Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Sección Segunda de la Audiencia de Navarra

3,5 años de cárcel por robar 5 € y un móvil a un menor en Pamplona

El acusado, reincidente, actuó junto a dos menores en 2016 en el patinódromo de San Jorge

Enrique Conde - Martes, 20 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Lugar de los hechos.

Lugar de los hechos. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Lugar de los hechos.

pamplona- Un joven vecino de Pamplona, Tirso Alexander B.M., ha visto confirmada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra una condena de tres años y medio de prisión por un delito de robo con violencia, pena que le había sido impuesta en el Juzgado de lo Penal 4 de Pamplona después de haber robado a un menor de 15 años en compañía de otros dos jóvenes que no alcanzaban la mayoría de edad. La Audiencia ratifica la sentencia que le fue impuesta al procesado después de que el 29 de diciembre de 2016, sobre las 18 horas, actuara en compañía de dos menores de edad y se acercaran a otro muchacho que se encontraba en el patinódromo del barrio de San Jorge de Pamplona. En ese momento, el acusado y sus acompañantes, según los hechos probados de la resolución, “comenzaron a empujar al menor y le conminaron para que les entregara lo que llevara. El acusado, mientras sus acompañantes sujetaban a la víctima, le quitó cinco euros y se apropiaron también de su teléfono móvil”. Además, posteriormente uno de los menores golpeó al otro chico en el ojo causándole un hematoma en el ojo y en la sien derecha. El procesado fue condenado por delitos de robo con fuerza en dos ocasiones, en 2011 y en 2013, antecedentes que no han sido cancelados, y posteriormente cometió otras acciones delitivas por las que fue condenado en junio y noviembre de 2015 y en diciembre de 2016. El juez de lo Penal señaló en su fallo que el robo efectuado “no puede ser considerado de menor entidad ya que hubo violencia y también intimidación por la superioridad física de los atacantes, eran tres contra uno”. El acusado defendió que él no fue el autor de los hechos y que le intentaban cargar a él con dicho hecho, aprovechando que había estado en la cárcel, además de que dijo no conocer a la víctima. Sin embargo, el menor sí que le reconoció y de hecho manifestó que ya le conocía de vista con anterioridad, por lo que no albergó duda en ningún momento. La Audiencia entiende que había prueba de cargo suficiente para condenar al acusado y, por ello, desestima el recurso que presentó este, que también cuestionaba el reconocimiento fotográfico que el menor hizo del procesado en sede policial un mes después de los hechos. La Audiencia recuerda que la jurisprudencia ha reconocido validez al reconocimiento directo efectuado en el plenario, cuestión diversa es la credibilidad que se le pueda otorgar, pero no se puede obviar que el juzgador al razonar sobre tal extremo lo justifica porque el denunciante lo conocía de antes.

sin atenuante de toxicomaníaPor último, la Audiencia desestima un informe médico que aportó la defensa que refleja “de forma palmaria”, según esa parte, las adicciones del apelante. El juez de lo Penal ya advirtió que “hubiera sido perfectamente válido para la finalidad perseguida (la apreciación de una atenuante de toxicomaía), sí se hubiera practicado una mínima actividad probatoria que hubiera indicado que los consumos de alcohol o drogas que el acusado presenta hubieran influido aunque sea mínimamente en sus facultades el día de los hechos. Pero nada se ha aportado en ese sentido. Al contrario. El acusado ha mantenido que no estuvo en el lugar de los hechos y que se iba caminando a casa”. La Audiencia respalda este criterio, ya que dice que para apreciar la atenuante se requiere que los consumos afecten al comportamiento del sujeto en relación a la acción delictiva que desencadena, premisa que en este caso no se ha intentado acreditar”.