La discriminación indirecta, clave de la brecha salarial de género

Cuestiones secundarias como las horas extra o el menosprecio del trabajo de las mujeres aumentan la desigualdad

Según el INE, la brecha salarial de género en España asciende al 22,9%

Matilde Martínez - Martes, 20 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, en la rueda de prensa.

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, en la rueda de prensa. (Foto: Luca Piergiovanni (Efe))

Galería Noticia

La secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, en la rueda de prensa.

madrid- La visión estereotipada del trabajo realizado por mujeres es la principal causa de la discriminación salarial, que casi nunca es directa y que se encuentra en cuestiones difíciles de detectar como complementos, horas extra o categorías diferentes para puestos de trabajo de igual valor.

Los expertos coinciden en señalar que se trata de un fenómeno global, ya que en mayor o menor medida las mujeres tienen más complicado que los hombres el acceso y la promoción en el mercado laboral.

En España la igualdad salarial es un principio constitucional garantizado por ley y su incumplimiento es sancionable;a pesar esto, sin embargo, existe una brecha del 14,9 % según Eurostat (que mide el salario por hora sin ajustar) y del 22,9 % de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística (INE), que mide el salario anual y tiene en cuenta factores como ocupación, jornada o contrato.

¿Dónde se abre la grieta que separa a hombres y mujeres teniendo en cuenta que es ilegal pagar diferente salario por igual trabajo? La respuesta hay que buscarla en aspectos menos obvios relacionados con los condicionantes de género del mundo laboral. La web sobre igualdad salarial de la Comisión Europea (CE) explica que los trabajos que requieren esfuerzo físico y suelen realizar los hombres están mejor valorados que otros realizados mayoritariamente por mujeres y que se considera que reflejan “características femeninas”.

En este sentido, la web expone que, cuando las mujeres se concentran en ocupaciones predominantemente femeninas como la limpieza, ganan menos que los hombres que tienen capacidades equivalentes en ocupaciones predominantemente masculinas como la recogida de basura.

división sexual“No está superada la división sexual del trabajo”, dice la socióloga experta en género Ángeles Briñón, que se dedica a asesorar a empresas en materia de igualdad. “Las capacidades de las mujeres están minusvaloradas (...) Se sigue viendo su salario como secundario y se tiende a pensar que solo valen para determinados empleos”, añade Briñón, que asegura que es la discriminación estadística (el hecho de poder ser madre más allá de la propia maternidad) lo que penaliza a la mujer en el mercado laboral.

De parecida opinión es el profesor titular de Fundamentos del Análisis Económico en la Universidad Complutense, José Ignacio Conde-Ruiz, quien asegura que los empresarios suelen prejuzgar a las candidatas femeninas porque en la sociedad son las mujeres las que asumen mayoritariamente las cargas familiares.

“Basta que ellos crean que va a ser así para que al final sea así”, afirma el también subdirector de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), que asegura que muchas veces son las propias mujeres las que renuncian a un puesto porque creen que la valoración no va a ser justa.

justicia ciegaA su juicio no es casualidad que se contraten a más mujeres en las orquestas desde que se generalizaron las audiciones ciegas, razón por la que se muestra partidario no solo de medidas como el currículum ciego (en el que no consta el sexo del candidato) sino de imponer políticas graduales y temporales de cuotas en determinados puestos para acelerar la transición a un equilibrio más justo. “Con las cuotas se rompe el techo de cristal, se tira hacia arriba del resto de las mujeres y se rompen estereotipos”, explica Conde-Ruiz, que se queja de la falta de modelos de referencia para las niñas.

Los estereotipos no solo segmentan el mercado laboral, sino también los propios estudios universitarios, ya que expulsan a las mujeres de ámbitos que parecen no estar hechos para ellas como la informática o la ingeniería. “Por eso es tan importante visibilizar a las mujeres en los puestos de responsabilidad”, insiste Ángeles Briñón, que comparte la idea de que las cuotas obligatorias son necesarias, aunque no sea el escenario ideal, porque solo así se va a favorecer el cambio.

reacción urgenteLa Organización Internacional del Trabajo (OIT) sostiene en un informe de 2016 que si no se actúa sobre la situación actual, la brecha salarial de género tardará más de 70 años en cerrarse. Esto hace también necesario atajar la fuerte desigualdad en el reparto de las tareas domésticas y el cuidado de hijos y mayores, ya que, según la CE, aunque los hombres pasan más horas que las mujeres en el trabajo, son ellas las que hacen las jornadas laborales más largas si se suman las horas de trabajo no remuneradas.

En un reciente estudio de Fedea, Conde-Ruiz destaca que casi el 70 % de las horas dedicadas al trabajo doméstico no remunerado en España (incluido el cuidado infantil) las hacen mujeres. Ante esta situación los expertos abogan por bajas parentales compartidas que fomenten el reparto equitativo del cuidado de los hijos, de manera que los hombres se retiren del mercado laboral el mismo tiempo que las mujeres. - Efe

trabajo en casa

70%

Casi el 70% de las horas dedicadas al trabajo doméstico no remunerado en España (incluido el cuidado infantil) las hacen mujeres.

muchos Años

70

Si no se actúa pronto, la brecha salarial de género tardará más de 70 años en cerrarse.

Últimas Noticias Multimedia