Abre la Berlinale con un cómic de perros parlantes con voces ilustres

? |

Gemma Casadevall - Viernes, 16 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La actriz Greta Gerwig, protagonista de ‘Isle of the dogs’.

La actriz Greta Gerwig, protagonista de ‘Isle of the dogs’. (Foto: Efe)

Galería Noticia

La actriz Greta Gerwig, protagonista de ‘Isle of the dogs’.

berlín- La Berlinale abrió ayer con Isle of dogs, un cómic de perros parlantes dirigido por Wes Anderson, que colocó sobre su alfombra roja a Bill Murray, Jeff Goldblum, Tilda Swinton y Greta Gerwig, algunas de las voces ilustres de esta parábola de poderes humanos corruptos y canes deportados. La técnica del stop motion sustituyó a los actores, pero la dirección de la 68 edición del festival se las arregló para no dejar su jornada inaugural sin el necesario aporte de estrellato, con la presencia de los intérpretes que doblan a las figuras del filme.

“Es como rodar una especie de We are the world con las mejores voces del cine”, respondió Murray, el perro Boss en la película y de algún modo el jefe de la tropa de Anderson, a la pregunta de qué siente siendo apenas una voz, no un rostro. “Es un homenaje a Kurosawa”, apuntó el director, respecto a un filme de producción e inspiración japonesa, que parece recrear un mundo post-catástrofe nuclear de Fukushima y donde la pérdida de valores se sintetiza en la traición al más leal amigo, el perro.

AIsle of dogs le correspondió el honor de ser la primera película de animación que abre una Berlinale, en lugar de cualquiera de las restantes 18 aspirantes a Oso con interpretación humana. Más reflexiva que electrizante, sitúa al espectador ante crueles humanos que parecen ladrar, mientras los canes se expresan en perfecto inglés y que, pese a estar abandonados en un basurero, conservan los valores que quiso erradicar un alcalde corrupto. Los perros quedaron deportados en una isla vertedero de residuos químicos o radioactivos, a la que llega el joven piloto Atari en pos de su mascota, Stops, un ejemplar de ojos azules muy parecido a un can callejero, que vive traumatizado porque una vez mordió a su amo. “Es un espejo de la sociedad de hoy en la que dejamos que los perros nos transporten de regreso a la humanidad”, afirmó el director estadounidense, respecto a su segunda película de animación, tras Fantastico Mr. Fox(2009).

Isle of dogs aportó a la Berlinale la necesaria dosis de estrellas, a pesar de la ausencia en la presentación de las más mediáticas voces que se pusieron al servicio de Anderson, Scarlett Johansson y Edward Norton. Los presentes se comportaron como colegas y entonaron para las cámaras cantos a capella, incluido el Happy birthday a Koyu Ranki, el niño que pone la voz a Atari. Isle of dogs supone el regreso a Berlín de Anderson, quien en 2001 compitió con The Royal Tenenbaums, en 2004 lo hizo conThe Life Aquatic with Steve Zissou y en 2014 ganó el premio especial del jurado con Grand Budapest Hotel.

Últimas Noticias Multimedia