“algo que solo pasa en los sueños”

Presente y futuro del atletismo

balance | dos medallas, buenas marcas y varios atletas a seguir: navarra dejó su sello en valencia

Iñigo Munárriz - Martes, 20 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Maitane Melero, durante la prueba de 3.000 metros en la que se colgó el oro.

Maitane Melero, durante la prueba de 3.000 metros en la que se colgó el oro. (Cedida)

Galería Noticia

Maitane Melero, durante la prueba de 3.000 metros en la que se colgó el oro.

pamplona- “Hemos conseguido algo que solo pasa en los sueños”, resume el veterano entrenador de atletismo Patxi Morentin sobre el Campeonato de España en pista cubierta del pasado fin de semana. El preparador, desde la grada del Palacio Velódromo Luis Puig de Valencia, alentaba a Maitane Melero, su alumna más aventajada.

Maitane, que durante las primeras vueltas marchaba cuarta, recibió la orden de tirar, cambiar el ritmo y colocarse en cabeza. “Teníamos que jugárnosla porque llevábamos la mejor marca”, cuenta Morentin.

Ese riego se tradujo en un oro aderezado con un récord personal, navarro y mejor marca española del año. Una carrera en la que la pamplonesa salía como favorita por tiempos, pero que había que refrendar luego sobre el tartán. Las marcas engañan, como le gusta decir a ella. “Las demás también corren. La segunda y la tercera hicieron mejor marca que la de Maitane al llegar a la competición”, argumenta Morentin, con un razonamiento que pone en valor la complejidad de la presea conseguida.

Morentin, técnico del Ardoi, acudió a Valencia acompañando a tres atletas del club. El más conocido, por currículum, es Javier Nagore, un habitual de las carreras populares navarras. “Javi fue noveno, que es un éxito, pero es un atleta que vale mucho más”, dice. ¿Cuánto más? “En un futuro puede ser podio. Con Javi -que tiene 30 años- puede ocurrir algo parecido a lo de Maitane”, explica sobre un atleta cuyo pico deportivo puede llegar a una edad tardía.

Lajoven del Ardoi Yaiza Sanz -primera vez que participaba en un certamen de este calado- se clasificó para la semifinal de 60 metros gracias a una marca de 7.78 en las series, que era su marca personal. Ayrton Azcue, también del club de Zizur, fue sexto en su serie de semifinales del 1.500, quizás la prueba con más nivel de todo el campeonato.

pamplona atléticoEl Grupompleo Pamplona Atlético lleva años desempeñando un gran trabajo. Labor que en Valencia se plasmó en dos medallas. El oro de Melero y el bronce en salto de altura de Izaskun Turrillas. “De Maitane era previsible una medalla, pero el oro es complicado”, cuenta Manuel Quijera, presidente del club.

Lo de Turrillas se puede tildar de sorpresa, ya que había varias atletas en pocos centímetros. “Izaskun saltó el 1,75 solo con un nulo, por lo que eso te deja con opciones. Además, la retirada de Ruth Beitia deja un puesto vacío en el podio”, comenta Manuel, que explica que esas medallas con las que no se cuentan saben “mucho más ricas”.

El que no estuvo a su mejor nivel fue Javier Colomo, que no logró entrar en la final de 60 metros vallas. “Ha dejado al entrenador suyo de toda la vida. Sus entrenamientos no se parecen a los que hacía antes. Antes vivía con sus padres, ahora no... vamos a darle tiempo”, resume Quijera sobre uno de los atletas navarros con más talento, que actualmente entrena y vive en Vitoria.

En la misma prueba compitió Asier Martínez -“apuntad su nombre”, dice Quijera- que compitió por primera vez con los mayores y dejó una buena marca de 8,09 segundos, cerca del 8,05 de Colomo.

Otro nombre propio con mucho futuro: Miren Bartolomé. La pertiguista llegaba de hacer plata en el sub-23 y su salto de 4,06 en la ciudad del Turia le valió para alcanzar un quinto puesto. “Con esa marca otra vez hubiera estado en las medallas, pero era una competición con mucho nivel”, afirma el presidente. En la misma prueba compitieron Sandra Barrios (3,71) y Laura Izquierdo (3,71), navarra en las filas del Escorpio de Zaragoza.

Alba Fernández, antigua campeona de España de 200 metros, ha vivido un calvario de lesiones en los últimos tiempos, pero el pasado fin de semana avanzó hasta la semifinal, dejando en la serie una más que aceptable marca de 24,49 segundos.

Leyre de la Rúa, con su 55,36 en 400 metros estuvo a punto de hacer final. Iker Lekunberri, que ha cambiado el triple salto por la longitud, marcó un 7,35 en una prueba que contó con un gran nivel de participantes.

Dos medallas, algunos atletas en sus mejores marcas y, sobre todo, un futuro muy esperanzador. Eso es lo que ofreció el atletismo navarro, que bajo el techo del velódromo de Valencia dejó el pabellón muy alto.

Más sobre Otros Deportes

ir a Otros Deportes »