Desfile de ingenio y de mucho curro

familias, colectivos y apymas de tudela le echaron ayer imaginación a sus disfraces y elaboradas coreografías

Un reportaje de Nieves Arigita - Lunes, 12 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Hortelanos con los frutos de su cosecha (niño-tomate y bebé-coliflor).

Hortelanos con los frutos de su cosecha (niño-tomate y bebé-coliflor). (NIEVES ARIGITA)

Galería Noticia

Hortelanos con los frutos de su cosecha (niño-tomate y bebé-coliflor).Torero en miniatura.Marionetas manejadas por sus propios hilos.Avanzadilla carlista de Tuterako Txistulariak por la cuesta de la Estación de Tudela.Soldaditos de plomo y bailarinas de caja de música, antes de iniciar el desfile.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

El público amontonado en las aceras, desde la antigua estación de autobuses hasta la mismísima plaza de los Fueros, coincidía ayer en la valoración del desfile de Carnaval de Tudela. “La gente este año se lo ha currado muchísimo”. Y es cierto. Los disfraces, los maquillajes y las coreografías de los grupos, colectivos y apymas eran más que notables y no ocultaban semanas de preparación. Lástima que, una vez más, nadie estuviera al mando de una comitiva desperdigada que bastante ofrece como para encima organizarse. Por eso, fue una auténtica pena que entre unos y otros, en el desfile, hubiera tremendos tiempos muertos, algo que ya es habitual en cualquier evento de estas características en la capital ribera (Cabalgata de los Reyes Magos, procesión o similar). Lo que nadie podrá negar es el esfuerzo de los colectivos habituales para colaborar con un Carnaval que dio comienzo el viernes con un gélido recorrido de zipoteros y terminó ayer con un desfile en el que sobraba el abrigo y hasta acabó saliendo un sol radiante, para incomodidad de los que se habían puesto capas y capas de tela para dar forma al disfraz.

más organizaciónEl Ayuntamiento de Tudela dará a conocer a lo largo de esta semana los ganadores de los premios convocados para colectivos y particulares. Lo tendrán difícil porque a los que les faltaba algún detalle del disfraz lo terminaron solventando con humor. Y es que realmente, el desfile de ayer fue eso, divertido, muy divertido. A la ya habitual energía del Grupo de Danzas, que en esta ocasión metió en el universo Rafaela Carrá, se unieron los incombustibles miembros de la Nuevo Encuentro Bolivia que, además de vestimentas típicas, muestran coreografías espectaculares. Por no hablar del enjambre de bailarinas de caja de música que acompañaban a soldaditos de plomo de todas las tallas y que, con su danza, provocó, de principio a fin del recorrido, las carcajadas del público.

La charanga Las peñas de Murchante hizo de hilo conductor entre los adultos y los txikis de Ikastola Argia que este año apostó por el mundo egipcio, incluidas varias momias de distintos tamaños, Los Gaiteros de Tudela también fueron fieles a la cita, con trajes andinos y el Zipotero Mayor 2018 entre sus filas;mientras, por detrás marchaban las apymas de Griseras, San Julián, Anunciata, San Julián, el grupo Majestik, el de malabares, y el grupo de padres y madres de Huertas Mayores. También desfilaron el grupo Solba, Tuterako Txistulariak y charanga El Desbarajuste.

Además, en la plaza de los Fueros, al finalizar el desfile, los Gaiteros de Tudela interpretaron la Polka de Tudela, a la que estaba invitada a bailar toda la ciudadanía.

etiquetas: tudela, desfile, carnaval