No hay pruebas científicas pero dada la ubicación y tipografía es “seguro” el castillo del Hutín

Restos “relevantes” para la historia de la ciudad con 14 metros de base de torreón “bien conservados” y más de 3 metros de grosor de muro, destaca Martínez Álava

Ana Ibarra Patxi Cascante - Martes, 13 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los medios conocieron los restos durante la visita.

Los medios conocieron los restos durante la visita.

Galería Noticia

Los medios conocieron los restos durante la visita.

“Era un castillo recio y probablemente llegaba casi hasta La Perla”

pamplona- “Son unos restos relevantes y son muy significativos para la historia de la ciudad”, destacó ayer Carlos Martínez Álava, director de Patrimonio Histórico del Gobierno de Navarra. “Siempre se ha sabido que aquí había un castillo, un castillo medieval que se inició a principio del siglo XIV (1308) pero que no teníamos perfectamente ubicado ni sabíamos bien sus características. Hemos visto que tenía una torre cilíndrica en la esquina, y seguramente en las cuatro esquinas tendrá unas torres similares, que los muros se van a más allá de los tres metros de grosor... Es decir, que era un castillo recio;de hecho la ciudadela de Santiago se construyó con los restos de este castillo. Y que ocupaba buena parte de la plaza. Si localizamos aquí un cubo extremo nos iríamos hasta prácticamente el hotel La Perla en el otro extremo. Sería un rectángulo largo porque luego tendría que dejar paso, en la otra parte de la plaza, para el mercado que estaba frente al castillo y para las primeras justas taurinas de sangre. Esta plaza entre los burgos se construyó como centro de la ciudad ya entonces”, señaló. La muralla que apareció en los restos del parking de la plaza del Castillo podría ser, a su entender, una “barbacana exterior del castillo o la defensa de la población de San Nicolás... son incógnitas que se abren”. “En este espacio había tres ciudades en el siglo XIV: la Navarrería, la población de San Nicolás y el burgo de San Cernin, y el castillo estaría en el centro de las tres. En medio había una zona de nadie que era la plaza”, subrayó.

Preguntado por las técnicas para localizar otros restos aseguró que el georadar “podría ser muy interesante pero el problema es que los restos salen a tres metros de profundidad, y no cabe georradar si es más de metro y medio. Está tan profundo que parece imposible”.

Desde un punto de vista científico no se han hecho pruebas para determinar el origen de las piedras. Ahora bien desde el punto de vista de “su ubicación y tipografía, seguro que responde a ese castillo. La forma de las zarpas de cimentación son muy típicas de la época. Realmente se parece, salvando las distancias, a los sótanos del Louvre en París que también tiene unas torres cilíndricas con unos escarpes y una terminación en diagonal”. El torreón tendría entorno a unos 14 metros de diámetro (coge parte del sótano del bar Fitero) y hay un trozo de muro de la fortificación. Lo aparecido se encuentra “bien conservado”, y es “de mucha calidad. “Lo que se conserva es la cimentación que estuvo oculta que son unos sillares recios y muy bien trabajados, y luego va todo enlazado. Primero pensábamos que era una torre cilíndrica con una muralla adosada pero no, se ve que es un castillo y que todos los sillares de cimentación van unidos”. El otro vértice del castillo iría frente a la fachada del edificio de Diputación, estima. Fue cuando la pared curva del sótano se libera de los sedimentos cuando se descubren los restos. Ya existía un primer proyecto arqueológico y “nos enteramos porque nos avisan desde los técnicos de Trama al servicio de Arqueología a mediados de enero”, reconoce para añadir que “la ventaja que tenemos es que no cabe el riesgo de destruir, y las piedras son tan sólidas que tampoco es tan fácil romper”.

Este hallazgo resitúa la posición que los historiadores tenían de este castillo en la plaza, más al norte, en las inmediaciones del hotel La Perla. “Lo que sí se ve es que la orientación de la torre y el lienzo de muralla que sale de la torre lo que hace es proyectar un castillo hacia el norte, por lo tanto, lo normal es que se trate del castillo del siglo XIV. Es una noticia todavía mejor porque lo que quiere decir es que hemos encontrado el castillo originario de esta plaza, además es el más antiguo de la ciudad, y se trataría de un castillo netamente navarro, no de los conquistadores”, informó el alcalde, Joseba Asiron, que plantea a su vez investigar la relación con los restos hallados en la plaza del Castillo: “El lienzo que parte de este torreón circular va al encuentro del otro en un ángulo de 90 grados”.