Una antigua empleada de Oxfam denuncia más abusos del personal de la ONG

La directiva de la organización y el Parlamento británico ignoraron sus informes

Miércoles, 14 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes (centro), durante su arresto.

El presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes (centro), durante su arresto. (Foto: E. Biba (Efe))

Galería Noticia

El presidente de Oxfam Internacional, Juan Alberto Fuentes (centro), durante su arresto.

madrid- Hellen Evans, quien entre 2012 y 2015 estuvo al frente de la comisión de salvaguardas de Oxfam Reino Unido encargada de investigar malas conductas por parte del personal de la misma, denunció ayer que durante su labor descubrió otros abusos, incluidos a menores en tiendas de la organización en el país, que fueron ignoradas por la propia ONG y por la comisión parlamentaria pertinente.

En un comunicado, Evans explicó que en 2012 la ONG le encargó abordar los posibles casos de explotación sexual y abusos cometidos por su personal a raíz de lo ocurrido en Haití, donde el director de la ONG y otros seis miembros del personal contrataron a prostitutas, algunas de ellas menores de edad, con fondos de la organización. Según la antigua trabajadora, que actualmente es concejal laborista en la ciudad de Oxford, “Haití no fue un incidente aislado” sino que había una “cuestión sistemática y persistente”. Así lo demuestra el hecho de que el número de denuncias recibidas y publicadas en un informe anual por la ONG pasó de 12 en 2012/2013 a 39 en 2013/2014, de los cuales 20 se sostuvieron total o parcialmente.

En este sentido, Evans explicó que en diciembre de 2014 se realizó un sondeo confidencial entre los trabajadores de la organización en tres países que reveló que “uno de cada diez empleados habían sido testigos o experimentado una agresión sexual”, y, en el caso del personal, en uno de los países el 7% “presenciaron o sufrieron una violación o intento de violación”.

silencio culpableEn el mes siguiente, Oxfam recibió tres denuncias de abusos de menores en las tiendas de la ONG (en Reino Unido) y dos denuncias de explotación sexual de beneficiarios junto con otras denuncias en el extranjero”. Ante estos hechos, la antigua empleada trasladó sus “preocupaciones” a los responsables de la ONG y les pidió más fondos para investigarlo en profundidad.

Sin embargo, la repuesta de Oxfam fue que se realizaría una “revisión estratégica”, por lo que Evans llegó a la conclusión de que su situación en la ONG “no era sostenible”. Ante este panorama profesional y frustrada por la falta de un compromiso serio de cambio, la cooperante dejó su cargo.

Tras ello, en junio de 2015, Evans acudió a la comisión de ONG del Parlamento británico para informarle de que “Oxfam no estaba informando de incidentes de explotación sexual y abuso (...) y de que se estaba poniendo en peligro a niños de más de 14 años en las tiendas de Reino Unido”.

Según la denunciante, la comisión parlamentaria no se puso en contacto con ella, por lo que optó por trasladar sus preocupaciones a su diputado local, quien escribió a varios organismos, incluido el Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) y el Comisionado del Menor. Sin embargo, ninguna institución tomó acciones en consecuencia. Eso sí, la comisión parlamentaria terminó poniéndose en contacto con ella el pasado octubre tras publicar en el periódico The Times otra información sobre la actuación de Oxfam.

mayoría positiva“La gran mayoría de los trabajadores humanitarios trabajan sin descanso (...) para hacer una diferencia positiva. Sin embargo, donde hay una posición privilegiada de poder y confianza, habrá siempre una minoría de personas que busquen abusar de la confianza para beneficio personal”, lamentó Evans.

“Este asunto no debe usarse como excusa para cortar la ayuda (a Oxfam). Si hacemos eso, entonces debemos mirar a todos los sectores donde se producen tales abusos y analizar el cortarles a ellos también los fondos”, añadió.

Ante las denuncias formuladas por su antigua trabajadora, Oxfam destacó que su labor animó a la organización a adoptar medidas concretas para mejorar el modo en el que aborda las cuestiones de ‘salvaguarda’. “Lamentamos que no actuáramos ante las preocupaciones de Evans mucho más rápido y con más recursos”, afirmó la ONG. “Hemos duplicado el número de personas a cuatro en nuestro equipo dedicado a la protección, y estamos en el proceso de reclutar a dos trabajadores más”, añadieron fuentes de Oxfam. - E.P.

Últimas Noticias Multimedia