Un nuevo impulso LGTBI

Kattalingorri estrena junta y hace balance de sus 17 años de historia, desde el activismo social a la colaboración institucional con el servicio municipal Harrotu y Kattalingune, apoyado por el Gobierno

Un reportaje de Mikel Bernués. Fotografía Iban Aguinaga - Domingo, 18 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Alicia, Goreti, Xabi y Raúl, en la calle San Gregorio de Pamplona junto al local de Harrotu.

Alicia, Goreti, Xabi y Raúl, en la calle San Gregorio de Pamplona junto al local de Harrotu. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

Alicia, Goreti, Xabi y Raúl, en la calle San Gregorio de Pamplona junto al local de Harrotu.

siempre han luchado por los derechos del colectivo y contra la discriminación por motivos de orientación e identidad sexual. La pelea continúa, pero en 17 años de vida han sacado a la luz mitos y prejuicios que ha posibilitado otra mirada. Kattalingorri nació con el nuevo siglo después de que los grupos EHGAM y Lumatza vieran la necesidad de abrir una oficina de información y atención LGTBI. “Antes era puro activismo, y desde ahí era imposible hacer una atención profesional. Profesional entre comillas, porque siempre era desde el voluntariado y el activismo”, explica Raúl López, secretario saliente de Kattalingorri.

Su local de la calle Aldapa se convirtió “en un lugar de encuentro importante. Había bares que también podían cumplir esa función, pero ese era sin ambages ni pelos en la lengua un espacio LGTBI”, recuerda. Su compañero Xabier Sánchez Goronaeta, coordinador de servicios de Kattalingorri, lo define como “una trinchera, un lugar de resistencia”. “Ha sido una entidad paraguas para otros colectivos. El hecho de abrir el local y estar ahí ha posibilitado que permanezca visible el colectivo LGTBI en Navarra. Esa labor y persistencia ha hecho que ahora estemos aquí”, defiende.

2015, crisis y reactivaciónCon el cansancio de mirar hasta el último céntimo y luchar para pagar las facturas, en 2015 se produce una crisis en Kattalingorri y el local de la calle Aldapa baja la persiana. “Las subvenciones eran muy raquíticas y siempre para acciones muy puntuales. No teníamos la oportunidad de desarrollar un proyecto”, dice Raúl.

Antes de las elecciones se inicia un proceso de interlocución con todas las fuerzas políticas representadas en el Parlamento. “Fue muy positivo. Todos los grupos estaban de acuerdo con lo que proponíamos: un plan en educación y una oficina para atender al colectivo”, añade.

Fruto de esas conversaciones, a finales de 2015 nace en Navarra el servicio de atención LGTBI Kattalingune. El convenio se traduce en 40.000 euros en 2016 y otro tanto en 2017, con una ampliación hasta 90.000 para este ejercicio.

De forma paralela, Kattalingorri barajaba con el Ayuntamiento de Pamplona la idea de contar con un local. “Nuestra grata sorpresa fue que ellos también se planteaban una oficina de atención, información y empoderamiento de ámbito municipal”, expone Raúl. Tras una licitación publica Kattalingorri gestiona desde junio de 2017 este servicio. “La forma de contrato es más estable y consolida el proyecto. El Ayuntamiento tiene unas políticas propias y líneas de actuación LGTBI, incipientes pero claras, y dispone de unos recursos técnicos y humanos con dinámicas que apoyan a este servicio”, dice Xabi.

A Kattalingune y Harrotu les sigue un tercer acontecimiento importante: en junio de 2017 se aprueba la Ley de Igualdad Social LGTBI, “la más participada por parte de los colectivos. Nos reuníamos una vez a la semana e íbamos artículo por artículo como en una asamblea. Ha sido una ley muy participada, vivida y democrática”, agradece Raúl. Y resalta que la norma es la más avanzada del Estado. Al ser la última en aprobarse, mejora los textos de otras comunidades. “Las políticas LGTBI son incipientes aquí y en todas partes. Y en Navarra, una comunidad pequeñita, tenemos la oportunidad de activar servicios que puedan ser modelos para otras poblaciones”, confiesa Xabi.

Después de 17 años de “perseverancia y de esperar este momento, de modo precario hemos trabajado por seguir dando pasos. También hemos tenido nuestro fallos hasta acertar en el modelo que queríamos. Al no tener ayudas ni interlocución, ha sido un trabajo espontáneo de personas que decidimos profesionalizarnos. Y apostamos por un enfoque sexológico. Eso nos ha llevado a establecer un modelo de servicio válido para las cuestiones de atención a la diversidad sexual y de género”, expone de nuevo Xabi.

Con el proyecto de Kattalingune por afianzar, las cifras de Harrotu hablan de una evolución. En sus nueve meses de andadura han dado un salto significativo. “Desde junio a diciembre tenemos casi 1.200 registros, personas que se han puesto en contacto ya sea para venir a por un libro, a por información, a participar en actividades, a la asesoría, etc... Y lo sorprendente es que solo en enero de 2018 ya tenemos 542 registros. Hicimos un plan de presentación que poco a poco va teniendo sus frutos y se va conociendo”, refleja Goreti Etxepare, sexóloga de Harrotu.

mirando al futuroAlicia Bellido, recién estrenada como nueva presidenta de Kattalingorri, tiene claro el camino. “Lo primero y más evidente es afianzar lo que ya está. Que no sea una cuestión solo de 2018, sino con perspectiva de futuro. Que las cosas ahora estén mejor que antes no hace que estén bien, o que no puedan estar mejor. Debemos evitar el conformismo, apuntalar lo conseguido y mirar hacia adelante. Una vez que dejas de sobrevivir, puedes empezar a vivir. Y decir, ‘oye, ¿cómo me gustaría vivir?’”, argumenta.

“Hay que avanzar en esas políticas de atención a la diversidad y de respeto. Y se puede avanzar”, expone por su parte Raúl. La nueva junta no deja pasar la oportunidad de agradecer “a todas las personas y entidades que han formado parte de Kattalingorri en el pasado. En este nuevo impulso nos hemos sentido muy acompañadas”, aseguran.

en corto

Kattalingune. A través de un convenio con el Gobierno, a finales de 2015 surge en la calle Abejeras el servicio público especializado de información y atención LGTBI de Navarra. De ámbito de intervención rural, en 2017 abren sede en Tudela.

Harrotu. En junio de 2017 nace en la calle San Gregorio Harrotu, oficina de atención, información y empoderamiento de ámbito municipal, gestionado por Kattalingorri tras una licitación pública.

Últimas Noticias Multimedia