Los personajes toman las calles

El carnaval rural y la música llenaron de color el día gris en la comarca y dieron paso a las tradicionales figuras pueblo a pueblo

Un reportaje de Marian Zozaya Elduayen - Domingo, 11 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Zangozako Ikastola llevó color y alegría a las calles de la ciudad.

Zangozako Ikastola llevó color y alegría a las calles de la ciudad.

Galería Noticia

Zangozako Ikastola llevó color y alegría a las calles de la ciudad.Los tambores tuvieron un papel importante en algunos disfraces infantiles.Los personajes del carnaval rural tomaron las calles de Sangüesa.El concurrido carnaval de Ezcároz se adelantó en el calendario .Cascabobos y mascaritas preparados para salir a la ‘puskabiltza’ en Aoiz .Familia participativa en el rural y reivindicativo carnaval de Lumbier. Fotos: cedidas
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

El carnaval se abrió paso entre el frío y la nieve en los pueblos desde la Montaña a Sangüesa que se vistieron de color y disfrutaron de la fiesta de invierno durante el día y la noche.

Una vez más, se adelantó el viernes la chiquillería en las aulas y fuera de ellas, llevando su algarabía disfrazada por calles y plazas, como en Sangüesa, con su alumnado del colegio público y de la ikastola. También el viernes por la mañana, niños y niñas del colegio público de Cáseda llevaron su colorido carnaval por el pueblo , al hilo del proyecto solidario con la India trabajado a lo largo de todo el curso en el centro.

Y antes que ellos, anunció el carnaval la Montaña.

Ezcároz se adelantó al fin de semana anterior y celebró “el Iote” que abre el ciclo de carnaval en el valle de Salazar. Con el fondo blanco de la nieve, el caldo caliente de la Fansaina ayudó a que Mumuzarkos y Zarratrakosdieran la vuelta al pueblo solicitando la puskabiltzaque recogió una gran colación de huevos, chula y chistorras, degustados después en los bares rebosantes. La comida y larga sobremesa del Kantuz, dio paso a la quema de Baluxanentre música y danzas.

AYER Ayer, sábado , el carnaval rural sacó a la luz del día los personajes tradicionales en los pueblos impulsados por la juventud .

En Aoiz fueron en kalejira a recoger huevos y chistorra por la mañana, y por la tarde, combatieron el frío con la chocolatada previa a la apertura de la calle por mascaritas y cascabobos.

Lumbier ajustició al represor Charles de Artieda en la plaza, por haber hecho la vida imposible a sus antepasados en la Baja Edad Media, dentro del programa de la Irunberriko Barraka con la música de la fanfarre y las danzas del mundo.

La tarde de chocolate organizado por el Ayuntamiento y el desfile al son de la Ilunberriko Txaranga fue un alarde de imaginación de las cuadrillas que hicieron suya la noche con sus secretos fuera de toda crónica

Últimas Noticias Multimedia