Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Comisión de Garantías desoye todas las alegaciones de Pérez

Justifica el cambio de portavocía, y le acusa de dejación de funciones y de actuar al margen del partido

Martes, 20 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La ex secretaria general de Podemos Navarra y parlamentaria Laura Pérez

La ex secretaria general de Podemos Navarra y parlamentaria Laura Pérez (EFE)

Galería Noticia

La ex secretaria general de Podemos Navarra y parlamentaria Laura PérezEstíbaliz Martínez Ibáñez.Mª Nieves Recalde Zaratiegui.Bonaventura Bordas Carné.Gracia Moreno Sola.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

pamplona- La Comisión de Garantías de Podemos Navarra ha resuelto la expulsión de Laura Pérez después de desatender prácticamente todas las alegaciones presentadas por la ex secretaria general del partido. El órgano disciplinario de la formación morada acusa a Pérez de no aceptar el cambio de portavoz, así como de hacer dejación de funciones y de actuar por libre y al margen del partido, entre otras consideraciones. En una resolución de 14 páginas, a la que ha tenido acceso este periódico, el órgano que preside Estíbaliz Martínez Ibáñez y que también integran Gracia Moreno, Mª Nieves Recalde y Bonaventura Bordas no tiene en consideración los argumentos empleados por Pérez en su defensa y opta por su expulsión con carácter inmediato.

EL RELEVO EN LA PORTAVOCÍAUna de las razones por las que Podemos expedientó a Pérez reside a que, a juicio del partido, ésta “siguió actuando como portavoz de Podemos”. Garantías recuerda que es el Consejo Ciudadano quien elige las portavocías y que todos los parlamentarios están obligados a cumplir lo acordado por la Asamblea Ciudadana. Menciona que la afectada acudió, el 6 de septiembre de 2017, a una reunión de seguimiento del acuerdo programático, después de que la dirección le indicara que no lo hiciera, y que no retiró de su cuenta de Twitter su condición de portavoz hasta octubre.

En sus alegaciones, Pérez asegura que no se cumplieron los requisitos internos de Podemos para el cambio de portavoz, ya que ni siquiera se convalidó el relevo por parte del grupo parlamentario al completo. “Por lo tanto, mi actuación poniendo en cuestión una designación que no cumplía estos requisitos no solo no es contraria a la normativa interna de Podemos, sino que la refuerza”, se defiende Pérez. También cuestiona las fechas de su relevo como portavoz, ya que el partido lo intentó hacer efectivo a primeros de julio de 2017, si bien no completó la documentación hasta septiembre. Ese mismo mes, Pérez asegura que ya había retirado de su perfil de Twitter su condición de portavoz.

dejación de funcionesLa resolución de Garantías asegura que la denunciada hizo dejación de funciones. Al respecto, cita que el 21 de septiembre de 2017 se ausentó del pleno del Parlamento, justo el mismo día que también lo hizo EH Bildu “por la situación de excepcionalidad democrática que se vivía en Catalunya”.

Pérez, por su parte, expone que ese mismo día Podemos también solicitó la suspensión del pleno y que la dirección del partido fue conocedora de su ausencia puntual y de que estuvo en el Parlamento desarrollando su trabajo.

También dice que en el expediente no se concreta qué funciones ha dejado de atender, lo que “vulnera” su derecho a la defensa”. Además, observa una contradicción entre la acusación de dejación de funciones y la de asistir a reuniones a las que no ha sido convocada.

va por librePodemos basa buena parte del expediente en que Pérez, en más de una ocasión, ha tratado de “imponer su exclusiva voluntad al margen de los órganos del partido”. Además, le acusa de haber faltado el respeto a sus compañeros, de intervenir en comisiones que no le correspondían y de tener “claro interés” en participar en la votación relativa al Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP). Un tema, dice Garantías, del que “debería haberse inhibido” porque le quedaba hacer la parte práctica, que hizo entre noviembre y diciembre, meses en los que “faltó a sus obligaciones parlamentarias”.

Por el contrario, Pérez argumenta que la obstrucción a su trabajo parlamentario “constituye un hecho objetivo” y que sus ausencias fueron inferiores a las tres que exige el reglamento que para sea sancionables. Además, sostiene que es “rotudamente falso” que mediara un interés personal en la petición de moratoria para la obtención del CAP, que ya estaba cursando desde enero de 2017. Al respecto, recuerda que desde que inició este curso, que comunició al partido, lo compatibilizó sin faltar a sus oblitaciones. - J.E./E.U.