Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
patxi martínez 51 años, empleado industrial de baja (linfoma)

“Me mandaron de vuelta a trabajar y estoy de baja esperando una sentencia”

Domingo, 18 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Leonisa, María y Patxi conversando en un parque de Azpilagaña.

Leonisa, María y Patxi conversando en un parque de Azpilagaña.

Galería Noticia

Leonisa, María y Patxi conversando en un parque de Azpilagaña.

Pamplona- La historia de Patxi Martínez Gurrea, un tafallés de 51 años, arranca varios años atrás, pero sigue coleando. Y mucho. Patxi, casado y con dos hijas, se encontraba trabajando en su fábrica de siempre (una fundición que produce también materiales aislantes) cuando un día comenzó a quedarse ronco. Lo atribuyó al polvo del lugar de trabajo (lana de roca) y siguió su vida tras consultar con el médico. Como aquella dolencia continuaba y estaba casi sin voz le remitieron al especialista y el escáner fue contundente: un linfoma de gran volumen ya le estaba aprisionando la cuerdas vocales. “Eso fue en 2014 y se te hunde el mundo. Te ves muerto y empiezas un auténtico calvario. Me pusieron un portacat (aparato para suministrar quimio) y me pegaba una semana ingresado en el Hospital y enchufado a la máquina donde me metían una bolsa tras otra. De ahí, los 21 días de recuperación y luego otra vez. Volvía a casa doblado aunque gracias a mi familia y amigos pude salir adelante”, recuerda. De ese trance le quedó un cuadro de ansiedad y una baja que desembocó en una incapacidad. “Me quedaban 1.000 gracias a que el sueldo en la empresa -que me trató muy bien- era alto debido a las duras condiciones laborales del puesto, pero resulta que a los 18 meses me hicieron pasar una revisión en el Instituto de la Seguridad Social y para mi sorpresa me dieron apto. “Nada más entrar por la puerta ya me dijeron: te veo bien no? Y salí de allá con la orden de volver a trabajar.... ¿Bien? Pues uno intenta ir cuidado y digno. ¿O hay que ir arrastrado y dando pena para que te den una incapacidad después de un cáncer de este tipo?, reflexiona Patxi. Y tras dos años de tener esa pensión tuvo que presentarse en la fábrica. “Allá no daban crédito porque nuestro trabajo es muy delicado, requiere de fuerza, trabajamos con material en polvo... Y trataron de buscarme algún puesto menos exigente pero es una fábrica y hay lo que hay. Yo sufría además de no poder estar a la altura de mis compañeros, de echar una mano, entré en una situación de ansiedad y depresión y por eso el médico me dio una baja. Y aquí estoy ahora en espera de una sentencia”, explica con una mezcla de rabia y esperanza.