan traer conclusiones claras y marquen los pasos siguientes para desarrollar este gran reto” que el Ayuntamiento quiere trasladar a la sociedad para no liderar en solitario.

“El estudio no da recetas, abre ventanas de oportunidades”, dijo Larrarte. Asumir el liderazgo de buscar la ampliación del campus más allá del Gobierno y de la UPNA entra, para el equipo de gobierno, dentro de sus funciones, “hacemos lo que tenemos que hacer, tratar de que mejore las condiciones de la comarca y una de ellas es que mejore la oferta en la educación”.

Una de las claves para tratar de conseguir la ampliación será la unidad de los grupos municipales en la consecución del objetivo. A este respecto el alcalde indicó que espera “que no sea un punto de conflicto sino de reflexión política”, mientras que Gimeno señaló que el equipo de gobierno “tiene la mano tendida para llevar a cabo un trabajo conjunto. En este tema sumar es la palabra clave”. Larrarte indicó que el año 2018 “2018 “tiene que ser el año en el que Tudela y la Ribera deben dar el salto cualitativo en nuestra oferta de formación superior”.

en corto

l Insostenible.El informe señala que “con un nivel de 80 matriculaciones al año difícilmente resulta sostenible una mayor proyección del Campus de Tudela desde la óptica de la UPNA como institución”. En Fisioterapia se llenan las 60 plazas, pero en Ingeniería se matricularon 21 alumnos para 50 plazas. Cada alumno de Tudela cuesta a la UPNA 12.000 euros/curso por los 6.000 de los de Arrosadia.

l Sin reticencias.Pese a estas cifras, el informe señala que “en el caso de detectar demanda garantizada de asistentes, la UPNA no debería tener reticencias a extender su oferta”. Además añade que “es el Ayuntamiento el llamado a liderar el proceso de promoción de las dotaciones universitarias”.

l Esfuerzo inicial.Larrarte destacó que “somos conscientes del esfuerzo que supuso, que surgió del impulso ciudadano, del esfuerzo financiero que es mayor en Tudela que en Arrosadia pero

también que la mejor manera de que perviva el actual campus y dé un giro y contribuir al desarrollo socioeconómico es generar un ecosistema atractivo para la formación de estudiantes no solo de la comarca sino también de fuera”.

l Centro.El informe destaca la carencia de “un espacio amplio para organizar eventos” en Tudela.

l Difundir la marca.Se apuesta por potenciar la marca del ‘Campus de Tudela’ en las redes.

la cifra

51

l Profesores.Son los que tienen plaza en el Campus de Tudela, si bien el informe destaca “niveles bajos de actividad investigadora”.