"POSTURA QUE ASUME LA EMPRESA"

KSS cierra sin acuerdo el ERE y despedirá a 71 trabajadores en la fábrica de Orkoien

La dirección de la planta de bombas hidráulicas no muestra el plan industrial

Sábado, 17 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Pancarta en las instalaciones de KSS en contra de las extinciones de contrato.

Pancarta en las instalaciones de KSS en contra de las extinciones de contrato. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Pancarta en las instalaciones de KSS en contra de las extinciones de contrato.

PAMPLONA- KSS sorprendió ayer al comité con su determinación de cerrar el expediente de regulación de empleo con las 71 bajas voluntarias, informaron fuentes sindicales. Un día antes, el jueves, ambas partes consensuaron ampliar el periodo de negociación del ERE hasta el viernes 23. Sin embargo, en la reunión de ayer “la dirección trasladó la decisión de Japón de realizar el ajuste del excedente únicamente con el personal apuntado de manera voluntaria”, explicó la parte social en un comunicado emitido tras este encuentro.

El comité, compuesto por dos delegados de UGT, dos de CCOO, dos de CCP, dos de LAB y uno de ELA, anunció a la plantilla que no firmará ningún acuerdo sobre el expediente, “una postura que asume la empresa”, contó a la plantilla. La parte social muestra su temor por la situación en la que se queda la planta de Orkoien, ya que no se ha presentado el plan industrial al que se había comprometido KSS para el miércoles 14 de febrero y tampoco aclara el futuro de los 155 empleados que se van a quedar en la factoría. “Mala situación se genera para los que continuamos, ya que según el ERE, esta empresa requiere de inversiones y de nuevo producto del que no ha informado en este proceso, además de no recoger nada en cuanto a garantías y condiciones para la plantilla”, manifestó el comité de empresa en el comunicado.

indemnizacionesEl mes pasado KSS presentó un ERE que afectaba a 101 trabajadores, de los que 75 se referían a mano de obra directa y 26 de indirecta. Este excedente suponía el 44,6% de la plantilla que asciende a unos 226 empleados. Las pasadas semanas se abrió un plazo de salidas incentivadas para que se apuntaran las personas que así quisieran, con una indemnización semejante al despido improcedente de la reforma, y con más de 6.000 euros por reposición de prestaciones a quien haya estado regulado 94 días o más desde la firma del convenio, entre otras condiciones.

Concluido el periodo de bajas voluntarias, 75 empleados (56 de mano de obra directa y 19 de indirecta) se inscribieron. Sin embargo, la empresa no aceptó las bajas de cuatro personas trabajadoras de mano de obra indirecta;por ese motivo, finalmente el número de asalariados apuntado se fijó en 71. Entre el lunes y el miércoles de esta semana, la dirección amplió el plazo de salidas voluntarias, ya que insistía en que el número de despidos tenía que llegar a los 88 (trece menos que los iniciales calculados en el ERE). De esta forma, debían apuntarse diez indirectos y siete de taller para no aplicar despidos forzosos. Sin embargo en esos tres días no hubo ninguna baja más. En este mes, el comité también ha planteado la negociación de un plan de jubilaciones para los mayores de 55 años, que no ha prosperado “por ser costoso”.

futuro inciertoFinalmente KSS zanjó “de manera unilateral”, como así definió la parte social en su nota, este periodo de consultas en el plazo de un mes con 71 despidos, 30 menos de los propuestos inicialmente en el expediente. “La empresa solo ha aceptado las salidas no forzosas propuestas por el comité, pero el resto de nuestros planteamientos no se han estimado”, detalló la parte social.

El plan industrial que tanto ha exigido el comité, primero en junio del año pasado y ahora durante el periodo de consultas, no ha llegado. Solamente la multinacional adelantó a la parte social y a la plantilla que se asignaría un nuevo producto a la fábrica de Orkoien en 2019 que daría empleo a unas 70 personas. De esta forma, si tras la aplicación de este expediente, en la factoría se mantienen 155 trabajadores, estaría en el aire en ese hipotético escenario qué ocurriría con los 85 trabajadores restantes si la producción de la bomba hidráulica tiende a suprimirse.

Los sindicatos temen por el cierre de la factoría de Orkoien, y así se lo han manifestado a KSS en varias ocasiones durante este mes. El lunes mantendrán la última reunión con la dirección, habrá asambleas y quién sabe si movilizaciones. - S.Z.E.

etiquetas: ere, despidos, kss, orkoien, fabrica

Últimas Noticias Multimedia