Las recetas para una jubilación sin etiquetas

Leonardo Resano enseña en sus charlas a redirigir los pensamientos, pasar a la acción positiva y sentirse útil en una etapa en la que el tiempo es una ventaja

Laura Garde | Iban Aguinaga - Martes, 20 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Leonardo Resano, trabajador social, conferenciante y escritor, publicó en otoño su segundo libro, ‘En este momento’.

Leonardo Resano, trabajador social, conferenciante y escritor, publicó en otoño su segundo libro, ‘En este momento’. (IBAN AGUINAGA)

Galería Noticia

Leonardo Resano, trabajador social, conferenciante y escritor, publicó en otoño su segundo libro, ‘En este momento’.

“Vivimos muy rápido. Tenemos que centrarnos en hoy y no pensar en mañana”

pamplona- Crece junto a sus oyentes y por eso es un apasionado de su trabajo. Leonardo Resano lleva desde 1997 impartiendo conferencias sobre memoria, motivación, creatividad y autoestima. Diplomado en Trabajo Social, comenzó su carrera laboral en la Casa de la Juventud y después se especializó en Gerontología Social, lo que le abrió las puertas de la Universidad para Mayores Francisco Ynduráin. “Trabajaba como voluntario dando clases de memoria”, explica. En ellas entraba en juego la comunicación, fundamental para mejorar la calidad de vida y encontrar el equilibrio. Esto llamó la atención de asociaciones y ayuntamientos, y recorriendo pueblos como Lakuntza, Zubiri, Andosilla, Marcilla o Burlada, amplió su público y la temática de sus charlas.

Está convencido de que la sociedad da cada vez más importancia a lo que no la tiene: “A todos nos falta actitud y ánimo porque no somos agradecidos. Muchas veces estamos mal por querer estar siempre bien. Y esto también influye en la falta de memoria”, asevera Leonardo. Así, el motor de sus ponencias es el ánimo, dirigido “solo” por la persona y su foco de atención: “No podemos estar todo el día pensando en lo que nos duele o echando la culpa de lo que nos pasa a la mala suerte. Siempre van a ocurrir cosas malas, así que debemos salir de uno mismo, redirigir los pensamientos que nos dominan y vivir”, añade.

Según estudios, tras la jubilación se viven dos etapas: en la primera, positiva, la persona siente una gran vitalidad por tener tiempo para hacer muchas cosas;y en la segunda, un “bajón” de ánimo por romper la costumbre de asociar la valía al trabajo remunerado. Por esto, Leonardo pone esp’eecial empeño en las sesiones preparadas para este colectivo, como la de la semana pasada en civivox Iturrama. Salir de las etiquetas y sentirse útiles son sus principales recomendaciones: “Para empezar, nos tenemos que ver como personas, no como mayores. Puede ser difícil por la etiqueta que nos dan los jóvenes, pero hay que desprenderse de ello. Además, los jubilados pueden ser ahora las personas más activas, tienen muchas actividades pensadas y organizadas para ellos”, afirma Resano.

Sus charlas, de una hora de duración, podrían llamarse conferencias interactivas. En ellas, intercala su ponencia con tres o cuatro ejercicios de interacción y creatividad, centrándose en situar a los oyentes en la realidad: “Muchas veces buscamos soluciones ya por huir de las situaciones, y no debe ser así”. Les plantea un dilema moral para reflexionar y aprender a conocerse a uno mismo, y llevan a cabo una actividad de coordinación para activar la atención. “De vez en cuando les dejo un par de minutos también para que hablen en grupo y se digan, por ejemplo, qué es lo que más les gusta de ellos”, agrega Leonardo.

A estas sesiones anima también a acudir a los jóvenes. De hecho, un 15% de los presentes lo son.

Asimismo, el experto destaca sus exposiciones de creatividad, vinculadas, de nuevo, al ánimo. Aquí sugiere hacer una o dos cosas nuevas al mes: “Puede tratarse de pequeñas cosas, como llamar a una persona con la que no hablas hace cinco años o cocinar una receta todavía sin probar. Romper con lo rutinario ayuda a sentirse más vivo, y eso está bien”.

paso a la acciónLeonardo busca en sus charlas la utilidad. Pretende que su público llegue al pensamiento positivo y de ahí pase a la acción positiva. Para él, una conferencia es compartir algo que pueda beneficiar al otro: “No consiste solo en sentarse y escuchar a alguien que sabe”, dice. La próxima sesión será también sobre actividad y jubilación, el viernes 23 de febrero, en la Asociación de Viudas Roncesvalles de Pamplona.

Enfrentarse a las primeras ponencias fue un reto. Aunque Resano se considera tímido, garantiza haber conseguido dar naturalidad a ese rasgo personal: “Aún recuerdo cuánto me costó la primera charla. En la segunda llené la sala y no me lo podía creer. No sabía qué iba a pasar. La timidez es una característica personal, no un problema. Muchas veces lo confundimos”, expresa. Su truco para transmitir es vivir más lo que dice: “No hay que creer en lo que se dice, sino saberlo. La creencia implica duda”.

faceta de escritorResano también es escritor y en octubre publicó su segundo libro, En este momento. Cercano y directo, recopila de modo realista y con humor las enseñanzas de sus charlas y conferencias. En la obra recapacita sobre veinte temas, y cada capítulo comienza con un relato inventado que capta la atención del lector. “Hay que saber fastidiarse. Vivimos muy rápido y tenemos que dejar de pensar en mañana para centrarnos en hoy y disfrutarlo. De esto va el libro”, concluye. De la editorial Eunate, puede encontrarse en las librerías de Pamplona por 14,95 euros.

Su faceta como escritor la dejó ver con su primer libro, Navegando por la mente.

Compaginar sus vertientes no le resulta difícil, pues todo lo que difunde tanto es sus charlas como en sus libros “es él mismo”.

Más sobre Pamplona

ir a Pamplona »

Últimas Noticias Multimedia