Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
helvetia anaitasuna se echa a la carretera

Consejos para sobrevivir a un viaje de 3.300 kilómetros

El helvetia se echa a la carretera. los verdes juegan mañana en pontevedra y el sábado en saint-raphaël (francia)

Un reportaje de Iñigo Munárriz - Martes, 13 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los jugadores tratan de hacer los viajes con la mayor comodidad.

Los jugadores tratan de hacer los viajes con la mayor comodidad. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

  • Los jugadores tratan de hacer los viajes con la mayor comodidad.
  • Empleados del club cargan frutas en el autobús.
  • Pablo Inchauspe y Eli Arrechea.

“Un viaje de estos afecta porque te sales de tu ritmo vital, pero están acostumbrados” - "Muchos acaban con la espalda cargada o el cuello, si han dormido en mala postura”

Enciendes el televisor, buscas el canal, ves el partido y apagas o cambias a otro programa. El deporte se consume, muchas veces con gran celeridad, y más allá de lo que se ve en la pantalla hay un engranaje, una logística, que en el caso de los equipos modestos supone horas de manta y carretera.

El Helvetia Anaitasuna juega mañana contra el Teucro en Pontevedra. Un viaje de 1.548 kilómetros -sumando ida y vuelta- a los que habrá que añadir 1.794 más por el partido de EHF que los de Apezetxea disputan el sábado en Saint-Raphaël (Francia). Es decir, más de 3.300 kilómetros en autobús. Para hacerse a la idea, es como conducir desde Pamplona hasta Kiev.

“Algunas veces me dicen: ‘Ah, ¿no viajáis en avión privado?’ Sí, las narices, no somos el Real Madrid”, explica entre risas Eli Arrechea, fisioterapeuta del Anaitasuna.

Eli cuenta que el autobús está “adaptado” ya que “se quitan asientos y se pone alguna mesa para que los jugadores estén más cómodos”. Un vehículo que cuenta con baño y WiFi, haciendo de los interminables desplazamientos un trámite más llevadero. Además, hay una nevera con botellas de agua y antes del viaje se cargan frutos secos y frutas.

Las comidas principales las planifica Javier Angulo, el nutricionista que trabaja para el club, aunque, dependiendo de la hora del viaje, hay jugadores que se llevan un tupper o un bocadillo. “En las comidas importantes del día paramos. Como ya llevamos tantos años, solemos parar casi siempre en los mismos restaurantes”, destaca Eli.

El cansancio psicológico hace casi tanta mella como el físico. En el autobús del equipo navarro las horas pasan entre partidas de la pocha, mus o póker, consultas a las redes sociales o algún videojuego. Los más atareados utilizan el tiempo para estudiar apuntes de la carrera o adelantar algo del trabajo.

“Cuando hay poco tiempo también se aprovechan los viajes para ver vídeos del próximo rival”, asegura Pablo Inchauspe, el otro fisioterapeuta del club.

Pablo -alias Pibe, por ser argentino- destaca que las piernas y la zona lumbar son las que mas se cargan durante los viajes, pero que en el trayecto no se trabaja con el deportista más allá de cambiar algún vendaje.

Una vez se llega al destino -muchas veces con la noche ya entrada- se da la posibilidad a los jugadores de recibir atenciones. “Tenemos un grupo de WhatsApp en el que estamos todos y les pongo si alguien necesita tratarse. Los deportistas tienen sus rutinas. Al llegar, unos prefieren darse un paseo, otros igual necesitan tratarse...”, cuenta Eli.

Tras el partido el principal problema son las piernas y alguna que otra contusión, aunque lo que marca la moral del viaje de regreso es básicamente si se vuelve con una victoria o una derrota en la maleta.

Una vez en Pamplona, se realizan entrenamientos de regeneración. ¿En qué consisten? “Se hacen estiramientos, los que han jugado, con más conciencia y se trabaja el balance articular. Luego hay un tratamiento especial para los que están tocados”, explica Pablo.

Todo pasa por la personalización del trabajo. Obviamente, se hacen entrenamientos comunes, pero cada cuerpo es un mundo y necesita un seguimiento particular. “Durante el año hacemos unos test y, en función de lo que sale, hacemos unos ejercicios preventivos”, dice el fisio.

Se lleva un registro de las lesiones, la zona y el número de sesiones de entrenamiento que se pierde cada jugador, todo con el objetivo de llevar un historial de cada deportista. “Tenemos relativamente poca cantidad de lesiones complicadas y toquemos madera”, resume Pablo.

Pamplona-Pontevedra, Pontevedra-Pamplona, Pamplona-Saint-Raphaël, Saint-Raphaël-Pamplona. Todo ello en la misma semana. Son días de gloria para el Helvetia que compite a nivel nacional e internacional. Días de mus, móvil, siestas en el autobús, manta, carretera y muchos, muchos kilómetros.

la cifra

3.342

kilómetros. La expedición del Helvetia va a recorrer 3.300 kilómetros esta semana. El viaje de ida y vuelta a Pontevedra suma 1.548 kilómetros y el de Saint-Raphaël otros 1.794 más.

el calendario

14

febrero. El Helvetia juega mañana (20.30 horas) en la pista del Teucro, 12º clasificado.

17

febrero. Los de Apezetxea se enfrentan en EHF al Saint-Raphaël (20.45 horas). Los galos se encuentran en la cuarta posición en su competición doméstica.

Herramientas de Contenido