La semana

Nos estamos durmiendo otra vez

por F. Pérez-nievas - Sábado, 17 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

Se h a dado de sí la sisa y ahora nos da igual cómo nos quede el jersey. Estamos en una situación que es como cuando se rompe la goma que sujeta los calcetines, no hay forma de traerlos a mandamiento y por más reparaciones que hagas no habrá manera de recuperarlos. Se acabarán resbalando por el talón y metiendo dentro del zapato sin remedio. Una vez que han pasado las apreturas de los movimientos sociales, la vigilancia de la sociedad sobre sus políticos y su gestión es como cuando terminas una dieta y al día siguiente dices “hoy como un donuts para celebrarlo y ya”, pero es el principio del fin, el empezose del acabose. Es seguro que dentro de un par de meses será necesario volver a la dieta, la manga ha perdido ya la sisa y el calcetín la goma. Eso es un poco lo que está pasando otra vez con la política. El diario ABC publicó el otro día un listado con los políticos que más pellas han hecho a lo largo de la legislatura y, mira tú por donde, uno de los cinco que más ha faltado a su “deber” de ir al Congreso (detrás de dos diputados de Bildu, un canario y otro de ERC), es el regionalista, Íñigo Alli que comparte puesto con Alberto Garzón, de IU. Es cierto que ha pedido perdón y que ha asegurado que va a devolver el dinero, pero a lo que iba es que nos hemos relajado de nuevo en examinar a nuestros representantes. Aquella presión de 2011 ha quedado muy mitigada y hoy, sus ausencias, pasarán sin pena ni gloria y no habrá un movimiento social que critique a todos estos representantes del pueblo que se permiten el lujo de ausentarse de su trabajo, seguir cobrando y, en el caso de Alli, aprovechar para acudir a un instituto de élite a hacer un máster. ¿Se hacen a la idea cuánta gente no puede ampliar su formación por no poder ausentarse de su trabajo ni reducir su jornada? Aunque solo fuera por eso está bien que pida perdón. Creo que no se dan cuenta de hasta qué punto son una clase privilegiada y no solo por el sueldo. Dice el artículo 15 del Congreso que “los diputados tendrán el deber de asistir a las sesiones del Pleno y de las Comisiones de que formen parte”. Si, “el deber”. Pues el nuestro es seguir con lupa la actividad de los diputados, concejales y parlamentarios. ¡Qué nos estamos durmiendo de nuevo y nos parece normal que nos gobierne un partido que está acusado de financiarse con dinero de mordidas y de destruir pruebas!