menor ascenso proporcional desde 2013

Crece un 0,8% la tasa de incidencia de accidentes laborales en Navarra

EP - Miércoles, 21 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 11:26h

Traslado de un herido en un accidente laboral en una obra.

Traslado de un herido en un accidente laboral en una obra. (Archivo)

Galería Noticia

Traslado de un herido en un accidente laboral en una obra.

PAMPLONA. La tasa de incidencia total de accidentes por mil trabajadores en 2017 fue de 35, un 0,8 superior a 2016. El Gobierno de Navarra ha afirmado que "se trata del menor ascenso proporcional desde 2013 ( 0,9 puntos en 2014, 1,1 puntos en 2015 y 2,6 puntos en 2016 con respecto a cada año anterior)".

Según el Ejecutivo foral, "tanto a nivel estatal como a nivel regional se observa un crecimiento cada año de los accidentes laborales totales desde 2012, año en que se aprueba la reforma laboral y periodo en el que comienza la actual fase expansiva de la actividad económica".

En números absolutos en 2017 se registraron en Navarra un total de 8.904 accidentes laborales. De ellos, un 99,2% fueron leves (8.833) 0,67% graves (60) y un 0,12% (11) mortales. Con respecto a 2016, año en el que se registraron 7.616 accidentes laborales con baja en jornada de trabajo, se han mantenido los mortales, han descendido un 8% los graves y han incrementado un 5,8% los accidentes leves, según los datos de siniestralidad laboral del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra. El 9,5% del total de accidentes se han dado in itinere.

Por sectores económicos productivos, los índices de incidencia aumentan en 2017 con respecto al año anterior en agricultura (de 45,6 a 50,7) e Industria (de 52,4 a 56,3) y disminuyen en Construcción (de 75,7 a 69,6) y en Servicios (de 23,2 a 22,7).

En relación con el resto de Comunidades Autónomas, según datos del Observatorio Estatal de condiciones de trabajo del INSHT, en cuanto a la incidencia total de accidentes laborales, Navarra ocupa el octavo lugar;en graves, el decimoquinto lugar, y el decimocuarto lugar en mortales.

El Gobierno de Navarra ha señalado que en la Comunidad Foral "se ha producido un mayor aumento de la actividad económica en 2017 con respecto a otras regiones". Además, en Navarra la Industria, "sector que tiene mayores tasas de accidentabilidad que servicios y agricultura, tiene mayor peso en el tejido productivo foral respecto a otras Comunidades Autónomas".

Respecto a las Enfermedades Profesionales, en 2017 su índice de partes notificados ha descendido un 13% respecto a 2016. Como viene siendo habitual, el 90% de los partes se deben a enfermedades producidas por agentes físicos, en especial de carácter ergonómico

Un porcentaje importante (26,1%) de los accidentes ocurren en personas con menos de 6 meses en su puesto de trabajo. Los índices de incidencia de accidentes de trabajo con baja en jornada de trabajo son mayores en hombres (48,6) que en mujeres (19,6).

Los trabajadores autónomos con contingencias profesionales cubiertas por Seguridad Social tienen índices de incidencia de accidentes de trabajo de casi 11 puntos menos que la población asalariada.

El colectivo de trabajadoras extranjeros presenta un índice de incidencia 18,6 puntos superior al de la mano de obra autóctona, reflejo de su ubicación en puestos de trabajo y actividades de mayor riesgo.

Según ha señalado el Gobierno de Navarra, a partir del año 2012 la economía se adentró en una fase expansiva del ciclo económico, "lo cual se asocia a un incremento de los índices de accidentalidad laboral, pero no en todos los países, lo cual apunta a la inadecuación del modelo preventivo establecido en la normativa española".

En las primeras fases del crecimiento, el aumento de la producción se hace con el mismo número de trabajadores, incrementando el tiempo y la carga de trabajo, "factores ambos de riesgo de accidente laboral", según el Ejecutivo. "Posteriormente se contrata nuevos trabajadores, sin experiencia y con menor formación preventiva, lo cual sigue alimentando el aumento de siniestros. Si además las nuevas personas contratadas son jóvenes, y con contratos eventuales de muy corta duración la probabilidad de accidentarse es mayor. Asimismo, a mayor índice de rotación de los contratos, como se da en Navarra, se produce un mayor índice de siniestralidad", ha añadido.

En épocas recesivas los trabajadores además ocultan pequeños accidentes "por miedo a ser despedidos disminuyéndose así su notificación y en periodos con mayor expectativa de contratación se incrementa su comunicación", según el Gobierno.

A todo ello hay que añadir que aún se desconoce en qué medida se está aplicando la ampliación de la posibilidad de que sea el propio empresario el recurso técnico preventivo en empresas de hasta 25 trabajadores, frente a la anterior norma en la que dicho umbral estaba en los 10 trabajadores establecida en la ley de Apoyo a Emprendedores del año 2013 y qué papel puede estar jugando esta minimización de recursos preventivos profesionales en estas empresas en el incremento de los accidentes de trabajo.

Asimismo se puede avanzar la hipótesis de que la unificación de los servicios de prevención ajenos, que atienden al mayor porcentaje de empresas en España, que se ha dado en estos dos últimos años se está acompañando de una reducción de recursos humanos que puede estar incidiendo en su actuar preventivo, según el Gobierno de Navarra.

El informe del cuarto trimestre y el acumulado anual de siniestralidad laboral de 2017 se encuentra desde este miércoles en la página web del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.

LOS TIPOS DE ACCIDENTES

Se considera accidente de trabajo, según el artículo 115 de la ley General de la Seguridad Social, toda lesión corporal que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que ejecute por cuenta ajena. Los accidentes in itinere son los ocurridos al ir o volver del lugar de trabajo.

El sobreesfuerzo físico es la forma de lesión más frecuente, alcanzando el 40% de los accidentes y se asocia a posturas inadecuadas, aplicación de fuerzas, manipulación de cargas etc. Los daños producidos son de carácter osteomuscular, neurológico, tendinoso etc. La segunda forma más frecuente, con un 20%, son los golpes, y la tercera más frecuente, con el 17% de los accidentes laborales, son caídas al mismo nivel derivando en traumatismos o heridas.

En cuanto a los accidentes graves la formas más frecuentes son las caídas de altura (huecos no protegidos, escaleras inadecuadas) con graves lesiones. Entre los accidentes calificados como graves se encuentran también los de carácter no traumático, tales como infartos e ictus.


Últimas Noticias Multimedia