Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Nueva ofensiva centralizadora del Estado en educación y en lenguas

Madrid estudia utilizar el 155 contra el modelo catalán de inmersión y lanza otra ‘caza de brujas’ sobre libros de texto en todas las autonomías
Ciudadanos quiere quitar el requisito de euskera, catalán y galego de las OPE

Txus Iribarren/Agencias - Viernes, 16 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El ministro Méndez Vigo, durante un acto.

El ministro Méndez Vigo, durante un acto. (EFE)

Galería Noticia

El ministro Méndez Vigo, durante un acto.

Pamplona- El Estado está armando una nueva ofensiva centralizadora en materia educativa y lingüística por iniciativa del PP y la presión de Ciudadanos con una serie de medidas cruzadas que trascienden el espacio catalán, detonante en parte de este movimiento. El Ministerio de Educación estudia si puede alterar el actual modelo educativo catalán basado en la inmersión (con unos notables resultados académicos y de integración social) aprovechando la situación creada con la aplicación del artículo 155. Al mismo tiempo, la Inspección educativa está preparando un informe sobre los libros de texto de todas las autonomías, especialmente en las materias de Historia y Ciencias Sociales. Finalmente, el PP tendrá en su mano la viabilidad o no de la proposición de ley que anuncia Ciudadanos para prohibir que las lenguas cooficiales (euskera, catalán y galego) puedan ser exigidas como requisito para trabajar en cualquier administración pública, incluidas las autonómicas.

inmersión lingüística

Sistema educativo catalán

Educación estudia si puede intervenir en la prematrícula con el 155

El foco está puesto en Catalunya por la coyuntura actual pero el experimento puede ser exportable. El Ministerio de Educación está comprobando si en aplicación del artículo 155, por el que asume la Consejería de Educación de Catalunya, le corresponde publicar la resolución con las normas para la matriculación de los alumnos catalanes el próximo curso. Lo señaló el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, al ser preguntado cuándo se iban a conocer dichas normas, y después de que el sindicato de profesores AMES (Acción para la Mejora de la Enseñanza Secundaria) haya lanzado en change.org una recogida de firmas para que “el castellano también se pueda elegir como lengua vehicular en la enseñanza” en Cataluña. “Estamos en ello, va a estar dentro de unas semanas” pero “también tenemos que saber si esto es materia que nos corresponda en aplicación del 155”, destacó Marín.

“En cualquier caso somos sensibles con el problema y pronto anunciaremos alguna decisión”, ha asegurado Marín, que ha añadido que “aun quedan semanas para decidir al respecto”. AMES ha enviado la siguiente petición al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y a la Consejería de Educación catalana: “Pedimos que en el modelo de preinscripción se introduzca una casilla de opción lingüística, para que los padres, madres o tutores legales puedan indicar si quieren que su hijo o hija curse sus estudios utilizando también el castellano como lengua vehicular”. Esta posible intervención estatal ha desatado un amplio rechazo en el ámbito educativo, sindical y político catalán con pronunciamientos en contra que engloban a En Comu Podem y CCOO.

historia

Inspección en la autonomías

El MEC rescata un viejo clásico: los informes sobre los libros de texto

En este ambiente españolista favorable, el Ministerio ha desempolvado otra de sus viejas estrategias que es la búsqueda de mapas, definiciones o interpretaciones de la Historia que se escapen de la línea oficial. Aunque el detonante actual es también Catalunya, Navarra bien sabe de esto. En su momento fueron incluso cuerpos policiales los autores, aunque ahora parece que serán funcionarios educativos con el apoyo de la Real Academia de Historia. Según informa Efe, el Ministerio de Educación está preparando un informe sobre el contenido de los libros de texto de Primaria y Secundaria de todas las comunidades autónomas, en el que se analiza especialmente la asignatura de Historia para que su contenido tenga un marchamo de “calidad y verificación” de lo que se dice en ellos. Lo adelantó también el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, al ser preguntado por la marcha del informe anunciado el pasado mayo para que la Alta Inspección del Estado comprobara si algunos libros de texto catalanes “vulneran la normativa vigente”. Dicho anuncio del Ministerio, hace nueve meses, se produjo tras la denuncia del sindicato de profesores AMES sobre “falta de rigor” en algunos contenidos de los libros de texto en Catalunya. Marín dijo que el informe, sobre un muestreo de los libros, “está en marcha y se ha ampliado” porque solo se aplicaba a la Educación Secundaria y también se ha querido llevarla a Primaria.

Al principio el informe iba “a ser pequeño” pero “se ha querido hacer amplio para tener una visión global del sistema educativo y especialmente en materias como las Ciencias Sociales y la Historia”, continuó.

oposiciones

Propuesta de Ciudadanos

El castellano volvería a ser la única lengua oficial administrativa

En esto contexto, Ciudadanos se ha animado a presentar en el Congreso una proposición de ley para que no sea obligatorio conocer las lenguas cooficiales a la hora de acceder a un puesto de trabajo en la administración pública autonómica. El secretario general de la formación de Rivera, José Manuel Villegas, anunció hace días que su grupo registrará una proposición de ley encaminada a que ese conocimiento “sea un mérito” y “no un requisito indispensable”, como ocurre ahora. “No nos parece bien que el idioma sea una barrera” para acceder a un empleo en la administración pública, dijo Villegas, que explicó que la proposición de ley de su grupo conlleva la modifica la ley del Estatuto Básico del Empleado Público para evitar que una legislación autonómica pueda imponer la lengua de ese territorio “de manera genérica”, dijeron. Los argumentos son parecidos a los utilizados en Navarra en contra del decreto del euskera.