Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Con solo 605 jóvenes, el Pirineo navarro sigue envejeciendo y pierde población

Los habitantes apuestan por acciones que fomenten el sentimiento de pertenencia y mejorar las comunicaciones

Jueves, 15 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Representantes de Nommad y los servicios juveniles del Pirineo navarro, junto a miembros de Juventud.

Representantes de Nommad y los servicios juveniles del Pirineo navarro, junto a miembros de Juventud.

Galería Noticia

Representantes de Nommad y los servicios juveniles del Pirineo navarro, junto a miembros de Juventud.

Pamplona- El Pirineo navarro, en el que tan solo hay 605 jóvenes, tiene una población cada vez más mermada y envejecida. Se trata de una pérdida de población superior a la del conjunto de los habitantes de esta zona, ya que mientras que en 1998 los menores de 31 años representaban al 20% de la población, en el 2017 la tasa cayó hasta el 12%. Esta es una de las conclusiones de un estudio socioeconómico sobre la realidad de la juventud en el Pirineo navarro.

Los datos del padrón del Instituto de Estadística de Navarra reflejan un constante descenso de la población en los distintos valles que conforman el Pirineo navarro. Así, mientras que en el año 1998 la población de entre 14 y 30 años era de 1216 habitantes, esta fue disminuyendo de manera progresiva, pasando de los 867 jóvenes que había en el año 2007 hasta los 605 registrados el pasado año. De ellos, algo más de la mitad se encuentran en el Auñamendi, con 315 jóvenes. El resto se reparten entre el valle del Roncal, con 149 personas, y el de Salazar, con 141.

A pesar de que esta pérdida de población afecta al conjunto de la población de los Pirineos, esta es aun más importante entre la población menor de 31 años. Así, mientras que en el año 1998 representaban al 20%, en el 2017 solo eran el 12% del conjunto de la población de esta zona. Por zonas, la mancomunidad de Auñamendi es en la que más peso tienen las personas jóvenes (13%), seguido del Roncal (11%) y Salazar (10%).

Otro rasgo característico de la estructura poblacional de la juventud de los valles pirenaicos es el desequilibrio demográfico existente entre hombres y mujeres, con una proporción de 330 varones sobre 275 mujeres. Según indicó Andoni Iso, miembro de la empresa que realizó el trabajo técnico del proyecto (Nommad), esta situación se agudiza aún más entre la población adulta. Según explicó, esto se debe a que, a medida que van alcanzando mayor madurez, las mujeres abandonan este entorno rural en mayor proporción que los hombres.

Frente a lo alarmante de los datos demográficos, el futuro se presenta mejor para los jóvenes de esta zona de Navarra que en el resto de la comunidad, con una tasa de paro juvenil bastante inferior. Así, mientras que el paro juvenil se sitúa en el conjunto de la Comunidad Foral en el 26%, en los municipios del Pirineo de los que se dispone datos la media es del 10,5% y ha descendido en 1,9 puntos un año. En todos los intervalos de edad la ocupación laboral están sobre todo vinculada al sector servicios, lo que indica que, aunque el sector primario tiene potencial por la configuración del territorio, la movilidad y las actividades del sector terciario ocupan a más población.

Propuestas de mejora Tras la realización de varios talleres con jóvenes y las autoridades locales de la zona, el proyecto aglutinó nueve acciones necesarias para generar procesos de cambio en relación a diversos hechos que tienen un impacto negativo en la realidad de la juventud pirenaica.

Dentro del área de la actividad económica y la emancipación, se planteó la necesidad de elaborar una bolsa con datos sobre las viviendas disponibles en la zona. Además, aludieron a la necesidad de apostar por la banda ancha en estas zonas rurales. Según comentó Iso, esta medida no solo mejoraría su acceso a información, sino también la economía posibilitando, por ejemplo, que funcionen los datáfonos para que se pueda pagar con tarjetas de crédito, algo muy importante teniendo en cuenta la importancia del sector turístico en la zona. Además, aludieron la conveniencia de realizar formación sobre emprendimiento. “Hay que tener en cuenta las peculiaridades de la zona y no descartar cursos por que solo se apunten cuatro personas”, subrayó Iso.

Para realizar una movilidad sostenible y potenciar el sentido de identidad, en estos talleres se planteó la conveniencia de realizar semanas verdes en localidades despobladas para mostrar la vida en el Pirineo, implicando a los participantes a realizar las actividades de la zona, para que así se conozca mejor cómo es la vida en estos valles “Es un cambio de discurso porque en el campo se vive muy bien, pero los de la ciudad no lo saben”, aseguró Iso. En este mismo sentido, también se propuso la realización de talleres intergeneracionales para escuchar a los mayores y de actividades como la huerta o la manipulación de la leña.

Por último, en el eje de la mejora de la calidad de vida, se apostó por fomentar relaciones con los valles cercanos, impulsar la vivienda de alquiler y aumentar la oferta de actividades descentralizadas que fomenten la unión de sus habitantes.

Estas conclusiones se extrajeron tras la realización de tres talleres en los que 52 jóvenes de los valles del Roncal, Salazar y Aezkoa-Erro-Burguete propusieron acciones de mejora y un cuarto en el que las autoridades locales de la zona valoraron su capacidad de acción con los medios de los que disponen. - L.H.

Últimas Noticias Multimedia