Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Rivera (Ciudadanos) amenaza con liquidar los derechos históricos si gobierna e insulta al nacionalismo

El resto de partidos acusan a PP y Cs, que extienden su enfrentamiento al PNV, de estar paralizando el Parlamento

Viernes, 16 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Mariano Rajoy y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una de sus reuniones para el pacto de investidura.

Mariano Rajoy y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una de sus reuniones para el pacto de investidura. (EFE)

Galería Noticia

Mariano Rajoy y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una de sus reuniones para el pacto de investidura.

“El mayor problema de la política en España naranja. ¿Gente tan talibán es la mejor para dirigir un país?” - “Cs da leña por la mañana y abrazos por la noche al PP. Compiten por ser el partido alfa de la derecha”

pamplona- Albert Rivera dio ayer un paso más en su pretensión de convertirse en el abanderado de la unidad de España, y avisó al PNV de que, si Ciudadanos gana las elecciones generales, se acabarán los “privilegios y chanchullos que han hecho con Rajoy”. Rivera se refiere al acuerdo suscrito con el Gobierno para renovar la Ley Quinquenal del Cupo y actualizar el Concierto Económico, las dos herramientas nucleares de la autonomía financiera de la CAV, que regula y recauda sus propios impuestos, y paga al Estado un Cupo por las competencias no transferidas. Rivera ha sido muy crítico con el acuerdo del Cupo porque cree que beneficia en exceso a los vascos, aunque no es un secreto que cuestiona la autonomía fiscal en sí misma y los regímenes forales como el de Navarra.

Con su apuesta, Rivera declara oficialmente la guerra a la singularidad vasca, consciente de que sus opciones de crecimiento electoral no pasan precisamente por la CAV o Navarra, donde Cs no ha logrado irrumpir en los parlamentos. Además, se presenta como la alternativa capaz de poner fin a la influencia histórica del nacionalismo vasco y catalán en el Congreso de los Diputados, donde la necesidad de apoyos ha obligado a ejecutivos españoles a buscar el apoyo del PNV y la antigua Convergència para sacar adelante los Presupuestos. Esa práctica, criticada por los sectores más centralistas del Estado porque supondría ceder ante el nacionalismo, ha sido una constante en las últimas décadas, e incluso el inflexible José María Aznar, condicionado por su minoría parlamentaria, firmó un acuerdo histórico con el PNV para renovar el Cupo y ampliar la capacidad recaudatoria de la comunidad autónoma en 1997. La intención de Rivera desde que arrancó la legislatura ha sido conformar un bloque constitucionalista con PP y PSOE para aislar al nacionalismo vasco y catalán. Un gobierno de Ciudadanos expondría al PNV a una larga travesía en el desierto, sin capacidad de maniobra para introducir su agenda. Los jeltzales reivindican su capacidad de resistencia y adaptación, y ayer aseguraron que sabrían amoldarse a una mayoría naranja en Madrid, aunque es un escenario que causa preocupación en Sabin Etxea.

Rivera lanzó ayer su advertencia en un momento en que las encuestas le sonríen. El CIS lo sitúa ya en la tercera plaza por delante de Unidos Podemos, y un sondeo de El País le concedía, incluso, la victoria. Las elecciones generales están previstas para junio de 2020, pero el triunfo de Ciudadanos en los comicios catalanes de diciembre está provocando que el partido naranja deje en suspenso su acuerdo de investidura con Rajoy y no se descarta un adelanto electoral. El resultado de las elecciones municipales y autonómicas de junio del próximo año puede ser clave.

El presidente de Ciudadanos arremetió ayer contra el PNV en la pugna que ha abierto con el PP para disputarse el liderazgo del centralismo. Según dijo, el PNV le critica porque están “preocupados” y saben que, si Ciudadanos gana las elecciones, “los privilegios y los chanchullos que han hecho con Rajoy” no los van a volver a tener. “Los chicos de Sabino Arana y del cuponazo no nos pueden dar muchas lecciones de igualdad ni de solidaridad. Nosotros defendemos la igualdad de todos los españoles y un modelo de financiación justo para todos, no solo para unos pocos”, dijo. En su cuenta de Twitter, llegó a denunciar el “supremacismo y la insolidaridad” de los políticos nacionalistas.

Las declaraciones de Rivera llegaron después de que el presidente de la Ejecutiva del PNV, Andoni Ortuzar, asegurase en una entrevista en Onda Cero que “el mayor problema que tiene la política española es de color naranja y se llama Ciudadanos”. A continuación, comparó a Rivera con Silvio Berlusconi por su discurso “populista”, y calificó a su partido de “talibán”. Al ser preguntado por si un Gobierno de Ciudadanos sería el peor escenario para el PNV, reivindicó los cien años de presencia jeltzale en el Congreso de los Diputados y su capacidad de adaptación. “Hemos sobrevivido a dos dictaduras, gobiernos con mayorías absolutas, gobiernos con minorías necesitadas...”, citó.

Al PNV, no obstante, le preocupa que el discurso de Rivera genere un clima de opinión contrario a las demandas vascas precisamente cuando se está reclamando el traspaso de las competencias pendientes y un nuevo estatus de autogobierno, y que condicione la política del PP. Al resto de partidos les irrita la parálisis que PP y Cs están provocando en el Congreso. Desde el PSOE, Margarita Robles criticó el bloqueo de las medidas sociales y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, no se acaba de creer el distanciamiento de Cs y PP. “Rivera es la garantía para que Rajoy siga gobernando”, dijo. - D.N.

la comisión

Sombra sobre las cuentas naranjas

Críticos. PP y Ciudadanos escenificaron su mala relación en el Senado, en la comisión promovida por el PP para investigar a los partidos, donde comparecieron exmilitantes de Ciudadanos para hablar de supuestas irregularidades en la financiación del partido naranja. Miembros de una Plataforma de exafiliados aseguraron que conocen varios casos en los que la campaña del partido para las autonómicas y locales de 2015 fue financiada con dinero de los candidatos, que compraban los primeros puestos de la lista. Apuntaron a que en San Sebastián de los Reyes y en Fuenlabrada se pagaron 18.000 y 11.000 euros por estar en lo alto de las listas electorales. El abogado Alberto Ganga señaló como responsables de este ‘modus operandi’ a lo que denominó como “el club de la pipa”, cuatro personas entre las que identificó al líder de Cs Albert Rivera y al secretario general, José Manuel Villegas. También acusó a Anticorrupción de “mirar hacía otro lado”.