María Teresa Campos evoluciona favorablemente tras ser intervenida por un cuadro de suboclusión intestinal

Permaneció ingresada el pasado mayo ocho días tras sufrir un ictus

D.N. - Martes, 20 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 09:10h

Maria Teresa Campos.

Maria Teresa Campos.

Galería Noticia

Maria Teresa Campos.

MADRID. La periodista María Teresa Campos evoluciona favorablemente tras ser intervenida quirúrgicamente por un cuadro de suboclusión intestinal en el Hospital La Luz, de Madrid, en el que ingresó el pasado sábado 17 de febrero.

Según un informe médico facilitado por el citado hospital, la intervención por vía laparoscópica ha transcurrido sin ninguna incidencia y la periodista "se encuentra en observación médica, evolucionado favorablemente".

María Teresa Campos ha sido intervenida en este centro hospitalario del Grupo Quirón por "un cuadro de suboclusión intestinal secundario a un cuadro adherencial por cirugía ginecológica previa".

La periodista permaneció ingresada el pasado mes de mayo ocho días en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid tras sufrir un ictus.

 María Teresa Campos fue ingresada el sábado por la mañana de urgencia en la clínica La Luz de Madrid con un fuerte dolor abdominal, aunque su familia aseguró que la presentadora, de 76 años, estaba bien. Sus hijas, Terelu y Carmen Borrego, no se separaron en ningún momento del lado de su madre. Por su parte, la pareja de Campos, Edmundo Arrocet, informó de que le están haciendo pruebas. "No hay un diagnóstico raro ni nada y en principio todo está bien. Sí es verdad que según han ido pasando las horas está menos tranquila porque los hospitales no le gustan a nadie, per no hay de qué preocuparse", explicó Borrego en un tono tranquilizador.

Campos sintió un dolor en el estómago alrededor de las cinco de la madrugada y, por este motivo, fue hospitalizada. Para calmar a sus seguidores, la propia presentadora se puso en contacto por teléfono con el programa de Telecinco Sábado Deluxe: "He pasado un mal ratillo esta mañana, pero ya lo veía venir desde hace bastante. Un año después de que me quitaran la vesícula empecé a tener alguna molestia. Aunque el cólico me ha provocado un dolor inaguantable, me alegro de que esto haya pasado porque era algo que tenía que solucionar. Me levantaba todas las mañanas con dolor".