“Dentro de cuatro años seré muy veterano”

patinaje artístico javier fernández sigue sin desvelar su futuro olímpico

Martes, 20 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

madrid- Javier Fernández aseguró sentirse en “un estado de felicidad plena” tras llegar a Madrid después de conquistar una histórica medalla de bronce en los Juegos, un metal que “no es sólo el color sino lo que significa” y que el madrileño “no cambiaría por nada”.

El bicampeón del mundo se mostró “contento” por haber podido reflejar “el trabajo duro” que hicieron para preparar los Juegos y que este haya tenido “recompensa”.

“A los chicos que empiezan les digo que sigan luchando, que sigan trabajando, que nada es imposible y que entre todos podemos hacer que el patinaje siga creciendo”, apuntó a modo de mensaje para los que le ven como un espejo. “Quedan cuatro años, sería bastante veterano en este deporte y ya veremos”, insistió el patinador de 26 años sobre la posibilidad de alargar su carrera y estar en Pekín 2022. “Lo primero es esta temporada, que hay competiciones, está el Mundial, y luego quedan otras temporadas y decidiremos. Ahora mismo por el cuerpo solo tengo nervios. Tengo que hablar con los entrenadores y decidir qué hago”, recalcó.

El hexacampeón de Europa, que tendrá que volver a a Corea del Sur para “hacer la gala de exhibición” y posteriormente retornará a la capital a “pasar otros días”, no cambiaría “por nada” su medalla de bronce. “No es solo el color sino lo que vale y lo que significa el esfuerzo de la familia, los amigos, los entrenadores y el mío. Se ha cumplido un reto, una meta y por eso estamos satisfechos”, subrayó.

“Es lo que estábamos esperando. Teníamos la espina clavada tras Sochi y estoy muy contento de esta medalla. Es importante el color, pero también lo que significa. Salimos con sensación de victoria y con eso nos quedamos”, remarcó Javier Fernández, “contento pero con ganas de que no se quede aquí el patinaje, que haya otros niños que puedan dedicarse al patinaje y que mejoren los resultados”. También tuvo una dedicatoria para su familia. “Mis padres han dado mucho por este deporte, porque llegue lejos, y estoy contento con ellos porque se lo merecen”, remarcó el patinador madrileño, que dejó los estudios y emigró muy joven para seguir su formación fuera. - E.P.