Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El soldado apresurado

EL SUPREMO CONFIRMA UNA SANCIÓN A UN CABO DE AIZOÁIN DEL REGIMIENTO AMÉRICA 66 POR SALIR DE TRABAJAR | ANTES DE HORA

Un reportaje de Enrique Conde. Fotografía Iban Aguinaga - Viernes, 16 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Regimiento de Cazadores de Montaña América 66, en Aizoáin.

Regimiento de Cazadores de Montaña América 66, en Aizoáin.

Galería Noticia

Regimiento de Cazadores de Montaña América 66, en Aizoáin.

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo ha confirmado una sanción de tres días de arresto a un cabo primero del Ejército de Tierra del acuartelamiento de Aizoáin que fue expedientado con una falta leve después de que se detectara que abandonó su trabajo durante al menos en siete ocasiones, entre enero y febrero de 2015, un cuarto de hora antes de que finalizara su jornada laboral. Al militar profesional le fue incoado un expediente disciplinario por parte del teniente jefe de su unidad, el regimiento de cazadores de montaña América 66, confirmada posteriormente por el teniente coronel jefe y el coronel jefe de la misma. El soldado interpuso un recurso ante la sentencia que le condenaba en el tribunal militar de Barcelona pero el Supremo le ha vuelto a quitar la razón.

Según se decía en la sentencia de origen, dictada el 30 de noviembre de 2016, el cabo, que disfrutaba de flexibilidad horaria, en el sentido de incorporación a la unidad una hora más tarde que el resto del personal de la unidad, siendo, en consecuencia, el toque de marcha una hora más tarde y teniendo ordenado su fin de actividad a las 16.00 horas. Así las cosas, durante los meses de enero y febrero de 2015, dicho cabo abandonó el acuartelamiento al menos en siete ocasiones antes de su hora, en concreto entre 8 y 20 minutos antes de las 16.00 horas. Tales datos fueron extraídos del control de accesos del acuartelamiento de Aizoáin y difieren del horario que tiene ordenado por el coronel jefe de su regimiento.

El soldado recurrió alegando que estaba autorizado para flexibilizar su jornada y, por otra parte, por considerar que la prueba de cargo se ha obtenido de manera fraudulenta. Pero el Supremo responde que el motivo no puede prosperar y argumenta que la cuestión sobre la flexibilidad horaria del recurrente queda acreditada y “en modo alguno resulta probado que dicha flexibilidad le permitiera salir antes de las 16.00 horas”. Además, sobre la manera de obtener la prueba, el Alto Tribunal asegura que “en el propio recurso se dice que no se ha acreditado el modo en el que se obtuvieron las pruebas”. Por ello, explica que “se trata de dos afirmaciones incompatible, pues que no se acreditaran cómo se obtuvo la prueba no significa que por fuerza se obtuviera de forma fraudulenta. Lo cierto es que los datos de las horas en que el recurrente abandonaba el acuartelamiento, se obtienen del control de accesos del acuartelamiento, por lo que no puede hablarse de obtención fraudulenta ni de que se desconozca el modo en que se obtuvo la prueba.

Últimas Noticias Multimedia