Señoras feministas, ¡por favor, no me defiendan!

María González Zabal - Jueves, 15 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Todavía estoy sorprendida por el anuncio de la primera huelga feminista. Lo que me sorprende no es una “huelga de mujeres”, sino que llaman a hacer un parón, no solo en el trabajo sino también de cualquier tarea de consumo o familiar. Solicitar que una mujer deje de atender a su familia durante un día es el mayor atentado contra la naturaleza de la mujer. Sí, seguro que muchas estarán llevándose las manos a la cabeza ahora, pero es así. La mujer, la verdadera mujer, no siente la atención a su familia o a las tareas domésticas como una imposición ni como un convencionalismo social (de hecho, en todas las culturas y poblaciones de la historia es así).

He percibido esta convocatoria como un verdadero acto de machismo: pedir a una mujer que deje de ser mujer por un día, ¿es que hay algo malo en serlo?

Nunca me he sentido ni representada ni identificadas por las agrupaciones feministas. Y no es porque no detecte que las diferencias de oportunidades que aún existen entre hombres y mujeres (techo salarial, promoción profesional…). Pero el camino de la solución no es este… Así que, visto lo visto, solo puedo hacer una petición: “Señoras feministas, dejen de defendernos que para poner dificultades ya está el mundo”.