Parques, escenario de taichí

Laura Garde - Lunes, 19 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Jesús Estarriaga imparte una de sus claes de taichí en el parque del lago de Mendillorri, en otoño.

Jesús Estarriaga imparte una de sus claes de taichí en el parque del lago de Mendillorri, en otoño. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Jesús Estarriaga imparte una de sus claes de taichí en el parque del lago de Mendillorri, en otoño.

Ansoáin – Tras el descanso del invierno (entre febrero y marzo) y con una periodicidad de mes o mes y medio hasta llegar noviembre, los parques de Pamplona se convierten en el entorno perfecto para practicar taichí. El responsable de ello es Jesús Estarriaga. Jugó a fútbol y practicó patinaje, pero hace treinta años conoció las disciplinas chinas y decidió profundizar en las artes marciales, especializándose en taichí y potenciando su vertiente enfocada en la salud: "Las artes marciales tienen dos vertientes, la autodefensa y a la salud. En China, poner el foco en el bienestar implica sacar la disciplina a entornos más naturales, como son los parques, para entrar en contacto con el medio ambiente;mientras que en Occidente, por costumbre, no sale de un interior", aclara el maestro, responsable también de un gimnasio en Ansoáin.

Así, con el objetivo de popularizar la práctica, los parques Uranga (Burlada), Celaya (Ansoáin), Yamaguchi, el paseo del Arga (a su paso por la Magdalena y San Jorge), y la Ciudadela, reúnen en cada cita a alrededor de 80 personas. Gimnasia inteligente. Así es como lo define Jesús. Para él, el taichí se ha convertido en una forma de vida. Explica que, según un estudio estadounidense, es una de las mejores disciplinas para el bienestar. También lo corrobora. "El taichí es una actividad psicofísica. Trabaja tanto los aspectos físicos como los mentales, entrena cuerpo y cabeza", resalta el maestro. Uno de los motivos es que esta especialidad integra la música como motor del ejercicio: "Tiene su parte creativa.

Se trata, lo primero, de memorizar movimientos y coreografías para conseguir llegar a la improvisación". Lo único que hace falta para asistir a las clases del experto es disposición para hacerlo y dejar la vergüenza a un lado: "Pensar en la falta de condición física y de elasticidad nos bloquea. Esto, como todo, se mejora con la práctica", sentencia. Sus lecciones están preparadas para alumnos de todas las edades. Cree que hay una idea generalizada de que el taichí está hecho para personas mayores, y no es así. "No conozco el motivo, pero cada vez hay más falta de coordinación y lateralidad, incluso en niños". De hecho, Jesús anima a conocer esta actividad "completamente diferente" con la que él descubrió un cambio de mentalidad y personalidad. "Yo estaba acostumbrado a deportes lúdicos y físicos. En las artes marciales encontré un ejercicio inteligente y completo", esclareció. Aunque todavía es "raro" que los vecinos y vecinas de Pamplona y la Comarca practiquen taichí, ya hay unos doce centros que imparten clases.

EN BUSCA DE MÁS ASIDUOS

Las modalidades más habituales del taichí son con abanico o con espada. Sin embargo, la que destaca Jesús para practicar en grupo en los parques de Pamplona es con mano vacía. Ahora, a través del boca a boca de los asiduos y la página de Facebook Taichí en los parques de Iruña, espera que los vecinos y vecinos de la Comarca de Pamplona, e incluso de otros pueblos de Navarra, conozcan y se habitúen a estas prácticas desconocidas para muchos.

Más sobre Pamplona

ir a Pamplona »

Últimas Noticias Multimedia