Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

"ESTAMOS OBLIGADOS A ENTENDERNOS"

Los críticos de Podemos plantean un armisticio para convivir toda la legislatura

Los cuatro parlamentarios rebeldes explican en una asamblea los motivos de la ruptura
Culpan a Santos de una actitud inquisitorial
Couso apunta a intereses “de Madrid” para que Laura Pérez no encabece una alternativa
Aboga por buscar un entendimiento para evitar que se resienta la mayoría de cambio

Ibai Fernandez | Patxi Cascante - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los cuatro parlamentarios rebeldes de Podemos, Rubén Velasco, Fanny Carrillo, Carlos Couso y Laura Pérez, durante la asamblea abierta celebrada ayer en el Condestable.

Los cuatro parlamentarios rebeldes de Podemos, Rubén Velasco, Fanny Carrillo, Carlos Couso y Laura Pérez, durante la asamblea abierta celebrada ayer en el Condestable. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

  • Los cuatro parlamentarios rebeldes de Podemos, Rubén Velasco, Fanny Carrillo, Carlos Couso y Laura Pérez, durante la asamblea abierta celebrada ayer en el Condestable.

PAMPLONA- El matrimonio mal avenido está obligado a convivir. Aunque las diferencias sean profundas, las desconfianzas mutuas y los reproches permanentes. “No podemos entrar en una dinámica de acción-reacción. Tenemos que aguantarnos, los ciudadanos quieren que nos arreglemos. Nosotros estamos dispuestos a convivir”, avanzó ayer Carlos Couso, portavoz de Podemos en el Parlamento, que planteó una suerte de armisticio que permita rebajar la tensión y evite que la disputa interna acabe “destrozando el partido” y ponga en peligro el cambio institucional.

“Estamos obligados a entendernos”, resumió Couso, voz autorizada de los cuatro parlamentarios rebeldes que se han hecho con el control del grupo parlamentario en contra de las directrices de la dirección del partido, y que evitó concretar qué ocurrirá si finalmente el comité de garantías acaba expulsando a Laura Pérez de Podemos. “Vamos a esperar a ver qué pasa”, apuntó el exlíder sindical, que avanzó que el próximo lunes se reunirán los siete parlamentarios para buscar una solución que permita a las dos corrientes “entenderse” y compartir las portavocías sin romper el grupo parlamentario, lo que pondría en riesgo la mayoría de cambio en seis de las nueve comisiones y en la Junta de Portavoces.

Couso, Pérez, Rubén Velasco y Fanny Carrillo comparecieron ayer ante más de medio centenar de simpatizantes en una asamblea abierta convocada para dar “explicaciones” de su actuación las últimas semanas y que, admitieron, tal vez no se ha podido entender. La Mesa del Parlamento aceptó el pasado lunes su decisión de relevar a Mikel Buil de la portavocía del partido en la Cámara como respuesta al expediente de expulsión abierto contra Pérez, candidata en las elecciones de 2015 y derrotada por estrecho margen en las primarias internas del pasado año para elegir al secretario general.

Desde entonces el partido se ha sumido en un cisma interno cada vez mayor, y del que los cuatro parlamentarios críticos culparon a Eduardo Santos, secretario general. “Se ha abierto un proceso inquisitorial contra Laura Pérez”, explicó Couso, que interpretó “las prisas” por tramitar su expediente de expulsión para que no pueda encabezar una alternativa en las próximas primarias.

Algo que, dijo, también busca la dirección de Podemos en Madrid, que en 2015 intentó evitar que la formación firmara el acuerdo programático que da sustento al Gobierno del cambio. “Querían que fueramos a la oposición porque no interesaba un acuerdo con Bildu que desgastara a Podemos en Madrid”, señaló Couso, que atribuyó a la firmeza de Laura Pérez que no se cediera a las presiones.

Duras críticas a SantosEl portavoz parlamentario relató así los problemas que han llevado a la actual situación, y comenzaron cuando Eduardo Santos se hizo cargo de la secretaria general. A partir de entonces se aprueba un nuevo reglamento interno sin consultarlo al grupo, se produce el despido de tres asistentes y se abre un “inoportuno” expediente de expulsión a Pérez. “Con el 50% de los votos se hace con el 100% de los órganos de partido”, denunció Couso, que tuvo duras críticas a Santos, cuya actitud calificó de “inquisitorial” y a quien acusó de aplicar el código ético “de forma arbitraria”. Un escenario en el que han optado por cambiar el portavoz para garantizar la unidad del grupo parlamentario. “Les hemos quitado al portavocía para que no puedan expulsar a nadie”, justificó.

Las críticas al secretario general fueron compartidas por los otros tres parlamentarios, cada uno de los cuales dio su particular visión de la situación en que se encuentran. Carrillo, por ejemplo, calificó de “estafa para el pueblo” la actividad parlamentaria, y afirmó sentirse “marginada” y no haber recibido colaboración de sus compañeros. Velasco denunció la “falta de democracia interna” y criticó que la dirección haya tratado de “imponer” sus postulados al grupo sin debate ni consenso. Reproches que también hizo suyos Pérez, que negó que tras la polémica exista un interés personalista ni una lucha de poder. “Confiemos en que impere la cordura”, subrayó Pérez ante un público que completó el aforo de la sala, y que en su turno de palabra puso en evidencia que al menos una parte del partido sigue apoyando a la exsecretaria general.

Herramientas de Contenido