Un estudiante de 80 años de Geografía e Historia se va de Erasmus a Verona

d.n. - Miércoles, 14 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 11:22h

El valenciano Miguel Castillo cursa estudios de Geografía e Historia.

El valenciano Miguel Castillo cursa estudios de Geografía e Historia. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El valenciano Miguel Castillo cursa estudios de Geografía e Historia.

VALENCIA. La Universidad de Valencia se ha convertido prácticamente en la segunda casa de Miguel Castillo, un anciano de 80 años que, pese a su apariencia de maestro experimentado, no forma parte del claustro de profesores de la universidad, sino que es un notario jubilado que estudia la carrera de Geografía e Historia en dicha institución.

Ahora, además, Castillo ha tomado la decisión de irse de Erasmus durante 5 meses a Verona, aunque, claro está, su estancia en la ciudad italiana no se parecerá mucho a la que viven los miles de jóvenes que cada año abandonan España para vivir una experiencia educativa única. "Es lógico que a nuestra edad busquemos un apartamento porque nuestros hijos y nietos se vendrían con nosotros", afirma Castillo, quien tuvo que pasar una prueba de italiano en la Facultad de Filología para poder cumplir su sueño de irse de Erasmus.

Sus compañeros, 60 años menores y con una forma de tomar apuntes totalmente distinta a la suya, le llaman "el abuelo" y solo tienen palabras de admiración hacia su sabio compañero. "Es espectacular porque tiene 80 años y tiene más ganas de hacer cosas que la gente de nuestra edad", comentan sus compañeros. "Me da hasta envidia... Me gustaría llegar a su edad y tener esa ambición y esas ganas de vivir la vida", confiesan otros. De familia humilde, hijo de labradores, Castillo es un luchador nato y, gracias a su presencia en la universidad, se ha convertido en todo un ejemplo para las nuevas generaciones. "No os dejéis llevar por la derrota ni por la idea de que no vale de nada estudiar y sacarse una carrera", les aconseja a sus jóvenes compañeros, quienes se sienten muy afortunados de poder compartir clases y charlas interminables con el entrañable y experimentado abuelo Miguel.