Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Los agentes estaban supuestamente motivados por un deseo de castigar”

Tres de los siete magistrados añaden mediante un voto particular su convicción de que es un caso de torturas

Miércoles, 14 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

pamplona- La decisión de la Sala Tercera del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de condenar a España por la denuncia de los miembros de ETA Igor Portu y Mattin Sarasola contó con el voto particular de tres de los siete magistrados: “La mayoría de la Sala entiende que las lesiones deben describirse como trato inhumano y degradante. Nosotros, que deben describirse como tortura”.

“La descripción de la tortura resulta de una serie de parámetros”, que, en opinión de los magistrados Pere Pastor Vilanova, Georgios A. Serghides y Helen Keller, “están claramente presentes en este caso”.

En primer lugar, la gravedad de las lesiones, que en el caso de Portu precisaron un ingreso hospitalario de cinco días. En segundo lugar, la responsabilidad de la Guardia Civil, ya que las lesiones “ocurrieron mientras los demandantes estaban bajo su control”, a lo que añaden que “curiosamente” ningún agente que intervino en el operativo de arresto en Arrasate el 6 de enero de 2008 “resultó herido”.

Los tres magistrados recuerdan que este episodio se produjo “durante un período particularmente sangriento, en el que las fuerzas de seguridad del Estado eran uno de los objetivos de ETA”. Reconocen que “es obvio que el móvil es casi imposible de demostrar”, aunque “las pruebas nos permiten inferir que los guardias civiles estaban supuestamente motivados para la humillación, el castigo y la venganza contra los demandantes por su pertenencia a ETA”.

Más allá de estas impresiones, Pastor Vilanova, Serghides y Keller basan su razonamiento en las páginas 75 y 76 del fallo inicial de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa. El tribunal que presidió Iñaki Subijana condenó a cuatro de los 15 agentes del operativo a penas de entre dos y cuatro años de cárcel tras un juicio “muy exhaustivo y no viciado”, según recogen los firmantes del voto particular.

En su opinión “parcialmente disidente”, los jueces explican por qué apoyan el fallo de la mayoría pese a que “no tuvo en cuenta los elementos convincentes que le habrían permitido desmarcarse del relato de los hechos fijado por el Supremo”.

Consideran que hay una violación del artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos, pero discrepan de la cuantificación de la sanción económica “del daño no material, en nuestra opinión insuficiente, porque necesariamente surgió de la calificación legal hecha en el cuerpo de la sentencia”.

A su entender, el Supremo, que absolvió a los cuatro guardias civiles condenados, “se desvió considerablemente de las evaluaciones de la sentencia de la Audiencia Provincial”, cuyo relato de los hechos debía haber sido “el punto de partida” del Tribunal Europeo. - J. Arretxe