Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Javier Zurbano guitarrista de flitter

“La música es para disfrutarla, pero también tiene que doler, hay que sufrirla un poco”

Flitter cumplió en 2017 veinticinco años desde que editara su primer, disco, homónimo. Ahora, de la mano de Maldito Récords, ve la luz su décimo álbum, ‘Depredador’

Una entrevista de Fernando F. Garayoa - Miércoles, 14 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Miguel (voz), Borxa (bajo), Javi (guitarra) y Carlos (batería), es decir, Flitter.

Miguel (voz), Borxa (bajo), Javi (guitarra) y Carlos (batería), es decir, Flitter.

Galería Noticia

  • Miguel (voz), Borxa (bajo), Javi (guitarra) y Carlos (batería), es decir, Flitter.

Pamplona- El próximo 3 de marzo, los estelleses Flitter atacarán de nuevo la vieja Iruña con nuevo disco bajo el brazo, Depredador (sala Zentral, 8 euros). Javi Zurbano, guitarrista y pilar indiscutible de la formación, resume las claves del nuevo compacto del grupo.

Cuando hablamos de Rabioso, allá por 2013, apuntabas que era un trabajo en el que habíais recogido la velocidad de vuestros principios y las formas de la última época de la banda. Ahora, en Depredador,el siguiente álbum de estudio tras el entremés de After Death, nos encontramos un disco sonoramente muy diferenciado, con mucho peso, con el medio tiempo por bandera y con la dualidad gutural melódica perfectamente asentada. Todo apunta a una evolución natural del disco Mirar hacia dentro (2003),¿qué os ha llevado a volver la vista de nuevo a este sonido?

-Teníamos unas cuantas canciones en la onda de Rabioso,muy Slipknot, por poner un ejemplo. Lo que sucede es que empezamos a currarlas y nos dimos cuenta de que estábamos un poco saturados, así que empezamos a hacer otro tipo de temas. Me acuerdo que vimos a Skindred y nos quedamos flipados, era un grupo que tenía escuchado, de hecho el cantante lo tenía controlado de cuanto estaba en Dub War, allá por los noventa. Nos dimos cuenta de que nosotros nos identificábamos mogollón con ese rollo, que, por otra parte, a nuestra manera, ya habíamos hecho, y empezamos a caminar por ahí. Como dices, con el medio tiempo bandera, con más groove... eso sí, de lo que empezamos a lo que se ha quedado en el CD hay una diferencia enorme, porque las canciones ha sufrido una mutación constante. Es lo bueno de trabajar en casa, que puedes hacer lo que quieres. Ha sido un proceso de laboratorio, con textos o músicas elaboradas a las cinco de la mañana, por ejemplo. Hemos buscado un resultado sencillo, sin complicarnos, porque, aunque nos dé para hacer cosas más complicadas, lo que mola es pasárselo bien en directo;preferimos disfrutar que fardar de cómo toco.

Para este trabajo ya habéis contado con Borxa Otxoa en el bajo, ¿una pieza como el bajo, que habitualmente pasa desapercibida para la mayoría, de qué forma ha influido en el nuevo camino de la banda?

-No, porque él ya se encontró con los temas hechos, vino a mesa puesta, como quien dice. Era fan de la banda y, la verdad, ha entrado y parece que lleva toda la vida tocando con nosotros;ha sido un cambio muy natural. La criba de las canciones y las ideas las hicimos entre Unai (anterior bajista), Carlos, Miguel y yo.

El rock siempre ha batallado, como también hace Flitter en Depredador, y denunciado los males de la sociedad, de ahí que a muchos rockeros los tilden de antisociales, y sin embargo, ¿el rock es ahora más necesario que nunca precisamente por su carácter rebelde dentro de una sociedad adormecida?

-Sin ninguna duda. Lo que sucede es que las cosas se pueden contar desde muchos puntos de vista, pero para nosotros el rock tiene que ser reivindicativo, o al menos debe ejercer como puente entre tus fantasmas y la realidad. En este disco hay canciones duras, como Amo del dolor, que aun siendo un poco abstracta refleja lo que puede sentir un tipo que está machacado por las drogas. Tenemos letras máslight, pero para otros proyectos, porque Flitter lleva muchos años ya con la misma filosofía: guerra al sistema. Este disco es así desde la primera canción, Tuya es la fuerza. Y es que ya vale de tanta tontería, vas a hacer footing y tienes que comprarte un modelo de ropa, si haces otras historia, otro modelo... Todo está relacionado con el consumo, si no estás consumiendo parece que no hay felicidad. ¡Hostias!, piensa un poco por ti mismo, sepárate de todo eso, o vete al monte y respira otro tipo de aire.

