Najarro: “El BNE cumple 40 años con una visión culta y serena de la danza”

El director del Ballet Nacional pide que esta disciplina tenga la relevancia del fútbol y un teatro dedicado a ella

Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Antonio Najarro.

Antonio Najarro. (Foto: Ángel Díaz (Efe))

Galería Noticia

Antonio Najarro.

madrid- Que la danza tenga la relevancia del fútbol y que haya un teatro dedicado a ella. Eso “pide” el director del Ballet Nacional de España (BNE), Antonio Najarro, para celebrar los 40 años de la compañía: “Estamos contentos porque los cumplimos con una visión culta y serena”, asegura.

El 16 de octubre de 1978 comenzaba su andadura el BNE, con Antonio Gades como director y 36 bailarines. Hoy, después del paso de Antonio Ruiz Soler, María de Ávila, José Antonio, Aurora Pons, Nana Lorca, Victoria Eugenia;Aída Gómez y Elvira Andrés, la compañía tiene 40 bailarines y ha alcanzado la excelencia. “El bailarín del BNE es el mejor del mundo, porque está preparado para todo: es capaz de bailar clásico, tocar las castañuelas, taconear o hacer teatro. Me han criticado mucho por la importancia que le doy al físico, pero a mí me gusta ver un cuerpo de baile compacto, homogéneo”, defiende.

mendigando espaciosSin embargo, el cuerpo de baile continúa anclado en una etapa “antigua” en remuneración: “cobran 1.200 euros, y eso es porque tienen un convenio totalmente obsoleto. No cobran todo lo que deberían. Lo llevo pidiendo desde que me incorporé a la compañía, en 2011, y no lo consigo pero es verdad que hay muy buena disposición del INAEM”. El BNE comparte desde hace años con la Compañía Nacional de Danza (CND) una sede de salas de ensayo en Matadero, en el Paseo de la Chopera, y actúan o en el Teatro de la Zarzuela o el Teatro Real. Lo que “más rabia” le da es “la gran afluencia de mensajes de demanda de actuaciones y de temporadas más largas” que no pueden atender precisamente por falta de teatro propio. “Necesitamos un teatro propio, donde podamos programar temporadas de varios meses, como el comer. Estamos mendigando teatros y resulta que se venden todas las entradas”, dice. - Efe