Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

PORTUGAL 3-2 ESPAÑA

A diez metros del oro

La selección portuguesa venció a españa en el último minuto de la prórroga desde el punto de doble penalti para dar a ricardinho su primer entorchado continental

Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Ricardinho, que cayó lesionado en los minutos finales, celebra uno de los goles de Portugal. El combinado luso superó a España y se alzó con su primer Europeo.

Ricardinho, que cayó lesionado en los minutos finales, celebra uno de los goles de Portugal. El combinado luso superó a España y se alzó con su primer Europeo. (EFE)

Galería Noticia

  • Ricardinho, que cayó lesionado en los minutos finales, celebra uno de los goles de Portugal. El combinado luso superó a España y se alzó con su primer Europeo.

Portugal 3

España 2

PORTUGAL André Sousa, João Matos, Ricardinho, Bruno Coelho y Pedro Cary. También jugaron André Coelho, Tunha, Nilson, Fábio Cecílio, Pany Valera, Tiago Brito y Vitor Hugo.

ESPAÑA Sedano, Ortiz, Miguelín, Pola y Álex. También jugaron Rafa Usín, Bebe, Adolfo, Solano, Tolrà, Joselito y Lin.

Goles 1-0, min.1: Ricardinho. 1-1, min.19: Tolrà. 1-2, min.32: Lin. 2-2, min.39: Bruno Coelho. 3-2, min.50: Bruno Coelho (doble penalti).

Árbitro Ondřej Černý (República Checa) y Saša Tomić (Croacia). Amonestaron al portugés Nilson.

Estadio Arena Stozice de Liubliana, Eslovenia. 10352 aficionados.Tomás Orihuela

liubliana- España perdió la final del Europeo desde el punto de doble penalti cuando el cronómetro marcaba 50 segundos para la conclusión del tiempo reglamentario. El partido prometía penaltis, pero un error grosero de David Solano en una falta innecesaria en campo contrario dio a Portugal la oportunidad de su vida. La gloria fue para Bruno Coelho, que tras la lesión de Ricardinho se vistió de superhéroe para definir desde el punto de diez metros en un ángulo imposible incluso para Paco Sedano. Miguelín falló en la prórroga, como ya hizo en la semifinal, Bruno acertó y Portugal conquistó el primer entorchado continental de su historia. Lo quisieron desde el minuto uno.

Ricardinho llegó al Stozice de Liubliana antes que nadie. El astro luso, que disputaba su primera final con Portugal, heló a España a los 50 segundos de partido. Miguelín condujo en exceso hacia el eje, el portugués le adivinó la trayectoria y robó en primera línea para plantarse solo delante de Paco Sedano, al que evitó con un derechazo por encima del hombro. Primer minuto, primer mazazo. España tardó en sacudirse el letargo, y se topó con una defensa portuguesa con varias capas de intensidad, orden y ayudas. Hasta el banquillo estaba enchufado. Las rotaciones no empeoraron a Portugal, ni tan siquiera cuando Ricardinho se puso el peto de suplente. El combinado español siguió elaborando con diagonales cortas, bloqueos en primera línea y juego directo con el pívot, pero el entramado de Jorge Braz apenas sufrió erosiones.

De la mano de Álex Yepes y Lin, la selección española creció, amenazó a André Sousa y obligó a los lusos a cargarse de faltas. Con el aviso de la quinta, los de Venancio volcaron el juego hacia los costados buscando los aclarados a pie cambiado para Joselito y Adolfo, pero nunca llegó la sexta. Cuando la primera parte moría, Marc Tolrà comenzó una jugada desde la posición de cierre, abrió a Lin y corrió hacia una paralela osadísima. El jugador catalán superó a su par en el corte y definió con el exterior ante la salida de Sousa, que no pudo evitar el 1-1.

El gol tranquilizó a España, y el descanso fue un respiro físico pero también mental. Tras el paso por vestuarios, el partido cambió. El respeto exagerado entre ambos se esfumó, los jugadores se atrevieron a encarar y los cancerberos hicieron acto de presencia. Miguelín tuvo el 1-2 en la primera jugada de la segunda mitad, pero Sousa le venció en el mano a mano. Joselito lo intentó en una paralela similar a la del gol del Tolrà, pero también estampó su zurdazo a media altura contra el portero. José Venancio plantó a Solano a la altura de la línea de puntos, y el pívot abusó de su corpulencia para desahogar a los suyos, descongestionar la salida de pelota y alargar las posesiones.

Cerca del ecuador del segundo tiempo, Lin hizo el 1-2 tras una jugada de pizarra en la frontal del área. Tolrà bloqueó a Ricardinho, que pensó que la pelota iría hacia Ortiz, y en su intento por salir a taponar el disparo, dejó hueco en su espalda para el balón directo a Lin. El ala segoviano solo tuvo que empujarla. Con ocho minutos para el final, Portugal se colgó de Ricardinho, que probó a Sedano de puntera, de vaselina y con su empeine endiablado. Solano, que estaba siendo indefendible de espaldas, forzó un doble penalti que se pidió Miguelín. El ala de ElPozo Murcia superó a Vitor Hugo, que salió solo para tratar de detener ese disparo, pero se encontró con la cruceta. Jorge Braz tardó, pero a falta de tres minutos sacó a Pedro Cary con camiseta de portero jugador para forzar la prórroga. Los lusos movieron con rapidez en busca de huecos, y en una de esas jugadas el 6 encontró a Bruno Coelho en el segundo palo para empujar la pelota y regalar diez minutos más de emoción a la final.

España las tuvo en la prórroga, forzó faltas que los colegiados ignoraron y dejó a Portugal sin Ricardinho, que se fue con el tobillo envuelto en hielo tras un choque con Pola. El contratiempo no pudo con los lusos, y aprovecharon el momento de despite de Solano. El pívot atropelló a su par y concedió un doble penalti irrechazable. Bruno Coelho lo convirtió,para gozo de Ricardinho y de un conjunto que ha mostrado gran regularidad.

El genio de Movistar Inter ya tiene uno de los dos títulos que añoran sus vitrinas. El próximo objetivo en su horizonte, el Mundial.

Herramientas de Contenido