El disco arranca homogéneo hasta llegar a El martillo golpea, con una primera estrofa en la que habéis jugado con la música hasta casi convertirla en ironía pura para luego volver a la dureza del muro de sonido y voces, fórmula que casi repetís en Amo del dolor, como si las dos canciones fueran primas hermanas.

-No lo había visto así, pero puede ser. La letra de El martillo golpeaha tenido, por decirlo así, tres canciones. Y se quedó con esta porque choca interiormente entre sí, ya que tiene una base muy hiphopera americana mientras que la guitarra va casi asincopada con la guitarra. Pero es una mezcla que con la voz de Miguel queda muy bien, porque lo que buscábamos era el contraste. Y con Amo del dolorsucede algo parecido, solo que se queda un poco más limpia.

La mejor manera de no sufrir, tanto en este jodido mundo de la música como en la propia sociedad, ¿es convertirse en el amo del dolor?

-La música es para disfrutarla, pero también te tiene que doler, hay que sufrirla un poco. Ahora, muchos jóvenes dicen: “Vamos a hacer un grupo como...”. Es muy fácil, no tienes más que mirar hacia afuera. Pero Flitter nunca ha sido así, y eso te genera aciertos pero también desventajas. Hay que fracasar porque del fracaso es de lo que más se aprende

No os hacía fans de Ilegales, pero la verdad es que vuestra versión de Tiempos nuevos, tiempos salvajes refleja perfectamente el sentir y el mensaje de este disco.

-En aquella época yo solo escuchaba Judas Priest y Iron Maiden (risas), pero las letras de Ilegales siempre me han gustado. Esta versión la teníamos pensada desde 2005, Miguel se acordó de ella y la recuperamos. La hemos intentado hacer a nuestro rollo pero con toques de otro grupo que nos gusta mucho, Muse.

La otra versión del disco es una propia, Mirarhaciadentro 2.0.Esto apunta, por ejemplo, a la posibilidad de que toquéis los dos álbumes seguidos en directo.

-En los conciertos sobre todo tocamos de los dos últimos discos. Del primero solo tocamos una, del segundo, ninguna... vamos incrementado el número de canciones conformen avanzan los álbumes. Hay que tener en cuenta que Miguel ya lleva con nosotros 18 años, es decir, la mayor parte de la vida de Flitter ha sido con él. En este sentido, grupos jóvenes de ahora, como Nekez, cuando sacamos el Mirar hacia dentro tenían 16 años, y nos dicen que para ellos, en aquella época, ese disco fue la hostia. Así que en los directos cabalgamos a partir de ese álbum, principalmente. En cuanto a la versión, le hemos dado una vuelta porque la original se nos hacía muy difícil tocarla en directo, ya que tiene un ritmo de batería muy cabrón, entre otras cosas. Hay temas de discos anteriores que hemos vuelto a valorar porque se nos quedaban un poco cojos, y con Mirar hacia dentro ha pasado eso, que lo hemos querido traer a nuestra forma de tocar actual, que tiene más peso.

Soy fuerza sin control, apuntáis en otro de los temas. Es curioso porque, precisamente, si algo tiene ahora Flitter, es la misma fuerza o más pero con un control digno de elogio;eso sí, la letra casi la podía haber escrito un chaval de 20 años.

-Esta letra nace de retales de la época de Chicarela, en la cual escribía de forma muy sencilla. Y lo que pretendemos reflejar es una época que hemos pasado casi todos, esos años en los que te ponías hasta las cartolas y te comías todo hasta que te pegabas una hostia como un pan.

¿El miedo es el mayor enemigo de la música porque te impide soñar?

-Hay que mirar siempre hacia delante. Siempre en presente, y mantenerse ahí es muy difícil. Y para lograrlo hay que estar vivo, soñar y también pisar suelo.

-El pasado año se cumplieron 25 años de vuestro primer álbum y con Depredadorllegáis a los diez discos. Esto ya es toda una carrera.

-Tenemos ocho discos con disqueras, y luego el Censuradosy el After Death,que los editamos nosotros. Yo quería grabar diez discos, era algo que tenía dentro, y aunque no se ha convertido en una obsesión, llegados a este punto, diez discos en 25 años... hay que estar ahí, sobre todo siendo un grupo que no vive de la música, ya que si tu profesión fuera esta, sería más fácil.

Herramientas de Contenido