Goya a Mejor Dirección

Mikel Serrano anima a apoyar la producción cinematográfica

El Consistorio de Pamplona homenajeó al navarro, Goya a la Mejor Dirección Artística con ‘Handia’

Ana Jiménez Unai Beroiz - Sábado, 17 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Mikel Serrano, con el Goya obtenido por su trabajo en ’Handia’, junto a la concejala Maider Beloki y el alcalde Joseba Asiron.

Mikel Serrano, con el Goya obtenido por su trabajo en ’Handia’, junto a la concejala Maider Beloki y el alcalde Joseba Asiron. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Mikel Serrano, con el Goya obtenido por su trabajo en ’Handia’, junto a la concejala Maider Beloki y el alcalde Joseba Asiron.

“Cuidar la producción en Navarra es asegurar la presencia de artistas navarros en el cine ”

Pamplona- El navarro Mikel Serrano, recientemente premiado con el Goya a Mejor Dirección artística por Handia, recordó ayer a las instituciones “lo importante que es cuidar la producción cinematográfica en Navarra”, por su valor cultural, promover la imagen de la comunidad y ser una oportunidad para los jóvenes que quieran iniciarse en el mundo del cine. Así lo reivindicó en su discurso el cineasta, con motivo de la recepción que el Ayuntamiento de Pamplona le ofreció, acompañado por el alcalde Joseba Asiron y varios miembros de la Corporación municipal.

El alcalde felicitó a Serrano, a quien impartió clases en 1991 según desveló, y celebró que “no todos los días nuestra ciudad recibe una alegría como esta”. Por ello, con el galardón obtenido, “todos los pamploneses y pamplonesas recibimos un poco de tu éxito”. El Consistorio, en manos del alcalde, le hizo entrega al cineasta de una reproducción de la fachada del Ayuntamiento. Serrano, por su parte, les obsequió con una copia de Handia, y un cartel de la película.

Acompañado por varios familiares y junto al cabezón recibido hace tan solo unas semanas, Serrano agradeció el homenaje del Ayuntamiento y las felicitaciones recibidas. Esto, comentó, le ha hecho reafirmarse “en la calidad de la importancia del trabajo que hemos realizado al conseguir que una película rodada en euskera haya atraído todas las miradas y haya llegado a tantas personas”.

En ese sentido, el cineasta recordó a las instituciones “lo importante que es cuidar la producción cinematográfica en Navarra, no solo porque supone promover la cultura y la imagen de la comunidad, sino porque también es una oportunidad indispensable para que aquellos que tengan inquietud hacia los oficios del cine, tengan contacto con este medio”. “Así pude empezar yo”, recordó, para concluir que “esta es la mejor forma de asegurar la presencia de técnicos y artistas navarros en el cine de hoy en día”.

En declaraciones posteriores, el cineasta apuntó que “han cambiado las circunstancias” desde que hace 20 años dejase Navarra para trabajar fuera de la comunidad, y opinó que “siempre faltarán iniciativas para apoyar la producción audiovisual”, ya que el cine requiere muchos medios y ayudas. Serrano valoró positivamente el actual apoyo a la producción cinematográfica en Navarra, gracias al cual él mismo ha trabajado en Iruña de nuevo, y aseveró que “el camino está abierto y la dirección es la correcta”.

En ese sentido, Joseba Asiron destacó en su discurso que desde el Ayuntamiento entienden que “es necesario seguir apoyando una industria tan difícil, tan competitiva y tan valiosa como la cinematográfica”, porque “la cultura ayuda a reforzar la identidad, la cohesión social, mejora la calidad de vida de la ciudadanía, genera empleo y contribuye a crear una marca de ciudad”. El alcalde destacó iniciativas como el festival Otras Luces o la apertura de una sala de cine en el Palacio Condestable y apuntó que en colaboración con la Navarra Film Commission, están elaborando “un protocolo para llevar rodajes en Pamplona y la manera de gestionarlos”.

“todavía aterrizando”El diseño de Mikel Serrano en Handia ha sido su segundo trabajo con los directores Jon Garaño y Aitor Arregi, tras Loreak (2014) y el cineasta aseguró que tenían “ilusión puesta en la película, porque hubo mucho trabajo”, y aunque sabían que “el resultado era bueno”, tras ver su estreno en el festival de San Sebastián, “no esperábamos que cogiera ese ritmo tanto en nominaciones, que fueron 13, como en los propios premios, que fueron 10”.

Aunque confesó que todavía estaba “sin aterrizar”, Mikel Serrano celebró que los premios son “una nueva oportunidad para volver a tener la película en las salas”. Porque al final, concluyó “lo importante es que la película se vea”.

Últimas Noticias Multimedia