Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La huella de Sorolla en la moda

una exposición combina complementos y vestidos con obras del pintor valenciano, un artista que creó tendencia

Un reportaje de Concha Barrigós (Efe). Fotografía J.P. Gandul - Lunes, 12 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Un operario ultima los últimos detalles de la exposición, en la que conviven cuadros y vestidos.

Un operario ultima los últimos detalles de la exposición, en la que conviven cuadros y vestidos.

Galería Noticia

  • Un operario ultima los últimos detalles de la exposición, en la que conviven cuadros y vestidos.

En una época en la que no estaba extendida la fotografía, Sorolla plasmó en sus cuadros a su familia y a la clase pudiente en un inesperado instagram. “Era un influencer que creó tendencia en la moda”, asegura el comisario de la exposición que se inaugura mañana, Eloy Martínez de la Pera.

Clotilde García del Castillo, Clotilde con mantilla negra, Clotilde con gato y perro, Clotilde vestida de blanco, Clotilde en la playa, Clotilde sentada en un sofá... son algunos de los 70 retratos firmados por Sorolla que colgarán en las salas del Museo Thyssen y del Museo Sorolla entre el 13 de febrero y el 27 de mayo.

Lo novedoso y totalmente inédito es que gracias a un trabajo de investigación en los archivos de museos de todo el mundo, los cuadros del “magnífico Sorolla retratista” se exponen junto a 60 vestidos y complementos iguales o muy parecidos a los que aparecen en los lienzos, fechados en el mismo periodo que las pinturas.

En pleno proceso de montaje, Martínez de la Pera explica la complejidad de esta exposición, que abarca de 1890 a 1920 y que está dividida en cuatro bloques: El Sorolla íntimo, El retrato de encargo, El veraneo elegante y El París moderno.

“Han sido tres años y medio de trabajo pero la mayor dificultad ha estado en conseguir los préstamos de unos 35 trajes, necesarios para recrear este sueño y darle magia”, resume.

En un mundo en el que dominaban los corpiños, crinolinas y polisones, un grupo de diseñadores, encabezados por Paul Poiret, Charles Frederick Worth, Madeleine Vionnet, Louise Cheruit, y Jeanne Lanvin, decidieron que aquello era esclavitud indumentaria y apostaron por dar libertad a las costuras y dejar respirar a la mujer.

“Cuando surge la moda, que viene de modernidad, hay un cambio total en el papel de la mujer. Al desaparecer los corsés y los miriñaques, las mujeres se pueden vestir solas, salir solas. ¿Quién mejor para contarlo que Sorolla, un cosmopolita de verdad?”.

El valenciano (1863-1923) es, asegura, el primer personal shopper de la historia, un cool hunter -cazador de tendencias- que le compraba a su mujer y a sus hijas la ropa en sus viajes a Londres, París o Nueva York y traía “lo más moderno que veía”.

Con Sorolla, el cuerpo de la mujer empieza a ser dibujado con la propia tela, no exagerado en caderas o cintura de forma antinatural: “ensalza la feminidad pero superando esa parte objetual”.

La exposición cuenta la historia de Sorolla y de su familia y permite atisbar cómo era la clase alta que podía permitirse encargarle cuadros de cuerpo entero, de la reina María Cristina a la aristócrata Ira Nelson Morris o la cantante y actriz Raquel Meller, a las que sugería cómo vestirse.

Los trajes se exponen en maniquíes “invisibles” hechos con papel maché de PH neutro y de tisú teñido en la tela del traje.

El cuidado con los vestidos es tan extremo que algunos se muestran en vitrinas de cristal;los negros son “microaspirados” para que no se pose el polvo y las arrugas, si las hubiera, se “prensan” con un cristal.

En la parte playera, cuando Sorolla y su familia descubren los beneficios de los balnearios de Zarautz, Biarritz o San Juan de Luz, hay piezas excepcionales como un vestido de lino y algodón del Victoria and Albert Museum, trajes que se repetían gracias a los patrones que incluían las incipientes revistas de moda.

Pero la indumentaria estrella es el vestido Delphos que Fortuny creo en 1909, “el único de la historia considerado pieza de arte”, y que se exhibe en color azul, procedente del Museo Textil de Terrassa, junto a la imagen de su hija Elena con uno en amarillo y que es la portada del catálogo.

Herramientas de Contenido