Del Pirineo al Parlamento, el gran trabajo en auzolan

pirinioan lan eta bizi, bizirik gaude y txantxalan han impulsado a la sociedad pirenaica a implicarse en la labor con el parlamento

Un reportaje de Marian Zozaya Elduayen - Lunes, 12 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Primera visita en el marco de la ponencia parlamentaria al polígono de Burgui el pasado otoño.

Primera visita en el marco de la ponencia parlamentaria al polígono de Burgui el pasado otoño. (MENDIXUT)

Galería Noticia

Primera visita en el marco de la ponencia parlamentaria al polígono de Burgui el pasado otoño.Última sesión en Navascués, Toño Braco, en el centro.

“O somos capaces de impulsar esto, o reservamos dos cartuchos en nuestra escopeta”. Con esta frase, cerraba su intervención en Navascués el ganadero de Aspurz Toño Braco, haciendo referencia a la La lluvia amarilla, la magistral novela de Julio Llamazares, cuyo tema central es el abandono de los pueblos del Pirineo.

La mañana del 29 de enero, Toño compartió su inquietud y sus reflexiones con los parlamentarios de la ponencia sobre el Pirineo en la última sesión en Navascués. Sus historias y preocupaciones son las mismas que ocupan el corazón y la mente de las personas que habitan los valles, y han generado una conciencia colectiva sabedora de que ha llegado el momento de luchar por mantener encendida la llama en los hogares pirenaicos y la vida en sus calles, para lo que precisan una buena gestión de sus recursos y políticas adaptadas a su realidad que les doten de los servicios públicos necesarios.

Desde sus pueblos, divisan bien el paisaje presente e imaginan el futuro incierto, mientras son capaces de hacer el mejor diseño de su diagnóstico, que lo completan con su realidad cotidiana. Porque han hecho la gran apuesta de vivir y trabajar en el Pirineo con actitud más que positiva: han decidido poblar sus casas, llenar las escuelas, dar vida a las tiendas y a las calles, elaborar el pan y el queso o seguir con el ganado, y en esa apuesta, se juegan mucho. Tanto, que les toca reclamar derechos que se presuponen básicos, llegando a sentirse ciudadanos de segunda, indignación que ha provocado su reacción y el hecho de que pueblos y valles trabajen unidos para darle una giro a la situación.

factor humano La lucha se sostiene sobre tres pilares: Bizirik Gaude (Salazar), Pirinioan Lan eta Bizi (Erro y Aezkoa), y Txantxalan (Roncal) colectivos pirenaicos con la energía y el foco puesto en diversas cuestiones que afectan a sus valles: envejecimiento, despoblación, falta de oportunidades laborales, y necesidad de vivienda para la juventud... De ello hicieron su motor para emprender el camino, primero en solitario, después , los tres juntos.

Bizirik Gaude inició su andadura en al año 2008 y tras una década de entrega mantiene la ilusión del primer día y el firme convencimiento de que es posible vivir y trabajar en su territorio.

En este tiempo han dinamizado importantes reflexiones sobre la despoblación y han impulsado acciones culturales y mercados.

La iniciativa Pirinioan Lan eta Bizi surgió en 2014 del encuentro de las personas que ya habían detectado la imposibilidad de trabajar y vivir en el Pirineo y decidieron poner en marcha un proyecto para reforzar trabajo y unión de asociaciones, población y productores de la zona.

Por entonces sentaron las bases y diseñaron las acciones: azokak (mercados ) para dar visibilidad a la producción local, como escaparates del nivel de asociaciones, que tiran del carro de cultura, música y deporte. Mesas redondas, foros para el debate y la elaboración de las hojas de ruta...

Acogieron con agrado la iniciativa de Bizirik Gaude 5 minutos para el Pirineo, y juntos recogieron 2.154 firmas para pedir al Parlamento cinco minutos de reflexión en cada ley aprobada sobre el modo en que afectará a la zona del Pirineo Oriental Navarro.

Txantxalan nació hace poco más de un año, y en este tiempo un grupo pequeño ha movido mucho, ha organizado interesantes y prácticas jornadas sobre el emprendimiento y el relevo generacional, y ha atraído hasta su foro a parlamentarios y políticos fuera de agenda laboral.

Juntos han aprendido los unos de los otros y han llegado más lejos: a la configuración de la ponencia parlamentaria sobre el Pirineo, (mayo 2017) que obtuvo la mayoría del arco parlamentario con el fin de analizar la situación socioeconómica de estos valles, valorar la viabilidad adaptación y/o modificación de normas específicas y de estudiar mejoras.

Este hecho ha supuesto durante cuatro meses el acercamiento de una comisión de políticos a sus pueblos, y de vecinos al Parlamento a lo largo de ocho encuentros tras los que los parlamentarios elaborarán un informe de conclusiones que elevarán a pleno para su aprobación.

La primera sesión de la ponencia fue en octubre en Burgui, y hasta mediados de noviembre se desarrollaron cinco sesiones temáticas en el Parlamento: educación, vivienda, transporte e infraestructuras, ganadería y agricultura, salud y servicios sociales, turismo y servicios. En enero se retomaron los encuentros en Aezkoa y Erro, y acabaron ese mismo mes, en Navascués y Ochagavía.

herramientaEn los valles agradecieron el acercamiento para escuchar de viva voz el trabajo vecinal en zona. La ponencia se vio desde el principio como una herramienta eficaz . La iniciativa popular se había hecho hueco en la agenda del Parlamento. Cerrado el ciclo de trabajo con la primera fase de la ponencia, el Pirineo se muestra satisfecho por la respuesta de su gente, “sin duda el mejor componente para seguir adelante”, afirman los colectivos.

La ponencia ha propiciado a su vez un movimiento de reflexión interno sobre la situación actual y el futuro. “La tarea ha sido de una magnitud que nadie sospechaba al principio, ardua y gratificante”, reconocen.

Han intentando recoger los pormenores de todos los sectores, meditando y contrastando en base a las necesidades del Pirineo. Aunque no han contabilizado el número exacto de personas que han colaborado en ella de un modo u otro, dicen sin temor a equivocarse que “es el mayor trabajo en auzolan elaborado en el Pirineo con la mayor participación vecinal”.

El camino para evitar la despoblación y definir el mejor trazado para el futuro de sus pueblos ha sido una tarea anónima con base en el bien común , de reforzar lazos y tejer redes que ayuden a mejorar. En su objetivo de hacer un dique a la despoblación inciden en la necesidad de apoyo a las pequeñas explotaciones, de respaldar a la juventud, vivienda para instalarse, favorecer el relevo generacional y el emprendimiento y tener los mismos derechos que otras zonas en cuanto a servicios públicos educación y sanidad. Nuevas normas medidas adaptadas al entorno, leyes flexibles y políticas integrales en defensa del medio rural.

El Pirineo siente que ha llegado el momento, con una coyuntura política favorable y una oportunidad única.

El tren de la confluencia pasa y saben que no pueden dejarlo escapar. Atentos, activos, la tarea sigue.

EN CORTO

Recorrido. La ponencia comenzó en octubre y finalizó en enero, alternando encuentros en zona, Roncal, Aezkoa, Erro y Salazar, con sesiones en el Parlamento

la frase

ana sagardoy “Estamos hablando de un planteamiento integral de desarrollo”

En esto radica la fuerza del proyecto, expresó la presidenta de la Mesa del Pirineo.

sesiones

8

Sesiones en total. 5 en el Parlamento y 3 en la zona.

Últimas Noticias Multimedia