Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Lo siempre visto

Por Javier Leoné - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Las tres últimas victorias de Osasuna a domicilio han sido tremendamente similares en juego y resultado. La buena racha de los rojillos lejos de El Sadar, alterada únicamente por el tropiezo de hace un par de semanas en El Alcoraz, la cancha del líder de la categoría, el Huesca, donde cayeron por la mínima (1-0), comenzó a finales del pasado año en Lorca (0-1), continuó en Sevilla en la visita al filial del conjunto hispalense (0-1) y concluyó ayer -al menos de momento- en el Estadio Juegos Mediterráneos de Almería (0-1).

Las tres últimas victorias de Osasuna a domicilio han sido por la mínima, ante rivales de la zona baja de la clasificación y sin un gran juego

No hay que tener ningún don para darse cuenta de que las tres victorias reseñadas comparten resultado, pero también otros factores. Por ejemplo, que los tres rivales se encuentran en la parte baja de la clasificación. De hecho, el Sevilla Atlético era colista cuando Osasuna le rindió visita, mientras que el Lorca lo es ahora. El Almería se encuentra fuera de las posiciones de descenso, pero con la derrota que encajó ayer podría meterse en más problemas en función de los resultados de otros rivales directos, como la Cultural Leonesas.

Además, los tres últimos triunfos del conjunto navarro a domicilio también comparten un juego directo, sin demasiada elaboración, pocas ocasiones claras de gol, una efectividad descomunal de sus delanteros para acertar en alguna de ellas y sufrimiento final para mantener el resultado. En este último aspecto, lo que ocurrió ayer en los últimos minutos del partido resultó algo más sangrante porque el Almería se quedó con un jugador menos por lesión -Mandi se marchó al vestuario después de que el técnico local, Lucas Alcaraz, ya hubiera agotado sus tres cambios- y aún así puso en aprietos a Osasuna, que no supo mantener el balón.

En cualquier caso, el equipo de Diego Martínez se marchó de Almería con el botín que quería y reenganchado otra vez a la zona de promoción, aunque hoy podría volver a salir de los puestos de play off. Aunque sin enamorar, Osasuna ganó y aprobó el examen parcial que le esperaba en tierras andaluzas, un control antes de intentar el zarpazo final del que el pasado viernes habló su entrenador. Reus examina el próximo sábado a los rojillos otra vez, que no brillan como el Barça de Cruyff, pero que esperan, como recordó su técnico, alcanzar el éxito. Aunque sea en el último minuto de la última jornada o del último partido. Pero para eso hace falta estar ahí. Y Osasuna, de momento, lo está.

Últimas Noticias Multimedia