Vanesa Martín cantante y compositora

“Si hubiera más amor, el mundo sería diferente”

La cantante malagueña aterriza hoy sobre el escenario del Auditorio Baluarte con el cartel de ‘todo vendido’ colgado desde hace tiempo

Ana Jiménez - Sábado, 17 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Vanesa Martín, en una imagen promocional.

Vanesa Martín, en una imagen promocional. (D.N.)

Galería Noticia

Vanesa Martín, en una imagen promocional.

Pamplona- La sala principal de Baluarte acoge hoy, a las 21.00 horas, la actuación de la malagueña Vanesa Martín, que llega a la capital navarra con el cartel de todo vendido colgado desde hace tiempo. Sobre las tablas presentará su último compacto, Munay, donde se sumerge en la búsqueda de nuevos sonidos y nuevas experiencias que sumar a su propio estilo, desde unas canciones que respiran amor, en el más amplio de los sentidos, y donde quiso primar la contundencia y desnudez. La de hoy será la última parada de su gira en España.

Munay, palabra de origen indio, significa amor del creador por la creación, y amor a la naturaleza, a uno mismo y al prójimo. ¿Por qué se ha acercado a Vanesa Martín hacia estas claves en su último trabajo?

-Resume una filosofía de vida que llevo defendiendo desde que tengo uso de razón. Cuando me descubrieron Munay supe que había encontrado el nombre del disco.

Tras el éxito de Crónica de un baile (2014), usted encaró la producción de su último trabajo desde la búsqueda de un cambio. ¿Qué le empujó a esta necesidad de cambiar y qué quiso encontrar?

-La necesidad de evolucionar es una constante, en ese momento quería encontrar los sonidos que acompañaran las canciones que había compuesto y que en conjunto describieran lo que tenía que decir en aquel momento, contundencia y desnudez.

En ese sentido, ¿qué aportó Eric Rosse a la producción del disco, que se desarrolló durante cinco semanas en Los Ángeles?

-Desde el minuto uno entramos en clima, tuvimos esa complicidad necesaria y me sentí muy cómoda con él y su equipo. Supo traducir lo que le iba contando con las canciones, a veces se las contaba a través de sensaciones que quería experimentar, sabíamos perfectamente que ibamos en la misma dirección. Es un tipo con mucha sensibilidad y un productor maravilloso.

Aunque los arreglos los trabajó en España junto a su equipo, en la grabación contó con músicos locales que han tocado con artistas de la talla de Bruce Sprinsteen, los Red Hot, Bryan Adams... ¿Cómo fue trabajar con un equipo tan experimentado?

-Trabajamos en Los Ángeles porque Eric estaba allí en ese momento y contamos con su equipo, equipazo. Son músicos que han colaborado con artistas de la talla que nombras, que aportaron un sonido muy particular, una forma de entender la música y un respeto increíble por mis composiciones. Al mismo nivel de su profesionalidad, que es inmensa, está la humildad con la que cada día se sentaban ante los temas. Mi experiencia personal fue muy muy gratificante.

En aquella grabación se interesó por “un sonido limpio, crudo y directo, nada cargado pero contundente”, ¿ha buscado escapar de artificios, bajo la filosofía de “menos es más”?

-En ese momento si buscába un menos es más que definiera lo que de verdad quería expresar. Es un poco más difícil, pero era mi necesidad.

¿El amor no se explica -título de su single-, pero es ya una de sus buenas y grandes fuentes de inspiración para componer canciones?

-El amor está detrás de todo, es un sentimiento universal, al que todos le cantamos y le decimos, no sólo hablo de amor de pareja, obviamente, es todo mas abierto, le canto a todas sus expresiones, hablo de amor a uno mismo, al crecimiento, a no conformarnos, amor a lo que te rodea, tus amigos, tu familia... Si hubiera más amor, el mundo sería diferente. Justo esa canción habla de “no pedir perdón por querer rebelarse”.

Si su cuarto trabajo, Crónica de un baile, fue aquel que le asentó y confirmó, según ha señalado. Desde ahí, ¿qué ha supuestoMunay?

-Cada disco me preguntan lo mismo, quizás porque esto ha sido una evolución. Con Munay han llegado los mayores reconocimientos, los mayores recintos, poder hacer técnicamente el concierto que quería hacer, elegir, y además ya de cara a los medios, el premio como mejor artista de LOS40, y el doble platino en ventas... No puedo estar más agradecida a los que han hecho posible todo esto, al público, a los que vienen con su entradita a cada concierto, Gracias a ellos esta noria sigue girando!!

Llega al Auditorio Baluarte con el cartel de “todo vendido” colgado desde hace días... ¿Cómo ha configurado el concierto y qué se va a encontrar el público navarro?

-Es un concierto muy especial en todos los sentidos, además es el último de la gira en España... a esto se le suma que hace meses que están agotadas las entradas y vamos con unas ganas de darlo todo que no os podéis imaginar, con cierta melancolía también.

¿Qué formato presentará: habrá lugar para momentos en acústico, con banda...?

-Sí, vamos con la banda y en algunos momentos nos quedaremos más desnuditos.

Con este trabajo ha llenado escenarios como el WiZink Center de Madrid, ha grabado un disco en directo en su Málaga natal y también ha realizado la gira más importante de su carrera, con conciertos tanto en España como en Sudamérica... ¿qué retos se plantea para el siguiente compacto?

-Seguir disfrutando como lo hago, sintiendo como siento y entregarme como lo hago a la música, mi lenguaje de vida.

Tras la actuación en Pamplona, cruzará el charco para una doble cita en Buenos Aires y finaliza la gira en Lisboa, en marzo. ¿Está pensando ya en trabajar nuevas canciones, o habrá un pequeño parón para descansar y ver la situación con perspectiva?

-¡Estoy en ello! Descansaré lo que pueda, viviré, disfrutaré de mi tiempo libre y los míos, compondré y haré recuento de lo que he compuesto durante la gira.

Últimas Noticias Multimedia