Muere un español que luchaba con milicias kurdas en Siria

Samuel Prada León, alias ‘Baran Galicia’, no tenía formación militar pero se unió a la lucha armada por “motivos humanitarios”

Lunes, 19 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Retrato de Prada León.

Retrato de Prada León. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Retrato de Prada León.

el cairo- Un joven español de 24 años que luchaba en la principal milicia kurdosiria, las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), murió el 10 de febrero en la ofensiva que desarrolla Turquía en la región kurda de Afrín, situada en el noroeste de Siria.

Según un comunicado oficial, el fallecido, identificado como Samuel Prada León, alias Baran Galicia, perdió la vida cuando luchaba “en primera línea de la histórica resistencia en contra de los ataques fascistas del Ejército turco invasor y las bandas aliadas en el cantón de Afrín”. Junto al español fallecieron, además, otros dos combatientes extranjeros identificados como Olivier François Jean Le Clainche, de nacionalidad francesa, y Sjoerd Heeger, holandés.

Baran Galicia y su compañero galo se unieron a las YPG en julio de 2017 y, según esta organización, “demostraron su compromiso con la lucha y los valores socialistas universales hasta el último momento”. Los dos militantes recibieron, además, adoctrinamiento ideológico basado en la igualdad de género y en la importancia del papel de la mujer en combate.

novato y valiente Otro combatiente español de un grupo de las YPG, Simón, explicó que Baran Galicia, nacido en Ourense en 1993, era un miliciano sin formación militar previa pero dispuesto a luchar en primera línea en cualquier situación y sin atenerse a las consecuencias.

Los dos hombres convivieron durante un mes y lucharon el año pasado contra Estado Islámico (EI) en Al Raqa, considerada como la capital de dicho grupo yihadista en Siria hasta que los kurdos la liberaron, y Deir al Zur (en el noreste de Siria) pese a que Baran Galicia sólo había recibido entrenamiento durante un mes en un campamento de las YPG.

Tras esa misión, el español estuvo en Sinyar (Irak) hasta que regresó a Siria para frenar la ofensiva iniciada el 20 de enero contra Afrín, donde recibió un disparo por parte de las fuerzas turcas que habían atacado el pueblo de Haj Eskandar.

Según Simón, Baran Galicia “no tenía ninguna razón religiosa” para unirse a la milicia, sino que era más “por tema humanitario, ya que sufría mucho por los civiles”. - Efe

Últimas Noticias Multimedia