JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO

Javier Fernández se queda de bronce

patinaje artístico | el madrileño termina tercero ante el dominio de los dos patinadores japoneses

Adrian R. Huber Tatyana Zenkovich - Domingo, 18 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Javier Fernández, durante un momento de su actuación en el programa largo.

Javier Fernández, durante un momento de su actuación en el programa largo. (TATYANA ZENKOVICH)

Galería Noticia

Javier Fernández, durante un momento de su actuación en el programa largo.

Gangneung (Corea del Sur)- Javier Fernández, doble campeón mundial y séxtuple de Europa, le puso el broche de oro a su brillante carrera deportiva con el bronce olímpico de patinaje artístico de los Juegos de PyeongChang, en una prueba disputada en Gangneung en la que el japonés Yuzuru Hanyu revalidó el título olímpico.

SuperJavi, de 26 años, llegaba a Corea del Sur en espera de que el destino le devolviese lo que le había quitado, hace cuatro, en Sochi (Rusia). Donde un mínimo error de cálculo lo dejó fuera de un podio que encabezó Hanyu, de 23, que ayer se convirtió en el primero en revalidar el titulo desde hace 66 años, cuando lo hiciera en los Juegos de Oslo’52 el estadounidense Dick Button.

El patinador español afrontó el programa largo desde la segunda plaza, a cuatro puntos de los 111.68 con los que dio el primer golpe Hanyu, con el que comparte pista de entrenamientos, en Toronto (Canadá);y técnicos.

El duelo entrambos parecía servido, pero al final, otro nipón, Shoma Uno, el último en entrar al hielo, le arrebató la plata al campeón madrileño, con el tercer parcial del programa libre (202.73). Algo que no evitó que el sueño se hiciera realidad y que al final el español se sacara la espina de Sochi.

Con programas coreografiados por David Wilson, después de patinar el viernes al son de los Tiempos Modernos de Chaplin en el ejercicio corto;ayer -de nuevo ante la atenta mirada de sus padres, Antonio y Enri;de su hermana, Laura;y de su novia, Marina-, el siempre afable campeón madrileño lanzó su guiño a la cultura española a través de Don Quijote;y, al igual que lo hizo durante el resto de la temporada, basó su programa largo en la versión inglesa de El hombre de la Mancha, el musical de Broadway.

Comenzó con el cuádruple toe-loop, seguido por las combinaciones cuádruple Salchow/triple toe-loopy triple Axel/doble toe-loop.Y una secuencia coreográfica precedió a la pirueta sentada con cambio de pie, antes de afrontar sus siguientes cinco elementos, todos ellos saltos: cuádruple Salchow, triple loop, triple Axel, la combinación triple flip/medio bucle/triple Salchow y un triple Lutz. Logró la cuarta puntuación del día (197.66) para amarrar el bronce con 305.24 puntos

Un pequeño fallo, al no completar el cuádruple Salchow y dejarlo en un doble, fue lo que le privaría de la plata. Que se acabó colgando al pecho, con un impecable programa al son del Nessum Dorma -de la ópera Turandot, de Puccini-, Shoma Uno, que con 20 años completó el doblete nipón, a 10.95 puntos de los 317.85 con los que Hanyu tocó el cielo en el Ice Arena de Gangneung.

el protagonista

“No creo que vuelva a unos juegos”

Javier Fernández, contento. Javier Fernández aseguró que era “importante” conseguir una presea porque tal vez esta sea su última cita olímpica, y ha reconocido que con ella se quita “la espina” clavada por el cuarto puesto en Sochi. “Son cosas que tenemos que hablar y, sobre todo, analizar, pero no creo que vuelva a ir a unos Juegos Olímpicos porque ya tendría 30 años, y con esa edad en patinaje sería el abuelo. No creo que vaya a los próximos Juegos, que son en China, por eso era también tan importante conseguir una medalla aquí, en estos Juegos”, señaló. “La verdad es que estoy súper satisfecho, ya no sólo por la medalla, sino por el trabajo que hemos hecho”.