Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Delincuencia juvenil

Cifras y expertos desmienten que haya un repunte de los actos delictivos cometidos por menores.

Un reportaje de Sagrario Ortega. Fotografía Luis Tejido - Lunes, 12 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Imagen del portal de la vivienda donde dos menores de 14 años asesinaron en enero a una pareja de ancianos en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga.

Imagen del portal de la vivienda donde dos menores de 14 años asesinaron en enero a una pareja de ancianos en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga.

Galería Noticia

  • Imagen del portal de la vivienda donde dos menores de 14 años asesinaron en enero a una pareja de ancianos en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga.

No existe un perfil del menor delincuente, pero sí unas pautas de comportamiento y personalidad que a algunos les conduce a la criminalidad. Pese a que recientemente varios casos han acaparado mucha atención mediática, las estadísticas y los expertos concluyen que no hay un repunte en la delincuencia de los menores de 17 años.

Menos tolerancia a la frustración, dificultad a la hora de gestionar las emociones, mayor impulsividad, una evidente carencia de habilidades sociales... son rasgos que acompañan en casi todos los casos a los menores delincuentes, un porcentaje mínimo en una sociedad en la que la mayoría no presenta ningún tipo de problemática más allá de la que va unida a la adolescencia.

Éstas son las reflexiones que comparte el alférez Daniel Moreno, miembro del Equipo Mujer y Menor (Emume) de la Guardia Civil, quien, junto a la unidad de Análisis del Comportamiento Delictivo de la Unidad Técnica de Policía Judicial (UTPJ) del instituto armado, estudia no solo lo casos en el que el menor es víctima del delito, sino también cuando es un presunto autor.

Moreno reconoce el impacto causado por la participación de tres menores en el asesinato de una pareja de ancianos en Bilbao;el asalto a manos de varios jóvenes al exjugador de fútbol del Amorebieta Ibon Urrengoetexa, tras el cual el deportista falleció;la muerte en Alicante de un chico de 19 años a manos de su hermano de 14;y la posible violación en Jaén de un niño de 9 años por dos menores de entre 12 y 14.

Estos casos recientes han hecho saltar las alarmas y han abierto un debate sobre la conveniencia o no de rebajar la edad penal hasta los 12 años. Sin embargo, no es bueno hacer estas reflexiones en “caliente” o por “oportunismo”.

datos tranquilizadoresMás allá de ese debate, las cifras de los últimos anuarios estadísticos del Ministerio del Interior, que aún no tiene cerrado el de 2017, apuntan a una curva sin notables altibajos en la gráfica de la criminalidad de los menores de entre 14 y 17 años en el último quinquenio.

Así, si se tiene en cuenta el número de detenidos e investigados, en el conjunto de tipologías delictivas se observa un descenso del 13% en 2016 respecto a los datos registrados cinco años antes, es decir, 22.203 en 2011 frente a 19.169 de 2016.

Una disminución que, por tipo de delitos, se produce en los crímenes contra las personas, los robos, los ataques contra el patrimonio y la propiedad, el tráfico de drogas, la seguridad vial o el orden público, lo que contrasta con el aumento de los delitos contra la libertad sexual o los malos tratos en el ámbito familiar.

Éstos son los resultados con una perspectiva de cinco años. Ya centrados en 2016, el análisis estadístico de la criminalidad de los menores concluye que seis de cada 10 delitos que cometen son contra el patrimonio (robos y hurtos) y el 28 % contra las personas y la libertad. Además, un 77 % de los delincuentes menores son españoles;un 8,7 %, africanos;un 8,2 %, de otros países de la Unión Europea;y un 4,8 %, americanos.

El alférez también reconoce que están saliendo a la luz bastantes delitos contra las personas cometidos por menores, pero insiste en que “no hay un aumento considerable” de criminalidad en ese tramo de edad

En términos absolutos, son los delitos contra el patrimonio los que acaparan la mayoría de las detenciones (11.753 en 2016), y es en esta tipología donde se observa una escalada delictiva: empiezan con un pequeño hurto y poco a poco se van atreviendo con hechos más graves.

educación permisivaMoreno reitera que no puede hablarse de un perfil del delincuente menor, pero sí se observa la influencia que a veces tiene el haber sido educado en un contexto de permisividad. Acostumbrados a tenerlo todo, la reacción a un nopuede ser tan exagerada que da lugar a la comisión de hechos tan graves como los recientemente ocurridos. En resumen, estos jóvenes no tienen tolerancia a la frustración.

Un ejemplo claro, según el experto de la Guardia Civil, es el uso desmesurado de la violencia en el caso de la pareja de ancianos asesinada en Bilbao. “En el momento en que ven obstáculos, no saben manejar la situación porque, entre otras cosas, carecen de habilidades sociales y lo único que manejan es la intimidación. A la mínima saltan, van al choque, a querer imponerse, y eso genera violencia”, explica el alférez.

Esa carencia de habilidades sociales también se debe a la falta de “cohesión social” en unas generaciones en las que la relación virtual ha sustituido a la personal: el uso de internet busca la “popularidad” y les lleva a practicar retos como desaparecer 48 horas.

Se observa también cómo en estas generaciones se frivoliza más el sexo y, de hecho, lo separan del afecto. En ocasiones, incluso, el acto sexual se convierte en un juego en grupo. El riesgo aparece al no saber separar lo consentido de lo que no lo es, y es en ese momento cuando el sexo se transforma en agresión.

Pese a los casos tan alarmantes de las últimas semanas, el alférez quiere aspectos positivos como la decisión de la Fiscalía de Bilbao de intensificar la inspección de los centros de menores para comprobar por qué algunos tutelados no estaban localizados.

Además, Moreno quiere lanzar un mensaje optimista: no hay tanta problemática de delincuencia juvenil como parece, pero todavía se puede trabajar más para que se reduzca con una labor multidisciplinar que profundice en los valores que tienen y en los modelos en los que se miran. Todo esto, además, deberá hacerse buscando el interés superior del menor, que es el que prima también cuando son detenidos.

Herramientas de Contenido