Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Navarra encabeza la salida de la crisis en el Estado

La Comunidad Foral crece más y mejor que el resto de territorios
En contra del mensaje de la oposición, los indicadores muestran una recuperación del empleo y de las prestaciones sociales superior a la media

Ibai Fernandez Oskar Montero - Domingo, 18 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Manifestación convocada por el colectivo Mayores frente a la crisis por unas pensiones dignas. El Estado las ha actualizado para este año un 0,25%, mientras que en Navarra el complemento a las más bajas ha subido un 1,8%.

Manifestación convocada por el colectivo Mayores frente a la crisis por unas pensiones dignas. El Estado las ha actualizado para este año un 0,25%, mientras que en Navarra el complemento a las más bajas ha subido un 1,8%. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

Manifestación convocada por el colectivo Mayores frente a la crisis por unas pensiones dignas. El Estado las ha actualizado para este año un 0,25%, mientras que en Navarra el complemento a las más bajas ha subido un 1,8%.

Pamplona- Navarra encabeza en el Estado la salida de la crisis. Así lo apuntan los principales indicadores económicos y sociales, que reflejan a la Comunidad Foral como un territorio puntero tanto en evolución económica como en recuperación del empleo y mejora de las prestaciones sociales. Y aunque no dejan de ser datos macro a los que todavía queda recorrido para recuperar niveles previos a la crisis, principalmente en lo que se refiere a empleo, precariedad y reversión de algunos recortes, sí muestran una tendencia positiva que invita al optimismo.

Los datos oficiales muestran una línea ascendente durante los últimos dos-tres años y que si bien no son atribuibles directamente a la gestión propia del Gobierno, al menos no en su totalidad, sí desmontan el mensaje de la oposición, que al principio de la legislatura auguraba un retroceso económico por las medidas aprobadas por el Ejecutivo foral, fundamentalmente en el ámbito tributario, y que ahora admite una mejora sostenida en el tiempo, pero que atribuye a los “vientos de cola” de la economía española.

“La gestión del Gobierno no es la responsable de la recuperación económica, sino que su gestión está poniendo palos en la recuperación, en la que Navarra siempre estaba a la cabeza y ahora no lo está”, argumentaba esta semana Juan Luis Sánchez de Muniáin, portavoz de UPN en Economía y exconsejero en el Gobierno de Barcina. Una tesis en la que insisten también la presidenta del PP, Ana Beltrán, y algunos agentes económicos vinculados a la derecha, que han modulado -aunque no siempre- su discurso catastrofista inicial para concluir que Navarra está bien, pero que podría estar mejor con otro Gobierno.

Todo evidentemente es opinable, y es imposible saber cómo estaría hoy Navarra con otro Gobierno y otras políticas económicas y sociales. Sin embargo, hay datos objetivos que prueban que la situación de Navarra es notablemente mejor que la del Estado y que la de los territorios gobernados por quienes hoy están en la oposición en Navarra. No solo porque la Comunidad Foral sigue encabezando aquellos parámetros en los que partía de una situación mejor, sino porque su evolución, tanto en el ámbito social como en el económico, está siendo mucho más clara y positiva.

Análisis de los datos Navarra se sitúa así en los vagones de cabeza de prácticamente todos los indicadores, en los que en algunos casos ejerce además como locomotora. Lo hace en crecimiento económico, un 3,2% del PIB, frente al 3,1% de la media estatal, mejorando ligeramente las previsiones de inicio de año con un crecimiento de la actividad económica que no se registraba desde antes de la crisis. Algo que ha repercutido en el empleo con la creación de más de 7.000 puestos de trabajo, y rebajando la tasa de paro EPA debajo del 10% (9,63% en el último trimestre de 2017), ampliando a siete puntos porcentuales su distancia con la media española, que es encuentra en el 16,55%.

En este último año también se ha reducido el paro de larga duración y la temporalidad, en ambos casos rebajando los índices en mayor proporción que la media estatal, donde el turismo y el sector servicios han seguido ejerciendo como motores principales del empleo, mientras que en Navarra lo han sido la industria, la sanidad y la educación. La comparativa también deja a Navarra mejor que la media en cuanto a creación de empresas en 2017 (0,8% frente al -6,6% estatal) y a la evolución de la economía social y cooperativa (15,8%/1,5%). También la actividad comercial mejoró en Navarra (1,8%) más que en el Estado (1,5%), así como la inversión pública en I-D+i.

Algo que se ha traducido en la recaudación, un 13,3% superior a la del año anterior gracias al acuerdo sobre el Convenio, la mejora económica y la reforma fiscal de 2015, lo que ha permitido un aumento de la inversión presupuestaria este 2018 del 4%, que puede ser superior si el Ministerio flexibiliza los límites que fija la regla de gasto. Los ingresos en España, en cambio, crecieron la mitad (6,6%), y apenas habrá aumento del techo de gasto (un 1,3% más) en un presupuesto que, además, se mantiene prorrogado, y que impide aplicar algunas de las medidas que el Gobierno foral tiene en cartera, como el aumento del 1,5% en las retribuciones de los empleados públicos.

Políticas socialesEsa mejoría económica también está teniendo su reflejo en las políticas sociales, que poco a poco empiezan a recuperar niveles previos a la crisis, mejorando incluso en aspectos como la atención a la exclusión, donde se han multiplicado recursos económicos que antes no eran necesarios, y que sitúan a Navarra pionera en muchos ámbitos, como la vivienda en alquiler o la atención a la dependencia. En este último apartado, Navarra fue 2017 la comunidad en la que más se incrementaron el número de beneficiarios, un 25,9%.

Datos que son consecuencia de un incremento notable del presupuesto en los servicios sociales, que tras los recortes del periodo 2011-2013 (-23%), ha tenido un incremento del 42% entre 2015 y 2018, lo que supone 102 millones más. Y que se ha traducido también en una mejora de las notas del Informe DEC que emite la asociación estatal de directores y gerentes de servicios sociales. Un documento que evalúa aspectos como la atención a la dependencia, la inclusión social y la atención a la infancia en cuanto a la cobertura de los servicios, decisión política y relevancia económica. El informe de 2017 puntúa a Navarra con una nota de 7,40 (fue del 6,95 en 2015), frente al 5,08 de la media estatal.

O, por citar otros ejemplos más cercanos a la realidad diaria de los ciudadanos, el tiempo de espera para una operación se redujo el pasado año aquí un 30%, frente al 9,5% de media, y el número de pacientes que aguardan una intervención, un 17,2% frente al 1,6%. Algo similar ocurre con las pensiones, que si bien no son ámbitos de gestión equivalentes para el Gobierno foral y el central, sí muestran una prioridad presupuestaria diferente. Porque si Navarra ha subido un 1,8% el complemento a las pensiones mínimas, en el Estado la totalidad de las pensiones apenas han crecido un 0,25%, muy por debajo del IPC (1,1%) por lo que, a diferencia de Navarra, las pensiones más bajas perderán poder adquisitivo.

Números que evidentemente ofrecen un amplio margen de mejora, como hace constatar la propia oposición, que no duda en reclamar mayores inversiones al tiempo que reclama una rebaja tributaria. Y como reivindican también sindicatos y colectivos afectados en ámbitos donde quizá no se logre alcanzar los objetivos generalmente ambiciosos marcados al principio de la legislatura. Pero que muestran un avance social innegable que, en cambio, sí ha superado ya algunos de los hitos fijados para todo el mandato. De alguna forma, y aunque sea poco a poco, el final del largo túnel de la crisis cada vez se ve con más claridad en Navarra.

etiquetas: navarra, crisis, estado